Quake Costa Rica

Humor, Palm, gadgets, Topografía, Geografía y lo que sea...

jueves, 16 de noviembre de 2017

El fútbol hondureño

César Indiano

Una mentira que debió caer 10 años atrás se desplomó a la medianoche del miércoles cuando la selección hondureña de futbol quedó abatida ante una Australia que los esperó en la esquina más lejana del mundo para demolerlos y exponerlos… El planeta entero por fin vio en un escenario majestuoso de Sídney, la gran calamidad de ese futbol chato, supersticioso, brusco y mañoso que se viene practicando en Honduras desde hace 15 años más o menos… 

Estábamos ante dos opciones, o prolongar la mentira de este futbol decadente con otra clasificación inmerecida o que la mediocridad de este proceso fatigador llegara a su fin… Digamos que sucedió lo más conveniente porque ahora será más fácil arreglar las cuentas, levantar las evidencias y encontrar al homicida…

Como en una novela de suspenso… Aún no sabemos con exactitud quien asesinó el futbol hondureño, pero al menos – al amanecer de esta desgracia – tenemos en las manos una larga lista de sospechosos. Todo apunta a la pútrida dirigencia de la FENAFUTH, pero no podemos descartar otros potenciales homicidas como la prensa manipuladora, las mega barras fanáticas y desde luego, los mismos futbolistas y el propio cuerpo técnico… ¿Todo el pueblo en peso está implicado en esta masacre? ...Quizás…

Por supuesto en toda la gente hay un pesar, pero no un dolor. La descalificación al Mundial de Rusia produce un sentimiento extraño, entre romántica resignación y vergüenza lastimada. La resignación nace de que todos – los tontos, los inteligentes, los ricos y los pobres – sabemos perfectamente que nuestro futbol no compite, no funciona, no vende, no atrae, no evoluciona y no sirve. Pero, aunque todos sepan esa verdad irrebatible, se aferran a las supersticiones y a las chiripas de último segundo porque ya nadie soporta tantas vergüenzas acumuladas… ¡Y la gente quiere gloria a cualquier precio!...

Y es comprensible, tontos, inteligentes, ricos y pobres vivimos en ese país estigmatizado mundialmente como violento e incompetente y toda la población piensa – ilusamente – que los futbolistas (con su pobre talento) van a hacer la hombrada universal de lavarnos el rostro. Eso es Honduras, un país de ilusos, bocones y brabucones. Un país que no cree en los procesos ni en los productos ni en las personas, un país que desea prosperar jugando loto tres veces al día y que desea asistir a todos los mundiales enterrando crucifijos en el césped…

Jamás se hizo un alto para evaluar, calibrar y sopesar donde estaba el grave problema de un futbol que desde hace 15 se fue volviendo cavernario, pobre y rústico. En vez de frenar y considerar, se aferraron a las cábalas y a las mentiras baratas de un periodismo embustero y así lograron filtrarse a los dos recientes mundiales sin contar con los requisitos mínimos para competir en escenarios de alto rendimiento... Todos olvidan que en los grandes torneos mundiales las mañas y las supersticiones son motivo de burla, desprecio y rechifla…Y que es preferible mil veces, no ir, a ser expuestos ante los ojos del mundo como ridículos. 

A las vergonzosas presentaciones de Sudáfrica y Brasil se deben sumar ahora las penosas presentaciones de las selecciones sub 20 y sub 17… Siempre, todo el tiempo, se trata de participaciones grises y anti futbolísticas. Lo cual quiere decir que la pobre y deprimente mentalidad del futbol mayor (comandado por dirigencias charlatanas) se ha establecido como “la doctrina del perdedor” en las mentes endebles de los jóvenes: desde las ligas infantiles vienen practicando ese futbol bullying, tosco, brusco y mañoso… Porque los niños y los jóvenes simplemente imitan lo que hacen los adultos.

Hoy en día todos sabemos un poquito más de futbol porque ahora – por los milagros de la tecnología – tenemos acceso a la Premier Ligue, a la Champions Ligue y a los torneos más flamantes del planeta. Sin embargo, la prensa sigue creyendo erróneamente que el 100% de los hondureños somos unos mentecatos… Por eso, al amanecer de esta desgracia anunciada, intentan maquillar la derrota con un estúpido optimismo futurista, recurren a los pretextos enfermizos de toda la vida y apelan nuevamente a los consuelos del idiota. Pero no nos engañemos, paremos esta falsedad de una buena vez… Aceptemos que un barril de mierda está guardado en el armario de las dirigencias deportivas – y si no está ahí – está escondido en el subsuelo de todas las cabinas radiales y televisivas que se nutren de las mentiras, de las excusas y de las tonterías…

¡No Maynor Figueroa!... ¡No te confundas!... ¡madura buen hombre, aprende a perder!... Nadie le dio un cheque al árbitro para sacarte del mundial…Nadie conspiró contra Honduras, es al revés, llegaste demasiado lejos si tenemos en cuenta que tú y tus compañeros se aferraron a la maniobra del tacuazín durante todo el torneo clasificatorio… Se lanzaron al piso y fingieron faltas inexistentes y desgarres inventados. Se aferraron a la maña y hoy lloran hipócritamente… 

