Quake Costa Rica

Humor, Palm, gadgets, Topografía, Geografía y lo que sea...

sábado, 27 de junio de 2015

Vision del Apple Watch

Yo creo que muchos vemos el Apple Watch como el más serio competidor de los relojes tradicionales, por eso causa tanto comentario y polémica en los foros especializados de relojes.

Alguno dice por ahí que esto no es un reloj, cosa que no comparto, creo que es el smartwatch más cercano a un reloj de los que hay en el mercado.

Otro por ahí dice que este reloj es caro, cosa que jamás pensé leer en un foro como este, donde la gente se gasta miles de euros en una reloj de marcas élite e inclusive en otras que no lo son tanto. Para muchos foreros que tienen colecciones respetables aquí, este Apple no será inalcanzable ni tampoco caro. La mayoría de gente de la calle si le dijéramos cuando nos gastamos en relojes creo que pensarán que estamos locos, que somos millonarios o que nos sobra la pasta. Para nosotros un smartwatch no está fuera de nuestras posibilidades económicas.

Cuando digo que este iWatch es lo más cercano a un reloj, lo digo sin haber tenido uno en la mano ni mucho menos comprarlo, no obstante este reloj según las reviews que he podido leer tiene materiales premium que lo ponen a competir con relojes de gama media y alta en relojería tradicional, con cajas de acero perfectamente pulido, cajas de oro, correas muy parecidas a las que tenemos en nuestros relojes (de caucho, milanesas, armis de eslabones sólidos) , cristal de zafiro (no en todos los modelos), un diseño que la mayoría alaban por su gran belleza estética, una pantalla que se ve perfectamente a la luz del sol (tipo anti reflejo como en nuestros relojes), una corona que dicen es adictiva usarla por su suavidad y tacto (¿os suena esto a los poseedores de un Rolex? ), cambiar las correas es muy sencillo y caro (quien aquí no se ha gastado sus 100 euros en una correa de calidad) y en términos generales según leído el Apple Watch combina tecnología, moda y estética de forma balanceada.

Claro que yo entiendo nuestras críticas, la batería de este reloj es pésima, por más que los defensores de este reloj lo minimicen, 1 día y medio de uso normal es inaceptable para un reloj, estaremos eternamente pendientes del cargador con un reloj así y a mí no me gusta eso. Luego está el asunto de ser un aparato con una vida útil relativamente corta, en dos o tres años ya estará entre nosotros la versión 2 o 3 que mejorará en mucho la versión actual y creo que aquí ninguno de nosotros querrá tener un aparato con obsolescencia programada, un cachivache más qué actualizar o preocuparnos por errores de software, cosa que nunca ha pasado en los relojes tradicionales. Otra cosa que yo no quiero es un reloj que no siempre está disponible, para ver la hora en el Apple Watch hay que girar la muñeca y no siempre despierta, por lo que no tiene sentido ver una pantalla apagada o en negro porque no giramos la muñeca de la forma correcta, con nuestros relojes siempre podemos ver la hora en cualquier situación, es lo que hacen mejor. Otro punto que nos puede preocupar será su resistencia al agua, cosa que por ahora no está muy bien resuelta ya que este iWatch meterlo en una piscina o al mar es  arriesgado o imposible, hace tiempo pasamos esa etapa de preocuparnos por la resistencia al agua en un reloj, cuando todos tienen por lo menos el WR.

No obstante, yo creo que al ser este iWatch un aparato tan nuevo hay que esperar una larga evolución, las primeras versiones de Apple no siempre han sido buenas, el primer iPhone era bastante deficiente por ejemplo. Es de esperar que logren en unos años duraciones de la batería de varios días o inclusive semanas, formas de tener el reloj siempre encendido sin necesidad de girar la muñeca, llevar el software a una evolución tan alta que no será necesario actualizarlo (creo que este será el punto más dificil) o inclusive se ha hablado de tener una caja y cada ciertos años cambiarle solo su interior (el módulo) a un precio "aceptable". En cuanto a la resistencia al agua, es solo cuestión de tiempo, creo que es el asunto de más fácil solución.

