Quake Costa Rica

Humor, Palm, gadgets, Topografía, Geografía y lo que sea...

sábado, 21 de octubre de 2017

Ocho pasos para alcanzar la felicidad

Independientemente de qué lugar del mundo elijamos para llamar nuestro hogar, los desafíos que presenta la vida en el contexto actual hacen que sea necesario contar con una estrategia clara para evitar caer presos de males comunes en los tiempos que corren, como la ansiedad y la depresión.
Así, resulta indispensable saber cómo encarar los contratiempos que puedan llegar a surgir en el día a día para evitar que, eventualmente, puedan llegar a generar efectos negativos sobre la salud.
Es por eso que la revista TIME compartió recientemente ocho consejos para sentirse más pleno, basados en hallazgos científicos que promueven un pensamiento positivo como vehículo para alcanzar la felicidad.
Existe una vida más allá de las redes sociales. Explórala.
Una infinidad de estudios comprueban que plataformas como Facebook e Instagram afectan la salud mental y física. Cuanto más tiempo pasas navegando por las distintas redes sociales, mayor será el riesgo de desarrollar síntomas ligados a la ansiedad.
El hecho de estar comparando constantemente la vida propia con la de personas online, ya sean amigos reales o completos desconocidos, está generando que los jóvenes de hoy se sientan más deprimidos que los de generaciones anteriores, al no poder aparentemente alcanzar el ideal de éxito y realización que influencers y otros proyectan en redes; aunque en la mayoría de los casos esto tenga poco sustento en la vida real.
Expertos aseguran que limitar la exposición a una sola plataforma puede colaborar significativamente a reducir los efectos negativos de las nuevas tecnologías. Un estudio publicado el año pasado asegura que aquellos que deciden abandonar Facebook, demostraron grandes avances en los niveles de satisfacción a nivel personal y emociones positivas transcurrida sólo una semana.
Utiliza el dinero para comprarte tiempo libre. Inviértelo en ti. 
Independientemente de que sobre todo en Occidente se nos ha intentado convencer de que el éxito financiero nos hará sentir más plenos y conformes con nuestra vida, ha quedado comprobado que, a pesar de que nadie busca tener que atravesar aprietos a nivel de bolsillo, el vil metal no nos hará necesariamente más felices.
Lo que si puede hacer es comprarnos tiempo, algo que muchos aseguran es más valioso que el dinero o los bienes materiales mismos. Un estudio publicado por la Academia Nacional de Ciencias que involucró a más de 6 mil personas de distintos continentes, encontró que el simple hecho de ordenar comida a domicilio o mandar a lavar la ropa fuera de casa puede hacernos sentir más satisfechos con nuestra propia vida.
Independientemente del nivel socioeconómico de los participantes, todos demostraron sentirse más felices cuando contaban con más tiempo disponible para hacer lo que realmente disfrutan, al no tener que dedicarse a tareas como cocinar o podar el césped. La clave al parecer está en delegar lo que no disfrutamos hacer, siempre dentro de nuestras posibilidades.
Abraza todo el rango de emociones positivas. La felicidad no es todo.
Más allá de que el artículo se basa en alcanzar un estado de plenitud apalancado en el trabajo personal en pos de la felicidad, existen una infinidad de sensaciones que podemos explotar para alcanzar dicho objetivo.
Emociones positivas como el entusiasmo, orgullo, la alegría o el simple hecho de sentirse entretenido por algo puede ayudar a mantenernos saludables gracias a los efectos favorables de las "buenas vibras" sobre el organismo.
Estudios han demostrado que quienes se esfuerzan por priorizar una visión positiva de la vida evidencian menores niveles de marcadores de inflamación en sangre, lo que se traduce directamente en una disminución del riesgo de padecer diabetes o enfermedades coronarias. Los expertos recomiendan identificar y categorizar las emociones positivas para poder "recurrir" a ellas de manera más sencilla cuando las necesitemos.
No dejes que el rencor y el resentimiento ganen. Aprende a perdonar.