Porque al final del día lo malo cojea y la mentira cae, porque en definitiva es grave no poder ganar, pero es más vergonzoso no saber perder. Ante la humillación de ser eliminado debiste callar y reconocer que otros hacen las cosas bien o al menos lo intentan, pero no, perdiste y encima ofendiste… Tenías que ponerle una guinda al pastel y acabaste acusando al réferi. Yo me disculpo en nombre de Honduras y asumo como mía la deshonra que brota de unos futbolistas aturdidos, de una prensa deshonesta y de una dirigencia bocona. Claro está, esto es apenas el comienzo de este debate catártico… Muy pronto pondré a la venta un pequeño libro ilustrado que se llama “Las 7 mentiras del futbol hondureño” … Y sólo entonces comenzaremos a conocer en detalle los pormenores de esta catástrofe nacional. Ya éramos bastantes… Y parió la abuela

domingo, 5 de noviembre de 2017

Tiempo de innovar

La tecnología cambia más rápido cada día. Se habla de que estamos entrando en la era de la Cuarta Revolución Industrial, en la cual las tecnologías digitales, biológicas y físicas tienden a converger. Esto introduce cambios dramáticos a nuestras vidas, la forma en que producimos, consumimos, nos movemos, producimos energía e interactuamos entre nosotros.

Se dice que la mitad de las profesiones actuales no existían hace veinticinco años. Eso significa que no tenemos ni idea de qué tipo de trabajos harán los niños que nacen hoy y que entrarán al mercado laboral, aproximadamente, en el 2040. Surge el reto, por lo tanto, de cómo preparar a los jóvenes para que sean capaces de ejercer profesiones en el futuro que hoy aún no existen.

El destacado economista Xavier Sala i Martin, profesor de la Universidad de Columbia y padre intelectual del índice global de competitividad, aporta algunas ideas al respecto en su libro Economía en colores. Anota que, tanto padres y educadores como políticos, tenemos la obligación de educar a nuestros hijos para que sean innovadores creativos, capaces de evolucionar y mejorar su propia formación mas allá del colegio. Y, para ello, es imperativo fomentar, cuidar y cultivar la creatividad de los jóvenes a lo largo de todo el proceso educativo.

Cuando se trata de innovar, una de las claves es la curiosidad. Sala i Martín pone como ejemplo grandes compañías que han sido exitosas innovando, tales como tiendas Zara, Ikea, Starbucks, El Bulli, Cirque du Soleil y McDonald’s. Incluso agrega en la lista a Pep Guardiola, quien revolucionó la manera de jugar fútbol cuando era entrenador del FC Barcelona. En todos estos casos, las innovaciones no vinieron de un departamento de “investigación y desarrollo”, sino de la creación de una cultura en las empresas, donde siempre están cuestionando todo. ¿Qué quiere el consumidor? ¿Cómo podemos hacerlo mejor y diferente?

Los niños traen esa curiosidad con ellos. Siempre están cuestionando todo. Lo malo es que la mayoría de las veces se mata esa inquietud. Se trata de meter a los jóvenes en un solo molde. No hay derecho a pensar diferente. Se les prepara para memorizar y pasar un examen de bachillerato estandarizado.

El reto es enorme. Los niños deben ser incentivados para que no dejen de hacer preguntas, porque sin preguntas no hay ideas. Y sin ideas no hay innovación.

Luis Mesalles es economista

sábado, 4 de noviembre de 2017

7 pecados capitales IA

Sobrestimar y subestimar: tendemos a sobrestimar el efecto de una tecnología a corto plazo y subestimar el efecto a largo plazo

Imaginar magia: cuidado con los argumentos acerca de una futura tecnología que es mágica, porque nunca pueden ser refutados

Desempeño frente a competencia: los robots y los sistemas de IA de hoy son increíblemente limitados en sus capacidades. Las generalizaciones de naturaleza humana no sirven.

Palabras maleta: Marvin Minsky bautizó a los términos que engloban varios significados como «palabras maleta», y aprendizaje, cuando hablamos de inteligencia artificial, es una de estas palabras maleta, pues el aprendizaje automático actual no es en absoluto el aprendizaje esponjoso típico de los seres humanos

Crecimiento exponencial: aunque hemos visto un aumento repentino en el rendimiento de los sistemas de inteligencia artificial gracias al éxito del aprendizaje profundo nada asegura que sus éxitos vayan a seguir creciendo al mismo ritmo

Escenarios de Hollywood: si fuéramos capaces de construir tales verdaderas inteligencias artificiales el mundo habría cambiado significativamente para cuando fuéramos capaces de hacerlo y no nos pillaría tan de sorpresa como en Terminator, por ejemplo. No es que no vaya a haber desafíos, pero no serán repentinos e inesperados