Otros por aquí hablan de que una vez que tienes uno y te acostumbras será difícil volver a un reloj tradicional, cosa que comparto. Si ahora a muchos nos gusta poder ver la altura en un Protrek, las fases lunares y mareas en un Frogman, la agenda de contactos en un Data Bank, los viejos Casio con información de la radiación ultravioleta, pronósticos del tiempo gracias al barómetro del Rangeman, alarmas múltiples, señal horaria, múltiples cronómetros y un largo etcétera, estas funciones en un smartwatch son tan sencillas de implementar que a los que nos gustan los relojes cargados de funciones no podemos imaginarnos lo que podrán hacer estos bichos en un futuro cercano, serán funciones que los relojes tradicionales nunca podrán alcanzar.

Imaginen cuando el reloj se ajuste a nuestros gustos, preferencias, sepa programar alarmas según nuestra agenda, tenga sensores que midan muchos parámetros de nuestro día a día, midan distancias con su GPS de forma precisa, se adapten a nuestro entorno por ejemplo que cuando salgamos de nuestra casa nos informe de horarios se trenes o autobuses, sirva para pagos, tenga acabados iguales o superiores a nuestros relojes actuales, sean estéticamente atractivos, resistencias similares a un G-Shock, baterías más decentes, programas más maduros, sistemas operativos más avanzados pero fáciles de usar y sean independientes de nuestros móviles, creo que una vez que lleguemos a este punto en unos años, será cuando no podamos volver atrás y será más difícil ponerse un reloj que solo dé la hora. Es cuestión de tiempo, creo que el Apple Watch ha entendido esto y si yo antes no veía futuro en estos aparatos, no imagino un futuro sin ellos ahora, admitamos que son la lógica evolución de nuestros relojes actuales.

También veamos a nuestro alrededor, ahora pocos jóvenes usan relojes porque lo ven innecesario, los móviles cumplen de sobra con esta función. Funcionalmente los relojes actuales son obsoletos, los relojes inteligentes vienen a cambiar este paradigma y vuelven a hacer útil el tener un aparato en nuestra muñeca.

Muchos decían que los relojes de cuarzo no eran relojes y sí que lo son, no obstante su innovación se detuvo hace muchos años, lo que vemos hoy es lo que veíamos hace 20 años en Casio, los jóvenes que usan un reloj no lo usan por su utilidad, sino por apariencia, por moda. Casio está abandonando los relojes digitales a favor de las agujas. En G-Shock sobran los colores y nos falta innovación y Casio ha entendido el futuro: en enero próximo sacará su smartwatch. Otras marcas suizas también entienden esto y Tag Heuer ya piensa en su reloj inteligente, Montblanc ya coquetea con ellos y esperemos el movimiento de otras marcas.

Creo que no todos van a usar un reloj inteligente, no será una necesidad como lo es hoy el móvil, pero si los veremos muchas más muñecas con estos aparatos. El precio por ahora es una barrera, no todos podrán comprarlos y seguirán con sus humildes Casio. Siempre existirá un mercado para los relojes tradicionales, pero seremos minoría en un futuro, como lo somos ahora.

Lo que cuestiono yo en este momento es el precio de nuestros relojes actualmente, alguno dice que el Apple Watch es caro, pero si comparamos este reloj cargado de tecnología, sensores, pantalla a color, funciones, buenos acabados y materiales, no me explico como justificar los $900 de un GPW-1000, los $300 de un Rangeman, los $1500 de un Astron o inclusive los $3000 de MRG-1000. Yo no entiendo mucho de relojes mecánicos, pero inclusive me cuestiono el precio de un Sumo (mi único diver mecánico).

Por ahí lei: ¿Existe un reloj de $350 con acabados al nivel del Apple Watch? Ese es el precio del iWatch de entrada.

Yo me siento en mi sillón a observar como evoluciona esta industria, por ahora mis relojes tradicionales ganan por mucho la batalla, pero estoy dispuesto a probar cosas nuevas, porque básicamente lo que siempre he buscado son relojes herramienta, seguro por eso no me van tanto los relojes mecánicos y me gustan tanto los digitales.

martes, 16 de junio de 2015

Como conseguir tiquetes baratos

Desde hace rato los usuarios puede tener acceso a información para comprar tiquetes aéreos más baratos sin pasar por la intermediación de las agencias de viajes. Hoy les ofrecemos los mejores sugerencias para hacerlo.