Es más fácil decirlo que llevarlo a la práctica, pero todos sabemos que perdonar siempre será mejor que acumular durante días, semanas o hasta años todo el estrés y la carga a nivel espiritual que puede llegar a generar acumular rencor contra algo o alguien.
Distintos estudios han demostrado que quienes mayores niveles de ansiedad y estrés experimentan durante el transcurso de sus vidas, mayor riesgo correrán de tener efectos negativos sobre su salud mental y física. Pero también descubrieron que quienes hacían uso del don del perdón, eliminaban por completo esa peligrosa conexión entre el resentimiento y su bienestar.
Terapeutas aseguran que cualquiera puede aprender a perdonar y que técnicas como la meditación o rezar pueden ser un buen comienzo en la dirección correcta hacia la felicidad.
Planifica unas vacaciones imperfectas y espontáneas. Desconéctate. 
La presión por alcanzar el éxito y el miedo a ser vistos como holgazanes al tomar unos días de vacaciones – cuando tus colegas no lo hacen – puede tener graves efectos en la salud y por ende, hacernos sentir menos felices. Pero no hace falta ningún estudio para hacernos entender que saber tomar tiempo para nosotros y olvidarnos al menos por un rato de nuestras obligaciones, no es sólo un derecho sino algo indispensable.
Pero es fundamental saber cómo planificar una escapada para que el estrés de los vuelos o la incertidumbre que pueda generar visitar un destino inexplorado no terminen empeorando la situación y las vacaciones se conviertan en una nueva fuente de preocupación.
A pesar de que es imposible planificarlo todo y que es muy probable de que muchas cosas no salgan como deseamos cuando nos encontramos de viaje, lo importante es saber identificar cuándo queremos pasar tiempo solos – si viajamos en pareja o en familia – y a la vez intentar realizar actividades que produzcan satisfacción a nivel personal al no seguir estrictamente un itinerario que sólo satisfaga al resto del grupo.
Conéctate con la naturaleza. Así estés en el medio de la jungla urbana.
El contacto con el mundo fuera de la oficina o el living de tu casa puede hacer que te sientas instantáneamente mejor, sobre todo si lo combinas con un estilo de vida activo. A diferencia de lo que muchos piensan, no hace falta escaparse a un destino paradisíaco a miles de kilómetros de distancia para sentir un beneficio a nivel de salud mental.
Según los estudios consultados por TIME, cualquier contacto directo con un parque urbano, plaza o espacio verde puede tener un efecto positivo. Inclusive aquellos que cuenten con una mascota en su vida, sentirán que el simple hecho de pasear al aire libre junto a ellos por unos minutos los hará sentirse más felices.
Con el paso del tiempo, mantén a tus amigos tan cerca como tu familia.
La ciencia demuestra que conservar amistades profundas a lo largo de la vida ayuda a mantener una buena salud y mayor sensación de felicidad. A medida que las personas envejecen esto resulta todavía más importante, dado que a diferencia de los lazos de sangre, uno elige con quienes compartir una amistad.
Será central tener una red de apoyo que pueda acompañarnos tanto en los buenos momentos, como en los no tan buenos. La importancia de las amistades será directamente proporcional con el aumento de la edad de las personas, a pesar de que muchos asumen que el hecho de madurar y formar una familia propia obligan a ir cortando dichos lazos.
Hacer el bien nos hará bien. Sobre todo si es de forma inesperada.
Ayudar a un familiar o amigo hará que nos sintamos mejor. Hacerlo por un desconocido, aunque este nunca se entere de nuestra existencia, también. Los actos espontáneos de bondad beneficiarán en mayor medida a quien los lleva adelante que al beneficiario mismo.
A pesar de que muchos se empeñan en demostrar lo contrario, el ser humano está "cableado" para dar, ya que nos caracterizamos por ser una especie cooperativa y existen mecanismos internos que promueven dicho comportamiento, independientemente de la crianza o historias de vida personales

jueves, 12 de octubre de 2017

Martes con mi viejo profesor

Estas son las frases que me gustaron del libro Martes con mi Viejo Profesor:


Mantenía tertulias sobre la muerte, sobre su verdadero significado, sobre el modo en que las sociedades la han temido siempre sin comprenderla necesariamente.
==========
Y Morrie dijo aquel día todas esas cosas que se sienten y que nunca llegamos a decir a los que amamos.
==========
«Acepta lo que eres capaz de hacer y lo que no eres capaz de hacer»;
==========
«Acepta el pasado como pasado, sin negarlo ni descartarlo»;
==========
«Aprende a perdonarte a ti mismo y a perdonar a los demás»;
==========
«No des por supuesto que es demasiado tarde para comprometerte».
==========
«¿Estás aportando algo a tu comunidad?
==========
«¿Estás en paz contigo mismo?
==========
«¿Estás procurando ser tan humano como te sea posible?
==========
«¿Estás procurando ser tan humano como te sea posible?
==========
-¿Has encontrado a alguien con quien compartir tu corazón?
==========
-Morirse no es más que una de las cosas que nos entristecen, Mitch
==========
Vivir infelices es otra cosa. Muchos de los que vienen a visitarme son infelices.
=========
-Bueno, para empezar, la cultura que tenemos no hace que las personas se sientan contentas consigo mismas. Estamos enseñando cosas equivocadas.
==========
Y uno ha de tener la fuerza suficiente para decir que si la cultura no funciona, no hay que tragársela. Uno tiene que crearse la suya. La mayoría de las personas no son capaces de hacerlo. Son más infelices que yo, aun en la situación en que me encuentro ahora.
==========
-Yo lo sé, Mitch. No debes tener miedo a mi muerte. He llevado una buena vida, y todos sabemos lo que va a pasar. Me quedan tal vez cuatro o cinco meses.
==========
«La cultura que tenemos no hace que las personas se sientan contentas de sí mismas. Y uno ha de tener la fuerza suficiente para decir que si la cultura no funciona, no hay que tragársela».
==========
«Son muchas las personas que van por ahí con una vida carente de sentido. Parece que están medio dormidos, aun cuando están ocupados haciendo cosas que les parecen importantes. Esto se debe a que persiguen cosas equivocadas. La manera en que puedes aportar un sentido a tu vida es dedicarte a amar a los demás, dedicarte a la comunidad que te rodea y dedicarte a crear algo que te proporcione un objetivo y un sentido».
==========
Me advierte que el dinero no es lo más importante, contrariamente a la opinión más generalizada en el campus.
==========
Me dice que tengo que ser plenamente humano».
==========
Un día te voy a enseñar que no importa llorar.
==========
«El amor es el único acto racional».
==========
Creemos que no nos merecemos el amor, creemos que si lo dejamos entrar nos volveremos demasiado blandos.
==========
¿Por qué nos incomoda tanto el silencio?
==========
¿Por qué encontramos alivio en tanto ruido?
==========
Estamos muy absortos en asuntos egocéntricos, en nuestra carrera profesional, en la familia, en tener dinero suficiente, en pagar la hipoteca, en comprarnos un coche nuevo, en arreglar el radiador cuando se rompe; estamos muy ocupados con billones de actos pequeños que sólo sirven para salir adelante.
=========
De modo que no adquirimos la costumbre de contemplar nuestras vidas desde fuera y decirnos: ¿esto es todo? ¿es esto todo lo que quiero? ¿me falta algo?