Velocidad de implementación: es cierto que el software se modifica con frecuencia, casi a diario en algunas plataformas en línea. Pero en el caso del hadrware los cambios son mucho más lentos, pues los costes hacen que el hardware físico dure mucho tiempo, incluso cuando hay aspectos de alta tecnología, y casi todas las innovaciones en robótica e inteligencia artificial tardan muchísimo más tiempo en ser realmente implementadas de forma masiva de lo que la gente en el campo y fuera del campo imagina

sábado, 21 de octubre de 2017

Ocho pasos para alcanzar la felicidad

Independientemente de qué lugar del mundo elijamos para llamar nuestro hogar, los desafíos que presenta la vida en el contexto actual hacen que sea necesario contar con una estrategia clara para evitar caer presos de males comunes en los tiempos que corren, como la ansiedad y la depresión.
Así, resulta indispensable saber cómo encarar los contratiempos que puedan llegar a surgir en el día a día para evitar que, eventualmente, puedan llegar a generar efectos negativos sobre la salud.
Es por eso que la revista TIME compartió recientemente ocho consejos para sentirse más pleno, basados en hallazgos científicos que promueven un pensamiento positivo como vehículo para alcanzar la felicidad.
Existe una vida más allá de las redes sociales. Explórala.
Una infinidad de estudios comprueban que plataformas como Facebook e Instagram afectan la salud mental y física. Cuanto más tiempo pasas navegando por las distintas redes sociales, mayor será el riesgo de desarrollar síntomas ligados a la ansiedad.
El hecho de estar comparando constantemente la vida propia con la de personas online, ya sean amigos reales o completos desconocidos, está generando que los jóvenes de hoy se sientan más deprimidos que los de generaciones anteriores, al no poder aparentemente alcanzar el ideal de éxito y realización que influencers y otros proyectan en redes; aunque en la mayoría de los casos esto tenga poco sustento en la vida real.
Expertos aseguran que limitar la exposición a una sola plataforma puede colaborar significativamente a reducir los efectos negativos de las nuevas tecnologías. Un estudio publicado el año pasado asegura que aquellos que deciden abandonar Facebook, demostraron grandes avances en los niveles de satisfacción a nivel personal y emociones positivas transcurrida sólo una semana.
Utiliza el dinero para comprarte tiempo libre. Inviértelo en ti. 
Independientemente de que sobre todo en Occidente se nos ha intentado convencer de que el éxito financiero nos hará sentir más plenos y conformes con nuestra vida, ha quedado comprobado que, a pesar de que nadie busca tener que atravesar aprietos a nivel de bolsillo, el vil metal no nos hará necesariamente más felices.
Lo que si puede hacer es comprarnos tiempo, algo que muchos aseguran es más valioso que el dinero o los bienes materiales mismos. Un estudio publicado por la Academia Nacional de Ciencias que involucró a más de 6 mil personas de distintos continentes, encontró que el simple hecho de ordenar comida a domicilio o mandar a lavar la ropa fuera de casa puede hacernos sentir más satisfechos con nuestra propia vida.
Independientemente del nivel socioeconómico de los participantes, todos demostraron sentirse más felices cuando contaban con más tiempo disponible para hacer lo que realmente disfrutan, al no tener que dedicarse a tareas como cocinar o podar el césped. La clave al parecer está en delegar lo que no disfrutamos hacer, siempre dentro de nuestras posibilidades.
Abraza todo el rango de emociones positivas. La felicidad no es todo.
Más allá de que el artículo se basa en alcanzar un estado de plenitud apalancado en el trabajo personal en pos de la felicidad, existen una infinidad de sensaciones que podemos explotar para alcanzar dicho objetivo.
Emociones positivas como el entusiasmo, orgullo, la alegría o el simple hecho de sentirse entretenido por algo puede ayudar a mantenernos saludables gracias a los efectos favorables de las "buenas vibras" sobre el organismo.
Estudios han demostrado que quienes se esfuerzan por priorizar una visión positiva de la vida evidencian menores niveles de marcadores de inflamación en sangre, lo que se traduce directamente en una disminución del riesgo de padecer diabetes o enfermedades coronarias. Los expertos recomiendan identificar y categorizar las emociones positivas para poder "recurrir" a ellas de manera más sencilla cuando las necesitemos.