1. APROVECHA LAS HERRAMIENTAS DE LAS PÁGINAS QUE COMPARAN PRECIOS

Si tienes flexibilidad, para tener una idea general de precios y fechas, te conviene visitar páginas que comparan tarifas, como la de skyscanner, momondo, kayak o farecompare.

Es útil consultar varios sitios, ya que estas compañías tienen tratos con distintas aerolíneas y no todas incluyen las mismas opciones. Algunas páginas, por ejemplo, no incluyen aerolíneas de bajo costo.

Además de poder filtrar tus búsquedas y resultados según más te convenga, en estas páginas encontrarás algunas herramientas muy útiles para encontrar las mejores tarifas: Por ejemplo, una opción en farecompare y en skyscanner te permite activar alertasde tarifas para cuando bajan los precios en una ruta particular.

Al hacer una búsqueda en momondo puedes hacer clic en "Predicción de vuelos" para obtener información super útil sobre una ruta. Por ejemplo, haciendo una simple búsqueda de vuelos de Londres a México y consultando esa opción podrás averiguar los precios medios de las tarifas en general y por aerolínea, qué dia de la semana es más barato viajar y en qué semanas del año hay tarifas más baratas.

Si estás dispuesto a una aventura y lo que quieres es encontrar una buena oferta, en algunas páginas como skyscanner también puedes poner como destino "Cualquier lugar" y encontrar vuelos a todos los países.

Hay decenas de sitios comparativos, algunos especializados en ciertos destinos. Otras páginas generales útiles para buscar son opodo, expedia, travelocity (sólo en inglés), despegar, adioso (sólo en inglés) edreams o travelsupermarket, pero hay muchas más.

Una vez que encuentras la tarifa que más te conviene, puedes intentar comprar el billete directamente con la aerolínea.

2. AVERIGUÁ CUÁNDO ES MÁS BARATO VIAJAR

Posiblemente ya lo hayas intuido pero es un hecho: viajar durante la semana o el sábado es más barato.

El viernes y el domingo son los días habituales para los viajes de negocios y para los turistas que quieres aprovechar el fin de semana, así que si buscas vuelos el martes o el miércoles tienes más probabilidades de encontrar una buena oferta.

La herramienta de "Predicción de vuelos" mencionada en el primer truco también te puede ayudar a identificar qué día de la semana es el más barato en una ruta específica.


3. AVERIGUÁ CUÁNDO ES MÁS BARATO COMPRAR

Según un informe de Airlines Reporting Corporation, publicado en noviembre de 2014, el mejor día para comprar un billete de avión es el martes. Aunque fue imposible verificarlo por BBC Mundo, este día también es el que sugieren varios bloggers y comentaristas de viajes.

Las explicaciones varían, pero en general hacen referencia al momento aproximado en que las aerolíneas lanzan ofertas para mejorar la ocupación de los vuelos.

Por otro lado, y sobre todo en el caso de las aerolíneas de bajo coste, las tarifas pueden variar durante el mismo día.

Es difícil predecir cuándo van a bajar los precios pero si los monitoreas durante varios días y a distintas horas podrás asumir un riesgo calculado.

4. ¿VALE LA PENA ESPERAR A UNA OFERTA DE ÚLTIMO MINUTO?

Hace años existía este mito pero la respuesta general de la industria hoy por hoy es que no.

Varios estudios apuntan a una antelación ideal en torno a los 60 días para vuelos internacionales. Por otro lado, concuerdan en que el coste tiende a subir durante las dos semanas previas al vuelo y que el día antes es el más caro.

Sólo en el caso de los paquetes vacacionales algunos comentaristas sugieren que vale la pena ver si hay ofertas de última hora, ya que suelen tratarse de cancelaciones o lugares en vuelos charter que quedaron vacantes.

5. LIMPIÁ LAS COOKIES, CAMBIA DE ORDENADOR O DE UBICACIÓN ANTES DE COMPRAR

Aunque BBC Mundo no pudo verificarlo independientemente, hay reportes de que algunas aerolíneas utilizan la información de las cookies para monitorear tu navegación y subir los precios de un vuelo si saben que estás interesado.

Eso explicaría por qué a veces, cuando regresas a la media hora a comprar un pasaje, te encuentras con que está más caro.

Por otro lado, la periodista Erica Ho, que fue reportera de TIME en Hong Kong, comprobó que los precios de las mismas rutas variaban de manera exhorbitante dependiendo del país desde el que entraba a la página web.