==========
«¿Es éste el día? ¿Estoy preparado? ¿Estoy haciendo todo lo que tengo que hacer? ¿Estoy siendo la persona que quiero ser?»
==========
Cuando aprendes a morir, aprendes a vivir.
==========
-Porque la mayoría de nosotros vamos por ahí como sonámbulos -siguió diciendo Morrie-. En realidad, no conocemos el mundo plenamente, porque estamos medio dormidos, haciendo las cosas que automáticamente creemos que debemos hacer.
==========
-Mitch -dijo él, riendo conmigo—, ni siquiera yo sé qué significa el «desarrollo espiritual». Pero sí sé que nos falta algo. Estamos demasiado comprometidos con las cosas materiales y éstas no nos satisfacen. Las relaciones de amor que mantenemos, el universo que nos rodea, son cosas que damos por supuestas.
==========
«amaos los unos a los otros o pereceréis».
==========
«No hay experiencia igual a tener hijos».
==========
«No te aferres a las cosas, porque todo es impermanente».
==========
Su riqueza no les servía para conseguir la felicidad ni la satisfacción. Él no olvidó nunca aquella lección.
==========
Vidas insatisfechas. Vidas no realizadas. Vidas que no han encontrado sentido. Porque, si has encontrado un sentido en tu vida, no quieres volverte atrás. Quieres seguir adelante. Quieres ver más, hacer más. No quieres esperar a tener sesenta y cinco años.
==========
¿Sabes cómo se lava el cerebro a la gente? Repitiendo algo una y otra vez. Y eso es lo que hacemos en este país. Poseer cosas es bueno. Más dinero es bueno. Más bienes es bueno. Más comercialismo es bueno. Más es bueno.
==========
No necesitas el último coche deportivo, no necesitas la casa más grande.
==========
¿Sabes qué es lo que te da satisfacción de verdad?» -¿Qué? -Ofrecer a los demás lo que puedes dar.
==========
-No me refiero al dinero, Mitch. Me refiero a tu tiempo. A tu interés. A tu capacidad para contar cuentos. No es tan difícil.
==========
Cada noche, cuando me duermo, me muero. Y a la mañana siguiente, cuando me despierto, renazco. MAHATMA GANDHI
==========
-Una parte del problema, Mitch, es la prisa que tiene todo el mundo
==========
-Una cosa he aprendido acerca del matrimonio -dijo después-. Te pone a prueba. Descubres quién eres, quién es la otra persona, y de qué manera te adaptas o no te adaptas.
==========
Existen algunas reglas acerca del amor y del matrimonio que sé que son verdaderas. Si no respetáis a la otra persona, vais a tener muchos problemas.
==========
Si no sabéis hablar abiertamente de lo que pasa entre vosotros, vais a tener muchos problemas. Y si no tenéis un catálogo común de valores en la vida, vais a tener muchos problemas. Vuestros valores deben ser semejantes.
==========
Si no sabéis transigir, vais a tener muchos problemas.
==========
¿Cuáles son las preguntas importantes? -Tal como yo lo veo, están relacionadas con el amor, la responsabilidad, la espiritualidad, la conciencia. Y si yo estuviera sano hoy, éstas serían todavía las cuestiones que me importarían. Deberían
==========
En los negocios, las personas negocian para ganar. Negocian para obtener lo que quieren. Quizás estés demasiado acostumbrado a eso. El amor es diferente. El amor es cuando te preocupas tanto por la situación de otra persona como por la tuya propia.