No dejes que el rencor y el resentimiento ganen. Aprende a perdonar.
Es más fácil decirlo que llevarlo a la práctica, pero todos sabemos que perdonar siempre será mejor que acumular durante días, semanas o hasta años todo el estrés y la carga a nivel espiritual que puede llegar a generar acumular rencor contra algo o alguien.
Distintos estudios han demostrado que quienes mayores niveles de ansiedad y estrés experimentan durante el transcurso de sus vidas, mayor riesgo correrán de tener efectos negativos sobre su salud mental y física. Pero también descubrieron que quienes hacían uso del don del perdón, eliminaban por completo esa peligrosa conexión entre el resentimiento y su bienestar.
Terapeutas aseguran que cualquiera puede aprender a perdonar y que técnicas como la meditación o rezar pueden ser un buen comienzo en la dirección correcta hacia la felicidad.
Planifica unas vacaciones imperfectas y espontáneas. Desconéctate. 
La presión por alcanzar el éxito y el miedo a ser vistos como holgazanes al tomar unos días de vacaciones – cuando tus colegas no lo hacen – puede tener graves efectos en la salud y por ende, hacernos sentir menos felices. Pero no hace falta ningún estudio para hacernos entender que saber tomar tiempo para nosotros y olvidarnos al menos por un rato de nuestras obligaciones, no es sólo un derecho sino algo indispensable.
Pero es fundamental saber cómo planificar una escapada para que el estrés de los vuelos o la incertidumbre que pueda generar visitar un destino inexplorado no terminen empeorando la situación y las vacaciones se conviertan en una nueva fuente de preocupación.
A pesar de que es imposible planificarlo todo y que es muy probable de que muchas cosas no salgan como deseamos cuando nos encontramos de viaje, lo importante es saber identificar cuándo queremos pasar tiempo solos – si viajamos en pareja o en familia – y a la vez intentar realizar actividades que produzcan satisfacción a nivel personal al no seguir estrictamente un itinerario que sólo satisfaga al resto del grupo.
Conéctate con la naturaleza. Así estés en el medio de la jungla urbana.
El contacto con el mundo fuera de la oficina o el living de tu casa puede hacer que te sientas instantáneamente mejor, sobre todo si lo combinas con un estilo de vida activo. A diferencia de lo que muchos piensan, no hace falta escaparse a un destino paradisíaco a miles de kilómetros de distancia para sentir un beneficio a nivel de salud mental.
Según los estudios consultados por TIME, cualquier contacto directo con un parque urbano, plaza o espacio verde puede tener un efecto positivo. Inclusive aquellos que cuenten con una mascota en su vida, sentirán que el simple hecho de pasear al aire libre junto a ellos por unos minutos los hará sentirse más felices.
Con el paso del tiempo, mantén a tus amigos tan cerca como tu familia.
La ciencia demuestra que conservar amistades profundas a lo largo de la vida ayuda a mantener una buena salud y mayor sensación de felicidad. A medida que las personas envejecen esto resulta todavía más importante, dado que a diferencia de los lazos de sangre, uno elige con quienes compartir una amistad.
Será central tener una red de apoyo que pueda acompañarnos tanto en los buenos momentos, como en los no tan buenos. La importancia de las amistades será directamente proporcional con el aumento de la edad de las personas, a pesar de que muchos asumen que el hecho de madurar y formar una familia propia obligan a ir cortando dichos lazos.
Hacer el bien nos hará bien. Sobre todo si es de forma inesperada.
Ayudar a un familiar o amigo hará que nos sintamos mejor. Hacerlo por un desconocido, aunque este nunca se entere de nuestra existencia, también. Los actos espontáneos de bondad beneficiarán en mayor medida a quien los lleva adelante que al beneficiario mismo.
A pesar de que muchos se empeñan en demostrar lo contrario, el ser humano está "cableado" para dar, ya que nos caracterizamos por ser una especie cooperativa y existen mecanismos internos que promueven dicho comportamiento, independientemente de la crianza o historias de vida personales

