Quake Costa Rica

Humor, Palm, gadgets, Topografía, Geografía y lo que sea...

sábado, 21 de abril de 2018

Consejos para mejorar negocio

Son muchos los cambios que podemos hacer en nuestros negocios con el objetivo de lograr una mejora en los distintos ámbitos. Forbes presenta los siguientes diez consejos, en donde destacan controlar los gastos y darle importancia a la web.  

Recomendaciones

Plan de negocio: plantear el proyecto del negocio implica identificar los distintos recursos que se necesitarán y el presupuesto para lograrlo.

Reconocer las oportunidades: Almudena Moreno, de 'Forbes', indica que este punto “no es tarea fácil”, pero estudiar las oportunidades y sus implicaciones puede ayudar a alcanzar el éxito en el negocio.

Controlar los gastos: es importante tener claridad sobre cuáles son los gastos del negocio; esto ayudará a identificar si hay excesos o posibilidades de ahorro.

Estudio de mercado: la mejor manera de incursionar con éxito en un mercado es conocer el público objetivo. “Crear una empresa que esté en la vanguardia de las necesidades o los gustos del consumidor actual será un sinónimo de triunfo”, plantea Moreno.

Atención a los cambios del mercado: aquí es clave que el negocio pueda adaptarse según se modifiquen las tendencias en el mercado.

Foco: nunca hay que perder de vista los objetivos del negocio, pues estos contribuyen a tener claras las acciones que se deben implementar para lograrlos.

Diferenciarse de la competencia: hacer más de lo mismo y de la misma manera no ayudará al éxito. Es importante innovar y ofrecer un valor agregado para que los clientes elijan su producto.

Recursos humanos: “formar una plantilla con las cualidades y los valores que se ajustan a su empresa es fundamental”, afirma Moreno. El recurso humano de una empresa es el motor para alcanzar las metas propuestas.

Publicidad: una publicidad honesta ayudará a convencer al cliente y a destacar las cualidades del producto o servicio.

Importancia de la web: en esta era digital es fundamental no dejar de lado las herramientas en línea que pueden potenciar el negocio. La página web y redes sociales, por ejemplo, son un canal importante para dar a conocer la empresa.

Fuente: Forbes / El Tiempo Colombia 

sábado, 14 de abril de 2018

Paquete de impuestos

Paquete de impuestos para salir del apuro

Por: Walter Coto Molina.

Se repite la historia. Todos corriendo. El agua hasta el cuello. Entonces, más impuestos. Otro paquete. Sin creatividad y sin cambios estructurales. Maquillaje a la tica. Un día le pregunté al ministro de Hacienda si sabía cuántos impuestos tiene el país, y no supo responder.

¿Cuántos hay? En primer lugar, es fundamental preguntar a los que están en esa tarea si saben cuántos tributos hay y cómo se desglosan, adónde van los ingresos de los impuestos existentes, cuántos ingresos genera cada gravamen, qué representan como porcentaje de recaudación, sobre quiénes recae su pago, cómo se controla cada tributo y cuál es la carga fiscal real, incluyendo las cargas sociales.

Los impuestos en Costa Rica son como los abejones de mayo. ¿Cómo nos van a imponer más si no conocen la cantidad que pesa sobre la población? Tenemos impuestos para todos los gustos: renta y ventas. Pagamos timbres a los colegios profesionales. Hay impuestos agrarios, impuestos municipales, un rubro para mantener a la Cruz Roja.

La tramitación del plan fiscal reproduce el método del apuro

Existe el timbre fiscal, el de registro, el topográfico, para fondos de inversión, para remesas, para bienes inmuebles, el selectivo de consumo, el impuesto por consumo de cemento, el de valor aduanero, los de salida de los aeropuertos, el 2 % por alimentos para animales, el 5 % sobre el precio del arroz para financiar a Conarroz, para bebidas carbonatadas, impuesto por venta de alcohol, pago de entre $2 y $3 por semoviente sacrificado, impuestos al combustible, al marchamo, al financiamiento del sistema de vivienda, para mantener el 911, seguro obligatorio de vehículos, para ayudar a los Bomberos, sobre las casas de lujo, de licores, de patentes, rótulos, exacciones por basura, alumbrado, aceras, personas jurídicas, etc.

Los tributos están constituidos por cargas parafiscales, tasas y contribuciones, y todos salen del bolsillo de la gente. Estamos sobrecargados de impuestos, muchos ni se controlan y ni se cobran eficientemente. Muchos legisladores ni saben cuánto es el costo mensual de un empleado de ¢300.000 al mes, pagando las cargas, como el SEM, el IVM, el BP, el AF, el IMAS, el INA, el LPT, el INS, el aguinaldo, las vacaciones, la cesantía y el preaviso.