viernes, 6 de octubre de 2017

¿Eres realmente un vago?

Con el agua al cuello y casi sin tiempo, vamos atendiendo todos los "marrones" la jornada. No hay descanso. Una llamada, un email, una visita... sin embargo, en la agenda de cada uno, seguro que hay una tarea que se nos resiste. Una que lleva ahí semanas sin ser atendida y que, salvo catástrofes, permanecerá desatendida varias semanas más. ¿Puede ser que se trate de algo no importante? No necesariamente, pero seguro que no nos equivocamos si calificamos a esa maldita tarea de "no urgente".

El día a día de millones de personas pasa mientras esas tareas se van acumulando y cuando por fin nos disponemos a atenderlas, siempre surge algún imprevisto que nos hace volver a darles la espalda; este imprevisto puede ser involuntario, pero muchas veces somos nosotros quienes nos saboteamos. Estamos ante uno de los fenómenos más misteriosos y apasionantes de la productividad: la procrastinación.

El misterioso "auto sabotaje"

La descripción no es científica ni académica, pero para que todos nos entendamos, consiste en retrasar una y otra vez aquellas tareas que nos resultan antipáticas por uno u otro motivo. Cada uno tiene la suya y puede demorarse en la agenda durante mucho más tiempo del conveniente, y es aquí cuando el fenómeno se convierte en un problema. Nos sentamos frente al ordenador para, por fin, hacer frente a este agónico proyecto cuando de pronto, nuestra memoria se vuelve más lúcida que nunca y recordamos un montón de cosas triviales que teníamos pendientes (llamar a tal, hacer la compra online, enviar un correo)... y la tarea vuelve a su esquina.

Aunque no seamos conscientes de ello, nos estamos saboteando a nosotros mismos y, en el fondo, hay buenas razones para ello. El psicólogo Tim Pychyl ha estudiado a fondo este fenómeno y resume las causas de nuestra inesperada "pereza", que nos inunda cuando tenemos que enfrentarnos a tareas del siguiente tipo:

- nos resultan aburridas

- son, a priori, difíciles de realizar

- no ofrecen ninguna recompensa de ningún tipo

- no entendemos muy bien su objetivo ni para qué se hacen

- su desempeño resulta frustrante

En definitiva, son tareas muy desagradables y nuestra naturaleza actúa en consecuencia. Imagina que alguien te obliga a comer carne en mal estado ¿cómo reacciona tu cuerpo? Seguramente con evidentes signos de rechazo, como arcadas o nauseas. Pues bien, sin llegar a ese extremo, nuestro cerebro identifica esas tareas como algo negativo y desencadena toda una serie de estrategias para mantenernos alejados de ellas.

¿No puedes con ella? trocéala...

Buena parte de nuestras resistencias hacia la procrastinación viene dada por las dimensiones percibidas de la tarea. Imagina que nos vemos obligados a preparar un largo y pesado informe de una visita a un cliente: son horas de trabajo que incluyen hojas de cálculo y mucho texto. No hay manera de hincarle el diente sin sepultarnos durante horas en el despacho... ¿o tal vez sí? Los expertos sugieren que hagamos lo mismo que cuando vamos a comernos un buen chuletón: trocearlo.

Así, si nos enfrentamos a tareas de mucha carga de trabajo, un buen truco puede consistir en trabajar en tramos de veinte minutos resulta mucho llevadero, y de esta manera superamos el obstáculo psicológico de intentar terminar una tarea que nos parece inabordable. Otro truco que nos proponen, además del despiece, consiste en medir nuestras resistencias: ¿veinte minutos parecen demasiado? ¿y quince? ¿qué tal bajar a diez? En algún momento nos veremos obligados a aceptar el reto y se debe empezar por ahí.


La procrastinación es... ¿productiva?

Este fenómeno ha sido siempre contemplado como un cáncer para la productividad, pero... ¿realmente lo es? Una corriente de teóricos sostiene que no, que se trata de un mecanismo humano motivado por causas loables y que detrás de ellas hay muchas buena vibraciones. A fin de cuentas, hacer lo que nos gusta nos da más placer y esto no puede ser malo. Se trata de una teoría que defiende la tesis de la 'procrastinación productiva' (el término es de cuño propio, para entendernos): si estamos de mejor humor y no nos agobiamos tanto, seguro que seremos mucho más productivos.