jueves, 12 de octubre de 2017

Martes con mi viejo profesor

Estas son las frases que me gustaron del libro Martes con mi Viejo Profesor:


Mantenía tertulias sobre la muerte, sobre su verdadero significado, sobre el modo en que las sociedades la han temido siempre sin comprenderla necesariamente.
==========
Y Morrie dijo aquel día todas esas cosas que se sienten y que nunca llegamos a decir a los que amamos.
==========
«Acepta lo que eres capaz de hacer y lo que no eres capaz de hacer»;
==========
«Acepta el pasado como pasado, sin negarlo ni descartarlo»;
==========
«Aprende a perdonarte a ti mismo y a perdonar a los demás»;
==========
«No des por supuesto que es demasiado tarde para comprometerte».
==========
«¿Estás aportando algo a tu comunidad?
==========
«¿Estás en paz contigo mismo?
==========
«¿Estás procurando ser tan humano como te sea posible?
==========
«¿Estás procurando ser tan humano como te sea posible?
==========
-¿Has encontrado a alguien con quien compartir tu corazón?
==========
-Morirse no es más que una de las cosas que nos entristecen, Mitch
==========
Vivir infelices es otra cosa. Muchos de los que vienen a visitarme son infelices.
=========
-Bueno, para empezar, la cultura que tenemos no hace que las personas se sientan contentas consigo mismas. Estamos enseñando cosas equivocadas.
==========
Y uno ha de tener la fuerza suficiente para decir que si la cultura no funciona, no hay que tragársela. Uno tiene que crearse la suya. La mayoría de las personas no son capaces de hacerlo. Son más infelices que yo, aun en la situación en que me encuentro ahora.
==========
-Yo lo sé, Mitch. No debes tener miedo a mi muerte. He llevado una buena vida, y todos sabemos lo que va a pasar. Me quedan tal vez cuatro o cinco meses.
==========
«La cultura que tenemos no hace que las personas se sientan contentas de sí mismas. Y uno ha de tener la fuerza suficiente para decir que si la cultura no funciona, no hay que tragársela».
==========
«Son muchas las personas que van por ahí con una vida carente de sentido. Parece que están medio dormidos, aun cuando están ocupados haciendo cosas que les parecen importantes. Esto se debe a que persiguen cosas equivocadas. La manera en que puedes aportar un sentido a tu vida es dedicarte a amar a los demás, dedicarte a la comunidad que te rodea y dedicarte a crear algo que te proporcione un objetivo y un sentido».
==========
Me advierte que el dinero no es lo más importante, contrariamente a la opinión más generalizada en el campus.
==========
Me dice que tengo que ser plenamente humano».
==========
Un día te voy a enseñar que no importa llorar.
==========
«El amor es el único acto racional».
==========
Creemos que no nos merecemos el amor, creemos que si lo dejamos entrar nos volveremos demasiado blandos.
==========
¿Por qué nos incomoda tanto el silencio?
==========
¿Por qué encontramos alivio en tanto ruido?
==========
Estamos muy absortos en asuntos egocéntricos, en nuestra carrera profesional, en la familia, en tener dinero suficiente, en pagar la hipoteca, en comprarnos un coche nuevo, en arreglar el radiador cuando se rompe; estamos muy ocupados con billones de actos pequeños que sólo sirven para salir adelante.
=========
De modo que no adquirimos la costumbre de contemplar nuestras vidas desde fuera y decirnos: ¿esto es todo? ¿es esto todo lo que quiero? ¿me falta algo?
==========
«¿Es éste el día? ¿Estoy preparado? ¿Estoy haciendo todo lo que tengo que hacer? ¿Estoy siendo la persona que quiero ser?»
==========
Cuando aprendes a morir, aprendes a vivir.
==========
-Porque la mayoría de nosotros vamos por ahí como sonámbulos -siguió diciendo Morrie-. En realidad, no conocemos el mundo plenamente, porque estamos medio dormidos, haciendo las cosas que automáticamente creemos que debemos hacer.
==========
-Mitch -dijo él, riendo conmigo—, ni siquiera yo sé qué significa el «desarrollo espiritual». Pero sí sé que nos falta algo. Estamos demasiado comprometidos con las cosas materiales y éstas no nos satisfacen. Las relaciones de amor que mantenemos, el universo que nos rodea, son cosas que damos por supuestas.
==========
«amaos los unos a los otros o pereceréis».
==========
«No hay experiencia igual a tener hijos».
==========
«No te aferres a las cosas, porque todo es impermanente».
==========
Su riqueza no les servía para conseguir la felicidad ni la satisfacción. Él no olvidó nunca aquella lección.
==========
Vidas insatisfechas. Vidas no realizadas. Vidas que no han encontrado sentido. Porque, si has encontrado un sentido en tu vida, no quieres volverte atrás. Quieres seguir adelante. Quieres ver más, hacer más. No quieres esperar a tener sesenta y cinco años.
==========
¿Sabes cómo se lava el cerebro a la gente? Repitiendo algo una y otra vez. Y eso es lo que hacemos en este país. Poseer cosas es bueno. Más dinero es bueno. Más bienes es bueno. Más comercialismo es bueno. Más es bueno.
==========
No necesitas el último coche deportivo, no necesitas la casa más grande.
==========
¿Sabes qué es lo que te da satisfacción de verdad?» -¿Qué? -Ofrecer a los demás lo que puedes dar.
==========
-No me refiero al dinero, Mitch. Me refiero a tu tiempo. A tu interés. A tu capacidad para contar cuentos. No es tan difícil.
==========
Cada noche, cuando me duermo, me muero. Y a la mañana siguiente, cuando me despierto, renazco. MAHATMA GANDHI
==========
-Una parte del problema, Mitch, es la prisa que tiene todo el mundo
==========
-Una cosa he aprendido acerca del matrimonio -dijo después-. Te pone a prueba. Descubres quién eres, quién es la otra persona, y de qué manera te adaptas o no te adaptas.
==========
Existen algunas reglas acerca del amor y del matrimonio que sé que son verdaderas. Si no respetáis a la otra persona, vais a tener muchos problemas.
==========
Si no sabéis hablar abiertamente de lo que pasa entre vosotros, vais a tener muchos problemas. Y si no tenéis un catálogo común de valores en la vida, vais a tener muchos problemas. Vuestros valores deben ser semejantes.
==========
Si no sabéis transigir, vais a tener muchos problemas.
==========
¿Cuáles son las preguntas importantes? -Tal como yo lo veo, están relacionadas con el amor, la responsabilidad, la espiritualidad, la conciencia. Y si yo estuviera sano hoy, éstas serían todavía las cuestiones que me importarían. Deberían
==========
En los negocios, las personas negocian para ganar. Negocian para obtener lo que quieren. Quizás estés demasiado acostumbrado a eso. El amor es diferente. El amor es cuando te preocupas tanto por la situación de otra persona como por la tuya propia.

viernes, 6 de octubre de 2017

¿Eres realmente un vago?

Con el agua al cuello y casi sin tiempo, vamos atendiendo todos los "marrones" la jornada. No hay descanso. Una llamada, un email, una visita... sin embargo, en la agenda de cada uno, seguro que hay una tarea que se nos resiste. Una que lleva ahí semanas sin ser atendida y que, salvo catástrofes, permanecerá desatendida varias semanas más. ¿Puede ser que se trate de algo no importante? No necesariamente, pero seguro que no nos equivocamos si calificamos a esa maldita tarea de "no urgente".

El día a día de millones de personas pasa mientras esas tareas se van acumulando y cuando por fin nos disponemos a atenderlas, siempre surge algún imprevisto que nos hace volver a darles la espalda; este imprevisto puede ser involuntario, pero muchas veces somos nosotros quienes nos saboteamos. Estamos ante uno de los fenómenos más misteriosos y apasionantes de la productividad: la procrastinación.