Los países avanzados como los escandinavos tienen entre 6 y 7 veces menos impuestos que Costa Rica. ¿Por qué no les da la cabecita para simplificar y dejar solamente unos pocos impuestos, que tengan el peso fiscal que se necesite y que sean racionales, se controlen y se cobren con eficiencia?

Exoneraciones. Un segundo elemento obliga al examen riguroso de la enorme cantidad de exoneraciones para reducir aquellas que no sirven al interés nacional. Grasa en demasía. En el 2018, el Estado dejará de recaudar ¢2 billones por exoneraciones, suma que representa el 5,7 % del PIB. Lo asombroso es que los gobiernos siguen promoviéndolas.

En el período de Laura Chinchilla se aprobaron 24 y en el de Arias 25. El Estado de la Nación reciente indica que en estos cuatro años fueron 49. Entre el 2016 y el 2017 se aprobaron 18 exoneraciones. La mayoría no tiene plazo de caducidad. Serán eternas.

Finalmente, un tercer elemento tiene que ver con los disparadores del gasto, que va más allá de las distorsiones en materia de empleo público, que también deben examinarse.

Impresionan los miles de millones de colones que se pagan por comisiones e intereses derivados de créditos no desembolsados. Hay transferencias que el presupuesto ya no aguanta. Es decepcionante determinar cómo se utilizan los fondos públicos. A modo de ejemplo, titulares de La Nación: “MEP gira millones de más a escuelas por error al sumar” (28 de febrero). “Leyes triplicaron las transferencias que debe hacer el gobierno en 12 años y significa 9,6 % del PIB” (8 de marzo). “MEP cerró el 2017 con la peor ejecución en 10 años” (18 de marzo). “Gobierno deja 20 obras inconclusas o sin iniciar” (29 marzo). “Conavi planteó 3 opciones que exigen $124 millones más para seguir trabajos de vía a San Carlos” (8 marzo). “Gobierno no dice cómo tapará inversión hecha en Banco Crédito de ¢131.000 millones”. ¿No será entonces una irresponsabilidad seguir creando tributos para gastar así, sin atender este problema?


La tramitación del plan fiscal reproduce el método del apuro. No hay una propuesta estructural integral. Con las medidas planteadas no llega ni al 1,9 % del PIB. No piensan en transformar el sistema fiscal, lo cual implica hacer cirugía.

Continuamos con un problema mental que nos impide hacer transformaciones profundas. Lo más fácil es administrar los problemas sin resolverlos.

miércoles, 11 de abril de 2018

Fondos pensión crisis

El Foro Económico Mundial, según detalla una nota de BBC Mundo, advirtió que las ocho economías más grandes del planeta tendrán un déficit de US $400 billones para pensiones en los próximos 30 años.

Esa cifra es equivalente a multiplicar por cinco el valor de todas las bolsas de valores del mundo sumadas. Y las noticias sobre los fondos de pensiones de los países en desarrollo, tampoco son nada halagüeñas.

Es decir que muchos de nosotros podríamos tener que vivir de lo que ahorremos.

¿Estás preparado o preparada para hacerlo?

Para ayudarte a encarar esta difícil tarea, el programa de la BBC Business Daily consultó al famoso experto en economía conductual y autor Dan Ariely, de Duke University, en Estados Unidos.

Ariely acaba de publicar "Small change: money mishaps and how to avoid them"(Cambio chico: percances monetarios y cómo evitarlos) y se ha dedicado a estudiar algunos trucos sencillos que podemos usar para incentivarnos a ahorrar.

Malos ahorristas

Para empezar, el experto explicó por qué a muchos de nosotros nos cuesta tanto ahorrar.

"Uno de los principales desafíos de la economía conductual es que el medio ambiente importa, no actuamos simplemente en base a nuestras preferencias. La decisión tiene que ver con aquello que nos rodea", señaló.

Ariely se refiere a todas esas cosas que nos invitan a gastar: desde una cafetería hasta un nuevo modelo de celular.

"¿A cuántos de los que nos rodean les importa nuestro bienestar en el largo plazo? A muy pocos", concluye.

Para el experto es importante darse cuenta de que "no son muchas las entidades que están de nuestro lado" cuando nos proponemos ahorrar. Por el contrario, la mayoría quiere nuestro "dinero, tiempo y atención".

"Ellos quieren ingresos trimestrales, no que te vaya bien en el largo plazo", resume.

Entonces una clave para poder empezar a ahorrar es darse cuenta de que "el mundo no es neutral, sino que está diseñado para tratar de sacarnos cosas".

Tentación asesina

El economista advierte que vivir en un mundo de tentaciones no solo conspira contra nuestros esfuerzos por ahorrar sino que incluso nos está llevando a una muerte más temprana.

Eso concluyó un estudio realizado en EE.UU. que analizó causas de muerte y más concretamente qué probabilidades tenemos de acelerar nuestro fin como consecuencia de nuestras propias acciones.

"Antes esa probabilidad era del 10% pero ahora es del 43%", explica.

