Quake Costa Rica

Humor, Palm, gadgets, Topografía, Geografía y lo que sea...

viernes, 31 de agosto de 2012

¿Cómo nos preparamos para el matrimonio?

Muchas parejas toman la decisión de casarse de buenas a primeras, sin prepararse como Dios manda. ¿Cómo se debe preparar una pareja para dar ese importante paso en la vida?

Para quienes ya han pensado, o ya están planeando casarse, dedicamos esta sección para hacer una reflexión con ellos.

Estar preparado para el matrimonio va más allá de tener todos los detalles de la ceremonia y la fiesta listos. Nos vamos a olvidar de eso, y vamos a hablar de la verdadera esencia: ¿está la pareja lista para la convivencia que han decidido?

Sixto Porras nuestro amigo y colaborador, director del programa Enfoque a la Familia será quien desarrolle el tema: Prepararse para el matrimonio.

Muchos solo se preparan para la boda: encontrar el traje ideal, buscar el lugar perfecto para la ceremonia, y en un sinfín de ocasiones, lo que menos se pregunta la pareja es lo más importante: ¿vamos preparados para el matrimonio?

El matrimonio es el encuentro de dos personas que, habiendo alcanzado la madurez, han decidido compartir sus vidas para construir una nueva familia. Para esto, ambos deben haber alcanzado cierta sensatez, sabiduría y experiencia, las necesarias para tomar sus propias decisiones y estar dispuestos a compartir su proyecto de vida con el otro, con el deseo de aprender las normas propias de la convivencia. Porque una cosa es vernos eventualmente y otra es convivir con la persona que decimos amar.

Encontrarnos ocasionalmente nos permite desear estar juntos, tener muchos temas de los cuales hablar y querer darnos un tiempo especial, pero sobre todo, nos impone el privilegio de conquistar a quien amamos.

Requerimos tiempo suficiente para compartir, interactuar con las respectivas familias y amigos, y lograr gran conocimiento mutuo. Entre más logremos conocernos, más disfrutaremos el viaje del matrimonio y para lograr ese conocimiento mutuo, debemos invertir tiempo en ser lo más observadores posibles, hacer las preguntas más inteligentes y buscar la asesoría necesaria.



1. EL CONOCIMIENTO PERSONAL


A ese conocimiento de la persona con quien deseamos compartir nuestras vidas debe precederle uno más básico, y es el conocimiento profundo de nosotros mismos, trabajando en lo que debemos superar: celos amargos, temores, inseguridades, traumas y reacciones emocionales dañinas.

Cada uno de nosotros, como personas, tenemos una alta dignidad. La primera persona que debe reconocer su valor como ser humano soy yo mismo, cada individuo necesita verse con una gran valía, donde se otorga para sí aceptación, respeto y admiración.


2. QUÉ NO ES EL MATRIMONIO


El matrimonio no es el fin básico de la vida, es solo una parte del todo, tampoco es una fórmula mágica para ser feliz, es más, el matrimonio no hace feliz a nadie: la felicidad es una conquista personal, independientemente del estado civil de la persona, porque como dice la expresión popular: “al matrimonio llevo lo que tengo.”

Mucho menos se trata de un mero formalismo social que hay que cumplir, solo porque sí. Es un proyecto compartido, donde nos complementamos. Sin embargo, es alguien que no nos puede completar, pues lograr estabilidad emocional es algo que nadie nos otorga: tenemos que alcanzarla nosotros mismos. Las personas estamos completas cuando nos percibimos correctamente a nosotros mismos.

El matrimonio es un proyecto de lago plazo.



3. RELACIÓN DE AMISTAD Y DE NOVIAZGO


La base de la relación en el matrimonio es la amistad. Si no somos amigos de nuestra pareja, difícilmente podemos labrar un proyecto de vida juntos.

Así que, lo primero, antes que dejarnos ir por el atractivo físico o una primera impresión favorable que nos impactó, es forjar un lazo de amistad, una verdadera amistad que resista obstáculos y sepa reinventarse luego de atravesarlos.

El noviazgo es saludable si podemos distinguirlo por características como las siguientes:


 Le respeto.

 Le admiro.
 Me siento muy bien presentándolo a los demás.

 Nos sentimos libres de ser nosotros mismos cuando estamos juntos.

 Conversamos temas interesantes para ambos.

 Estamos de acuerdo en lo que creemos.

 Tenemos una concepción de la vida que armoniza.

 Es una relación estable y saludable.

 Podemos reír el uno con el otro y nos divertimos al estar juntos.



4. PERFIL DE LA PAREJA


La siguiente lista le añade inteligencia a la decisión y puede servir como una guía al elegir con quien casarnos.

Debe aclararse que la persona perfecta no existe, pero sí aquellas con las que es agradable convivir, seguros, emocionalmente estables y alegres.


5. CUÁNDO NO CASARSE

 Tienen diferencias irreconciliables: proyectos de vida muy diferentes, concepción de familia muy distinta.

 La otra persona tiene una adicción o tiene problemas serios de personalidad.

 Todo parece indicar que no conviene, que es un error.

Esta decisión es muy difícil de tomar, porque ya existe una relación que ha crecido con el tiempo. Pero es mejor ser firme en este momento y no tener que lamentarlo el resto de la vida.


6. ASESORÍA Y PROYECTO DE VIDA


No se puede iniciar ninguna empresa sin saber antes qué se quiere de ella y cómo lograrlo. Lo mismo sucede con el matrimonio. De ahí, la importancia de construir un mapa a seguir, con acuerdos definidos y claros. Cuando decidimos contraer matrimonio, debemos definir la ruta, una que está consciente de los cambios, ajustes, y desafíos a enfrentar, pero que no deja nada a la suerte.

El matrimonio no se puede improvisar, es algo que debe construirse paso a paso. Nadie se atreve a edificar una casa si antes no se sienta con un experto para compartirle cómo la desea. El experto pone su conocimiento para definir la casa y, luego, se construye paso a paso: primero, los cimientos, y después, la estructura. Esto permite que la casa tenga lo necesario para que dure en el tiempo. Así es el matrimonio, debemos invertir en construir el modelo de familia que deseamos, si no lo hacemos, el riesgo es muy grande y las consecuencias, graves.



Algunos consejos son:


Buscar un consejero matrimonial que les guíe en el proceso para comprender lo esencial del matrimonio.

Analizar y tener claros razonamientos, y concepciones a interrogantes como: ¿qué significa casarse?, ¿qué debo superar antes de casarme?, ¿qué debo observar en mi pareja antes del matrimonio?, ¿cómo construir nuestro nuevo proyecto de vida, juntos?

 Consultar médicos especialistas para definir el método de planificación, y realizar los chequeos básicos de salud.

 No dejar de lado la salud mental y emocional, asuntos no resueltos que serían bueno abordar antes de iniciar un proyecto de vida compartido.

 Pasar tiempo con dos matrimonios que respetemos y admiremos para aprender de ellos.

 Leer buena literatura al respecto.