El misterioso "auto sabotaje"

La descripción no es científica ni académica, pero para que todos nos entendamos, consiste en retrasar una y otra vez aquellas tareas que nos resultan antipáticas por uno u otro motivo. Cada uno tiene la suya y puede demorarse en la agenda durante mucho más tiempo del conveniente, y es aquí cuando el fenómeno se convierte en un problema. Nos sentamos frente al ordenador para, por fin, hacer frente a este agónico proyecto cuando de pronto, nuestra memoria se vuelve más lúcida que nunca y recordamos un montón de cosas triviales que teníamos pendientes (llamar a tal, hacer la compra online, enviar un correo)... y la tarea vuelve a su esquina.

Aunque no seamos conscientes de ello, nos estamos saboteando a nosotros mismos y, en el fondo, hay buenas razones para ello. El psicólogo Tim Pychyl ha estudiado a fondo este fenómeno y resume las causas de nuestra inesperada "pereza", que nos inunda cuando tenemos que enfrentarnos a tareas del siguiente tipo:

- nos resultan aburridas

- son, a priori, difíciles de realizar

- no ofrecen ninguna recompensa de ningún tipo

- no entendemos muy bien su objetivo ni para qué se hacen

- su desempeño resulta frustrante

En definitiva, son tareas muy desagradables y nuestra naturaleza actúa en consecuencia. Imagina que alguien te obliga a comer carne en mal estado ¿cómo reacciona tu cuerpo? Seguramente con evidentes signos de rechazo, como arcadas o nauseas. Pues bien, sin llegar a ese extremo, nuestro cerebro identifica esas tareas como algo negativo y desencadena toda una serie de estrategias para mantenernos alejados de ellas.

¿No puedes con ella? trocéala...

Buena parte de nuestras resistencias hacia la procrastinación viene dada por las dimensiones percibidas de la tarea. Imagina que nos vemos obligados a preparar un largo y pesado informe de una visita a un cliente: son horas de trabajo que incluyen hojas de cálculo y mucho texto. No hay manera de hincarle el diente sin sepultarnos durante horas en el despacho... ¿o tal vez sí? Los expertos sugieren que hagamos lo mismo que cuando vamos a comernos un buen chuletón: trocearlo.

Así, si nos enfrentamos a tareas de mucha carga de trabajo, un buen truco puede consistir en trabajar en tramos de veinte minutos resulta mucho llevadero, y de esta manera superamos el obstáculo psicológico de intentar terminar una tarea que nos parece inabordable. Otro truco que nos proponen, además del despiece, consiste en medir nuestras resistencias: ¿veinte minutos parecen demasiado? ¿y quince? ¿qué tal bajar a diez? En algún momento nos veremos obligados a aceptar el reto y se debe empezar por ahí.


La procrastinación es... ¿productiva?

Este fenómeno ha sido siempre contemplado como un cáncer para la productividad, pero... ¿realmente lo es? Una corriente de teóricos sostiene que no, que se trata de un mecanismo humano motivado por causas loables y que detrás de ellas hay muchas buena vibraciones. A fin de cuentas, hacer lo que nos gusta nos da más placer y esto no puede ser malo. Se trata de una teoría que defiende la tesis de la 'procrastinación productiva' (el término es de cuño propio, para entendernos): si estamos de mejor humor y no nos agobiamos tanto, seguro que seremos mucho más productivos.

Otros teóricos sostienen que la procrastinación nos lleva a otra ley de la productividad: Parkinson. Esta ley sostiene algo que te resultará muy familiar: "el trabajo se expande hasta llenar el tiempo disponible para que se termine". Dicho de otra manera, cuanto menos tiempo tengamos para hacer algo, más rápida y eficientemente lo haremos. Un buen ejemplo de esta ley son los exámenes: la víspera se dispara la atención y nuestra capacidad de estudio. Pues bien, la procrastinación elimina, a fuerza de retrasar, el tiempo innecesario hasta el vencimiento.

Pero siempre habrá tareas o cuestiones que se retrasen sine die, y que si no tienen fecha de vencimiento, corren el riesgo de eternizarse. Suelen ser tareas de carácter personal cuya recompensa no es inmediata; por ejemplo, pasar tus documentos de Dropbox a OneDrive (si ya eres suscriptor), o simplemente cambiar las bombillas de la casa por nuevas LED... Para estas tareas lo mejor es dedicar un día concreto y luego ponerse uno una recompensa: "si lo consigo hacer, nos vamos a comer por ahí". Simple, pero funciona.


lunes, 2 de octubre de 2017

12 cambios en un mes

Para algunas personas, la mejor manera de cambiar un hábito es con los pasos del bebé. Comienzan increíblemente pequeños para evitar el terror y la dilación y poco a poco se abren camino desde allí.

Pero otros son más bien del tipo de inmersión en el agua fría. Para estas personas, la mejor manera de cambiar su vida es a través de un golpe rápido y agudo que promete tanto entusiasmo como una mirada instantánea a lo que un nuevo estilo de vida puede ofrecer.

Si usted es más del tipo de los últimos, los desafíos de 30 días pueden ser para usted. Al prometerse a hacer un gran cambio en su vida por sólo un mes, usted sortea el miedo paralizante al fracaso y a lo desconocido estableciendo un límite definitivo para su proyecto. También se enciende su instinto competitivo y se ofrece a sí mismo un verdadero anticipo de una posible nueva vida que podría tentarle a continuar su proyecto una vez que haya pasado el mes.