Hay varias estrategias posibles para sortear ambas posibilidades: una opción es borrar las cookies antes de pagar el vuelo o utilizar para la compra un navegador o un ordenador distinto al de la consulta.

El otro truco que sugiere Erica Ho es cambiar en la página web tu ubicación o país desde el que accedes y el lenguaje. Según su experiencia, así obtuvo vuelos más baratos.

6. BUSCÁ RUTAS ALTERNATIVAS

Si no encuentras la oferta que buscas y se trata de un destino de larga distancia puedes poner a prueba tu creatividad buscando vuelos a aeropuertos secundarios o añadiendo una escala.

Por ejemplo, volar a Eindhoven puede ser más barato que volar a Amsterdam, volar a Sharjah puede ser más barato que hacerlo a Dubai o a Girona en lugar de a Barcelona.

7. ANOTATE A PROGRAMAS DE LEALTAD DE PUNTOS

Si eres un viajero habitual podrás disfrutar de ofertas especiales si te adhieres a un programa de puntos.

Algunas aerolíneas también ofrecen tarjetas de crédito propias, con las que ganas millas aéreas según tus compras. Si las utilizas para pagar tus gastos personales, como la compra o el cine, puedes ir acumulando puntos aunque no viajes con mucha frecuencia.

8. ANOTATE EN LOS CORREOS INFORMATIVOS DE LAS AEROLÍNEAS

Aceptar recibir ofertas por mail puede ser un pequeño incordio pero te permitirá conocer las ofertas puntuales que lanza una aerolínea.

Algunos comentaristas también sugieren seguir las cuentas de Twitter de las compañías que hacen tus rutas favoritas.


miércoles, 10 de junio de 2015

El Aburrimiento moderno

¿Cuándo fue la última vez que te aburriste? Esperas el autobús y miras Twitter. Te subes al autobús y lees las cosas que tenemos que contarte en El Androide Libre. Estás esperando a tus amigos y miras Facebook mientras acosas por Whatsapp a tu colega que llega tarde para que se de prisa. En le tren, Candy Crush… desde que tenemos los bolsillos armados con smartphones ya casi no nos aburrimos. ¡Genial! ¿no? Pues no, igual no.

Todas las emociones que sentimos tienen un sentido evolutivo y social. Todas, incluso las que no son agradables. De hecho, especialmente las que no son agradables. El asco, por ejemplo, nos hace evitar comidas o lugares que son potencialmente peligrosos y que podrían intoxicar o enfermar nuestro cuerpo, igual que el miedo hace que nos mantengamos alejados de precipicios de 200 metros o de un tiburón hambriento.
Un triángulo complicado: aburrimiento, creatividad y smartphones

Cuando nos aburrimos, la actividad cerebral cae un 5%, pero se incrementa en ciertas áreas responsables de los recuerdos biográficos, de pensar en otras personas y de especular con posibles sucesos: en definitiva, aburrirnos dispara la capacidad creativa de nuestro cerebro. El smartphone mató al aburrimiento, y tal vez también hirió a la creatividad.

Como bien explica Michael Stevens en su canal Vsauce (uno de los mejores que puedes encontrar en YouTube) es una emoción que nos empuja a hacer algo que posiblemente no haríamos de estar ocupados, desde tener nuevas ideas para escribir, o replantearte una discusión que tuviste con un amigo o tareas productivas pero poco agradables como ordenar la casa.

Aburrirse nos incentiva a hacer cosas y puede ser responsable en buena parte de lo que hemos logrado como especie. ¿Significa eso que el smartphone nos convierte en menos creativos? ‘El Señor de los Anillos’ es una de las novelas que más ha marcado las últimas generaciones, y Tolkien comenzó a escribir ‘El Hobbit’ por aburrimiento tras una grave lesión en su pierna durante un partido de tenis cuando tenía 40 años ¿Se hubiera lanzado el profesor a escribir si los pasatiempos de 1932 hubieran incluido el Twitter y Farmville? Evidentemente es imposible saberlo, pero las distracciones no le hubieran ayudado.
El aburrimiento y la creatividad, grandes aliados

Como todo, el aburrimiento en exceso puede tener consecuencias graves en caso de producirse en exceso o si no se canaliza de forma correcta, por ejemplo hay una fuerte relación entre el aburrimiento y elabuso de drogas, además de poder llegar a causar ansiedad e incluso alucinaciones si se extiende excesivamente en el tiempo, como puede ser el caso de reclusos en régimen de aislamiento.