Otros teóricos sostienen que la procrastinación nos lleva a otra ley de la productividad: Parkinson. Esta ley sostiene algo que te resultará muy familiar: "el trabajo se expande hasta llenar el tiempo disponible para que se termine". Dicho de otra manera, cuanto menos tiempo tengamos para hacer algo, más rápida y eficientemente lo haremos. Un buen ejemplo de esta ley son los exámenes: la víspera se dispara la atención y nuestra capacidad de estudio. Pues bien, la procrastinación elimina, a fuerza de retrasar, el tiempo innecesario hasta el vencimiento.

Pero siempre habrá tareas o cuestiones que se retrasen sine die, y que si no tienen fecha de vencimiento, corren el riesgo de eternizarse. Suelen ser tareas de carácter personal cuya recompensa no es inmediata; por ejemplo, pasar tus documentos de Dropbox a OneDrive (si ya eres suscriptor), o simplemente cambiar las bombillas de la casa por nuevas LED... Para estas tareas lo mejor es dedicar un día concreto y luego ponerse uno una recompensa: "si lo consigo hacer, nos vamos a comer por ahí". Simple, pero funciona.


lunes, 2 de octubre de 2017

12 cambios en un mes

Para algunas personas, la mejor manera de cambiar un hábito es con los pasos del bebé. Comienzan increíblemente pequeños para evitar el terror y la dilación y poco a poco se abren camino desde allí.

Pero otros son más bien del tipo de inmersión en el agua fría. Para estas personas, la mejor manera de cambiar su vida es a través de un golpe rápido y agudo que promete tanto entusiasmo como una mirada instantánea a lo que un nuevo estilo de vida puede ofrecer.

Si usted es más del tipo de los últimos, los desafíos de 30 días pueden ser para usted. Al prometerse a hacer un gran cambio en su vida por sólo un mes, usted sortea el miedo paralizante al fracaso y a lo desconocido estableciendo un límite definitivo para su proyecto. También se enciende su instinto competitivo y se ofrece a sí mismo un verdadero anticipo de una posible nueva vida que podría tentarle a continuar su proyecto una vez que haya pasado el mes.

Entonces, ¿qué tipo de cambios son susceptibles a los desafíos de 30 días? Montones de ellos. Aquí están algunas ideas extraídas de una variedad de hilos de discusión relevantes en el sitio de preguntas y respuestas Quora, así como un excelente post de James Altucher sobre el tema.

1. Negociar una vez al día
"¿En un Starbucks? Pida un 10% de descuento, por ejemplo", sugiere Altucher. Esto no sólo le ayudará a superar un miedo que frena a muchas personas y afinar sus habilidades de negociación, sino que probablemente también aprenderá que la gente es mucho más propensa a acceder a las solicitudes de lo que probablemente piense.

2. Sólo di que no
¿No quieres hacer lo que alguien te está pidiendo que hagas? Entonces, al menos durante 30 días, sólo di que no, sugiere el escritor Nelson Wang en Quora. (Algunas peticiones esenciales -como las de su jefe, oficial de libertad condicional o recién nacido despierto- son obviamente exceptuadas.

Un mes de decir que no ejercitará su habilidad para establecer sus propias prioridades y demostrar cuánto se puede lograr si usted es despiadado sobre el control de su tiempo. Probablemente también revelará a la herida más apretada que el mundo no dejará de girar si te pones a ti mismo primero a veces.

3. Abandonar los medios sociales
Un montón de estudios dice que serás más feliz sin Facebook. Evopaper CMO Max Lukominskyi en Quora también lo hace:"Usted notará instantáneamente cuán largo puede ser su día sin él," asegura el receloso. Vamos, puedes hacerlo. Imagínese cuánto más se va a hacer (o leer) usted.

4. Júralo por quejarte.
La ciencia muestra que este podría empezar a reconectar tu cerebro para positivismo. Un puñado de diferentes Quora encuestados recomiendan este reto, al igual que Altucher, aunque advierte que es más fácil decirlo que hacerlo. Lo llama "probablemente el desafío más difícil" de su lista, y señala que "cada vez que intento hacer esto me doy cuenta de cuán a menudo mis pensamientos se conforman con pensamientos quejumbrosos".