Entonces, ¿qué tipo de cambios son susceptibles a los desafíos de 30 días? Montones de ellos. Aquí están algunas ideas extraídas de una variedad de hilos de discusión relevantes en el sitio de preguntas y respuestas Quora, así como un excelente post de James Altucher sobre el tema.

1. Negociar una vez al día
"¿En un Starbucks? Pida un 10% de descuento, por ejemplo", sugiere Altucher. Esto no sólo le ayudará a superar un miedo que frena a muchas personas y afinar sus habilidades de negociación, sino que probablemente también aprenderá que la gente es mucho más propensa a acceder a las solicitudes de lo que probablemente piense.

2. Sólo di que no
¿No quieres hacer lo que alguien te está pidiendo que hagas? Entonces, al menos durante 30 días, sólo di que no, sugiere el escritor Nelson Wang en Quora. (Algunas peticiones esenciales -como las de su jefe, oficial de libertad condicional o recién nacido despierto- son obviamente exceptuadas.

Un mes de decir que no ejercitará su habilidad para establecer sus propias prioridades y demostrar cuánto se puede lograr si usted es despiadado sobre el control de su tiempo. Probablemente también revelará a la herida más apretada que el mundo no dejará de girar si te pones a ti mismo primero a veces.

3. Abandonar los medios sociales
Un montón de estudios dice que serás más feliz sin Facebook. Evopaper CMO Max Lukominskyi en Quora también lo hace:"Usted notará instantáneamente cuán largo puede ser su día sin él," asegura el receloso. Vamos, puedes hacerlo. Imagínese cuánto más se va a hacer (o leer) usted.

4. Júralo por quejarte.
La ciencia muestra que este podría empezar a reconectar tu cerebro para positivismo. Un puñado de diferentes Quora encuestados recomiendan este reto, al igual que Altucher, aunque advierte que es más fácil decirlo que hacerlo. Lo llama "probablemente el desafío más difícil" de su lista, y señala que "cada vez que intento hacer esto me doy cuenta de cuán a menudo mis pensamientos se conforman con pensamientos quejumbrosos".

5. Bebe tus verduras
¿Busca una idea más manejable y práctica? Wang sugiere uno en un hilo de Quora separado: Obtenga su fruta y verdura recomendada con un batido verde diario. "Puede cambiar tu vida", dice entusiasmado. "Te sentirás más saludable. Te sentirás más agudo. Te sentirás potenciada". Comprueba su respuesta completa si quieres todo tipo de detalles sobre su proyecto y sus efectos.

6. Hacer comedia standup
Esta no es para los pusilánimes, pero Altucher jura que una sesión semanal de standup cambiará tu vida. "Esto rompe toda concepción que he tenido sobre quién soy, y lo que es ir delante de un puñado de extraños y hacer el ridículo total de mí mismo", dice.

7. Habla con un extraño al día
Si la postura de pie es demasiado para usted, el encuestado de Quora Mike Farkas ofrece una variación menos extrema sobre el mismo tema. "Habla con un extraño todos los días. No tiene que ser una larga conversación. Puedes empezar una pequeña charla", explica. Enfrentar los miedos es una gran manera de vencerlos, después de todo, y este tipo de terapia de "implosión" ha ayudado a celebridades como Conan O' Brien y Will Ferrell a superar la timidez, según informes.

8. Levántese ridículamente temprano
El empresario Skyler Irvine asumió este reto involuntariamente cuando su recién nacido comenzó a despertarlo a las 4:30 a. m. cada día, pero luego aceptó el cambio y empezó a poner su alarma para las 4:00 a. m. "El efecto que tuvo en el resto de mi vida fue muy poderoso", dice, notando que rápidamente abandonó su hábito del whisky escocés nocturno. Pero eso no fue el mayor cambio.

"También vi mi productividad disparar por el techo. Levantarse a las 4 de la mañana, alimentar a mi hija a las 4:30 a. m., luego tener tres horas para mí mismo antes de que el mundo se despertara es increíble", relata, recomendando el desafío incluso a aquellos que no tienen un bebé llorón a quien tender.

9. Tome una ducha fría
Al enfriar el agua helada durante los últimos segundos de la ducha, Altucher le ofrece otra idea menos atractiva que instantáneamente. Suena a locura, pero la ciencia sugiere que en realidad podría hacerte más productivo por el resto del día.

10. Devolver un email antiguo
He aquí una sugerencia menos desalentadora de Altucher:"Devuelve un correo electrónico a alguien de hace 10 años que nunca has devuelto". (Estoy seguro de que hace cinco o dos años también está bien.) No sólo se reconectará con los contactos perdidos y construirá su red, sino que "se sorprenderá de lo agradecido y feliz que se siente al hacer a la gente", dice. Además, hacer sonreír a los demás es una gran manera de hacerte más feliz a ti mismo, también.

11. Escribir
Altucher ha publicado 18 libros con su hábito diario de escribir, pero esta práctica no es sólo para futuros autores. Simplemente voltear sus pensamientos en la página cada día es una gran manera de aumentar su salud mental y limpiar el espacio para la creatividad, según los expertos.