Pero el aburrimiento más simple, como el que sentimos al esperar, no sólo no es grave, sino que es tremendamente productivo -paradógicamente- y empuja a las criaturas que lo sienten a realizar tareas que van más allá de las necesidades básicas de los seres vivos. Y en esta sociedad permanentemente conectada, el aburrimiento es una sensación que cada vez está más arrinconada.

Desconectar y tener tiempo para uno mismo es importante y posible aunque complicado en estos tiempos, pero es importante aunque eso conlleve aburrirse un poco. Así que la próxima vez que cojas el teléfono para matar el rato, piensa en lo que te podrías perder si te aburres un poco. Quizá, al hacerlo, podrías tener una idea que te cambiara la vida.


“Pequeños cambios, grandes resultados”. Una de las facetas en las que puede ser más útil aplicar esta mentalidad es a la hora de llevar una vida más activa y mejorar la forma o, al menos, mantenerla sin que esta se resienta.

Con algunos pequeños y sencillos cambios, puede conseguirse tal propósito. La revista Health propone una serie de pequeños cambios, que nos permitirán quemar más calorías de las que gastamos ahora y sin apenas darnos cuenta.

1. Levántate y haz algo

Muchas son las personas que no tienen tiempo cada mañana para salir a correr un rato o ir al gimnasio. Sin embargo, no es tan complicado levantarse 10 o 15 minutos antes y hacer un poquito de ejercicio en casa. Abdominales, flexiones... Un poco de ejercicio matutino para desengrasarse es una gran idea para comenzar el día.

2. Siéntate en el suelo

Llega la noche, vas a ver la televisión un rato y te quedas medio tumbado en el sofá. Puede parecer extraño, pero se queman bastantes más calorías si uno se sienta en el suelo. La razón no es otra que nuestro cuerpo realiza mayor esfuerzo al soportar nuestro peso que si se está sentado cómodamente en un mullido sofá.

3. Come chicle

Es una forma de matar el gusanillo y no comer entre horas, o eso se deduce de una investigación realizada en la Universidad de Rhode Island. En dicho estudio, se detectó que las personas investigadas que comían chicle, podían quemar entre un 5% y un 8% más de calorías durante un día que aquellos que no suelen llevarse chicles a la boca.

4. Muévete en el trabajo

En la actualidad, la gran mayoría de los trabajos tiene como tónica general el pasarse horas y más horas sentado frente a un ordenador. Es obvio que quedarse medio día en esta postura es de todo menos productivo para nuestro cuerpo. También es evidente que no existe ninguna soluciónsencilla ante dicho problema, pues no parece que dejar el trabajo sea una opción. Sin embargo, algunos cambios pueden ser de ayuda. Este es el caso de ir a una papelera más lejana a tirar algún documento, hacerse uno mismo las fotocopias en la impresora común, realizar más tareas manuales, comunicar una información a un compañero personalmente en vez de por correo electrónico...

5. Esforzarse cinco minutos más

No, no tiene prisa, simplemente está quemando calorías. (iStock) © Externa No, no tiene prisa, simplemente está quemando calorías. (iStock)

Esto no quiere decir que uno tenga que matarse a la hora de practicar ejercicio, ni que tenga que realizar esfuerzos sobrehumanos. Pero si se sale a dar un paseo o a echar una 'carrerita', qué más dará seguir cinco minutos más, aunque sea bajando el ritmo. Este es, en realidad, un esfuerzo mínimo, pero que sirve de gran ayuda para quemar más calorías.

6. Escucha música animada

Cada uno tiene su estilo musical, pero si te gustan los Beatles, será mejor escuchar Twist and shout que Let it be. La razón es bien simple: si escuchas música animada, te moverás más que si estás escuchando todo el día baladas. Por otro lado, un estudio de la Universidad de Londres ha encontrado que la mejor música a la hora de correr es el rap, por su ritmo y cadencia. No cuesta nada dar una oportunidad a Eminem y dejar a un lado los discos rayados de Álex Ubago.

Fuente: Diario El Confidencial