¿A qué se debe el aumento? "Obesidad, diabetes, fumar, usar el celular mientras conduces... son todas tentaciones que nos matan", señala.

Pero a pesar de que nuestras elecciones nos hacen cada vez más daño también es cierto que cada vez vivimos más, gracias en gran parte a los avances médicos.

Por eso otro factor que tenemos que tener en cuenta para empezar a ahorrar es el aumento de la expectativa de vida.

"Si todos muriésemos a los 65 años, a la edad de retiro, la vida sería más sencilla", reconoce Ariely. Pero muchos vivimos hasta los 80, o más.

Eso significa que trabajamos unos 30 o 40 años y luego debemos subsistir otros 20 años, o más.

En teoría, eso debería llevarnos a ahorrar cerca de medio año para nuestro retiro por cada año trabajado.

Pero ¿cómo?

El experimento de Kibera

Ariely contó sobre tres técnicas de ahorro que se pusieron a prueba en el asentamiento más pobre de Kenia, llamado Kibera.

Su equipo se asoció con M-Pesa, un servicio de telefonía móvil que permite realizar transferencias de dinero de manera muy sencilla, y con un banco de inversiones.

Juntos pusieron en práctica un sistema de ahorro para que los habitantes de Kibera pudieran depositar una pequeña suma de dinero diariamente.

Usaron tres fórmulas de ahorro:

1. Depósito fácil, retiro difícil

Diseñaron el sistema de forma tal que depositar dinero fuera fácil pero retirarlo, muy complicado.

Las personas podían hacer transferencias diarias al banco con solo un par de clics en su celular pero para poder retirar el dinero tenían que tomar un autobús hasta la ciudad e ir al banco en persona, algo que podía tomar hasta cuatro horas.

2. Depósito fácil, retiro difícil + recordatorio

El segundo sistema fue como el anterior pero además el banco enviaba un recordatorio semanal incentivando a hacer depósitos.

3. Depósito fácil, retiro difícil + recordatorio personal

Se volvió a aplicar el mismo sistema pero esta vez el recordatorio venía no del banco sino de los hijos del potencial ahorrista, que le incitaban a hacer un depósito pensando en ellos y su futuro.

¿Cuál de estas ideas fue la más exitosa? La tercera.

"Los hijos nos hacen ser más idealistas. Los niños fueron clave en las campañas antitabaco y en la promoción del uso del cinturón de seguridad, por ejemplo", resalta Ariely.

Pero además, la última opción tiene una ventaja: ofrece una recompensa.

"Cuando depositas dinero en una caja de ahorro no recibes ningún comentario positivo pero cuando le das algo a tus hijos te lo agradecen".

El truco de la tarjeta prepaga

Otra técnica de ahorro que recomienda Ariely es la de tener un presupuesto asignado semanalmente para gastos discrecionales.

Esta fórmula tiene dos claves: la primera es empezar a aplicar el presupuesto los días lunes, ya que si se aplica los viernes es altamente probable que gastemos de más durante el fin de semana y nos quedemos sin fondos para el resto de la semana.

La segunda clave -y quizás la más importante- es que para pagar todos esos gastos discrecionales usemos una tarjeta de débito prepaga.

Es decir, una tarjeta a la que se le ingresan los fondos presupuestados y que podemos utilizar solamente hasta agotar ese dinero.

De esa manera evitamos los excesos en los que solemos caer muchos cuando utilizamos tarjetas de crédito.

"Spending buddies"

Una tercera idea que tuvo Ariely fue la de juntar a un grupo de amigas una vez por mes para analizar juntas sus gastos de tarjeta de crédito.

"Cada mujer debía justificar cada uno de sus gastos", explicó el experto, quien reveló por qué la técnica -que llamó "spending buddies" o compañeras de gasto- resultó exitosa.

"Después de hacer este ejercicio una sola vez las mujeres contaron que podían escuchar la voz de sus amigas cada vez que compraban algo, lo que llevó a que cambiaran su comportamiento".

Ojo con esas salidas a cenar

Un último consejo de Ariely es que analicemos en qué estamos gastando nuestro dinero para saber si efectivamente ese gasto nos está haciendo felices.

El economista le pidió a un grupo de personas que analizaran el detalle de sus gastos de tarjeta de crédito y le contaran cuál gasto lamentaban más.

La respuesta fue sorprendente: la mayoría se arrepentía de una salida a cenar.

"Cuando salimos a cenar terminamos comiendo demasiado y tomando demasiado y luego lamentamos la experiencia", advirtió.

Así que si quieres empezar a ahorrar un poco, ya sabes por dónde puedes empezar...

viernes, 6 de abril de 2018

Frase del mes

El verdadero problema de la humanidad es el siguiente: tenemos emociones del paleolítico, instituciones medievales y tecnología propia de un dios. Y eso es terriblemente peligroso.

— Edward Osborne Wilson