5. Bebe tus verduras
¿Busca una idea más manejable y práctica? Wang sugiere uno en un hilo de Quora separado: Obtenga su fruta y verdura recomendada con un batido verde diario. "Puede cambiar tu vida", dice entusiasmado. "Te sentirás más saludable. Te sentirás más agudo. Te sentirás potenciada". Comprueba su respuesta completa si quieres todo tipo de detalles sobre su proyecto y sus efectos.

6. Hacer comedia standup
Esta no es para los pusilánimes, pero Altucher jura que una sesión semanal de standup cambiará tu vida. "Esto rompe toda concepción que he tenido sobre quién soy, y lo que es ir delante de un puñado de extraños y hacer el ridículo total de mí mismo", dice.

7. Habla con un extraño al día
Si la postura de pie es demasiado para usted, el encuestado de Quora Mike Farkas ofrece una variación menos extrema sobre el mismo tema. "Habla con un extraño todos los días. No tiene que ser una larga conversación. Puedes empezar una pequeña charla", explica. Enfrentar los miedos es una gran manera de vencerlos, después de todo, y este tipo de terapia de "implosión" ha ayudado a celebridades como Conan O' Brien y Will Ferrell a superar la timidez, según informes.

8. Levántese ridículamente temprano
El empresario Skyler Irvine asumió este reto involuntariamente cuando su recién nacido comenzó a despertarlo a las 4:30 a. m. cada día, pero luego aceptó el cambio y empezó a poner su alarma para las 4:00 a. m. "El efecto que tuvo en el resto de mi vida fue muy poderoso", dice, notando que rápidamente abandonó su hábito del whisky escocés nocturno. Pero eso no fue el mayor cambio.

"También vi mi productividad disparar por el techo. Levantarse a las 4 de la mañana, alimentar a mi hija a las 4:30 a. m., luego tener tres horas para mí mismo antes de que el mundo se despertara es increíble", relata, recomendando el desafío incluso a aquellos que no tienen un bebé llorón a quien tender.

9. Tome una ducha fría
Al enfriar el agua helada durante los últimos segundos de la ducha, Altucher le ofrece otra idea menos atractiva que instantáneamente. Suena a locura, pero la ciencia sugiere que en realidad podría hacerte más productivo por el resto del día.

10. Devolver un email antiguo
He aquí una sugerencia menos desalentadora de Altucher:"Devuelve un correo electrónico a alguien de hace 10 años que nunca has devuelto". (Estoy seguro de que hace cinco o dos años también está bien.) No sólo se reconectará con los contactos perdidos y construirá su red, sino que "se sorprenderá de lo agradecido y feliz que se siente al hacer a la gente", dice. Además, hacer sonreír a los demás es una gran manera de hacerte más feliz a ti mismo, también.

11. Escribir
Altucher ha publicado 18 libros con su hábito diario de escribir, pero esta práctica no es sólo para futuros autores. Simplemente voltear sus pensamientos en la página cada día es una gran manera de aumentar su salud mental y limpiar el espacio para la creatividad, según los expertos.

El empresario Ilyas Bakouch también respalda este desafío en Quora, calificándolo de "grandioso para la memoria, la reflexión y, sobre todo, impresionante mirar al futuro".

12. Mejore sus habilidades de flexión
Si usted está más interesado en mejorar su salud física, entonces el científico Lukas Tencer sugiere el reto de 30 días de flexión. Simplemente empiece por hacer el máximo número de flexiones que pueda tan pronto como salga de la cama por la mañana. Luego, agregue una flexión adicional cada mañana y cada noche hasta que pueda hacer 30 por vez (o cualquiera que sea el número de repeticiones que desee). No sólo estarás más saludable con muy poco tiempo de compromiso, sino que también tendrás la satisfacción de ver tu condición física mejorar.

Vía Inc.com