El empresario Ilyas Bakouch también respalda este desafío en Quora, calificándolo de "grandioso para la memoria, la reflexión y, sobre todo, impresionante mirar al futuro".

12. Mejore sus habilidades de flexión
Si usted está más interesado en mejorar su salud física, entonces el científico Lukas Tencer sugiere el reto de 30 días de flexión. Simplemente empiece por hacer el máximo número de flexiones que pueda tan pronto como salga de la cama por la mañana. Luego, agregue una flexión adicional cada mañana y cada noche hasta que pueda hacer 30 por vez (o cualquiera que sea el número de repeticiones que desee). No sólo estarás más saludable con muy poco tiempo de compromiso, sino que también tendrás la satisfacción de ver tu condición física mejorar.

Vía Inc.com

martes, 26 de septiembre de 2017

Servidumbres

Como establece el Código Civil, una servidumbre es un gravamen impuesto sobre un inmueble en beneficio de otro perteneciente a distinto dueño. El inmueble a cuyo favor está constituida la servidumbre, se llama predio dominante; el que la sufre, predio sirviente.

En este post, haremos un repaso de la normativa legal que regula las servidumbres y veremos los supuestos litigiosos más habituales que se puede encontrar el técnico o perito especialista en la delimitación de la propiedad inmobiliaria a la hora de realizar un informe pericial o técnico.

En primer lugar, las servidumbres se clasifican en continuas o discontinuas, aparentes o no aparentes. Continuas son aquellas cuyo uso es o puede ser incesante, sin la intervención de ningún hecho del hombre. Discontinuas son las que se usan a intervalos más o menos largos y dependen de actos del hombre. Aparentes, las que se anuncian y están continuamente a la vista por signos exteriores, que revelan el uso y aprovechamiento de las mismas, por último, las no aparentes,  son las que no presentan indicio alguno exterior de su existencia.

Además, las servidumbres pueden ser positivas o negativas. Se llama positiva la servidumbre que impone al dueño del predio sirviente la obligación de dejar hacer alguna cosa o de hacerla por sí mismo, y negativa la que prohíbe al dueño del predio sirviente hacer algo que le sería lícito sin la servidumbre.

El Código Civil establece que  las servidumbres son inseparables de la finca a que pertenecen, e indivisibles. Si el predio sirviente se divide entre dos o más, la servidumbre no se modifica y cada uno de ellos tiene que tolerarla en la parte que le corresponda. Si es el predio dominante el que se divide entre dos o más, cada porcionero puede usar por entero de la servidumbre, no alterando el lugar de su uso, ni agravándola de otra manera.

Otra clasificación de las servidumbres viene determinada por su modo de establecimiento, aquéllas que se establecen por la ley, se denominan legales y las que son iniciativa y voluntad de los propietarios, son las voluntarias.

En cuanto al modo de adquirir las servidumbres, la legislación establece que:

  • Las servidumbres continuas y aparentes se adquieren en virtud de título o, por la prescripción de veinte años. En este caso, el tiempo de la posesión se contará: en las positivas, desde el día en que el dueño del predio dominante, o el que haya aprovechado la servidumbre, hubiera empezado a ejercerla sobre el predio sirviente; y en las negativas, desde el día en que el dueño del predio dominante hubiera prohibido, por un acto formal, al del sirviente la ejecución del hecho que sería lícito sin la servidumbre. Un caso que se produce de forma muy habitual consiste en el establecimiento de un camino por el interior de una parcela. Este paso, si transcurren veinte años, se constituye como servidumbre. En un informe pericial sobre este hecho, fundamentalmente se pedirá demostrar la antigüedad del camino, labor que se llevará a cabo en la mayoría de los casos con fotografía aérea y cartografía histórica.
  • Las servidumbres continuas no aparentes, y las discontinuas, sean o no aparentes, sólo podrán adquirirse en virtud de título.
  • La falta de título constitutivo de las servidumbres que no puede adquirirse por prescripción, únicamente se pueden suplir por la escritura de reconocimiento del dueño del predio sirviente, o por una sentencia firme.
  • La existencia de un signo aparente de servidumbre entre dos fincas, establecido por el propietario de ambas, se considerará, si se enajenare una, como título para que la servidumbre continúe activa y pasivamente, a no ser que, al tiempo de separarse la propiedad de las dos fincas, se exprese lo contrario en el título de enajenación de cualquiera de ellas, o se haga desaparecer aquel signo antes del otorgamiento de la escritura.
Se puede ejecutar una acción judicial para negar la existencia de servidumbre sobre una finca. Este acto se denomina acción negatoria de servidumbre, y respecto a esta acción cabe decir, como señala la jurisprudencia, y entre otras la Audiencia Provincial de León, Sección 1ª, S de 31 Jul. 2000: “La acción negatoria de servidumbre (como se ha pronunciado reiteradamente por los Tribunales) responde al fin jurídico de consolidar y hacer efectivo el principio de integridad y de libertad de dominio, teniendo por exclusivo objeto proporcionar al dueño un medio legal para que se declare que su propiedad está libre de todo gravamen, frente a la inquietud o intromisión ajena normalmente cometida a base de atribuirse un derecho el inquietador pretendiendo que éste se abstenga de ulteriores actos derivados de tal atribución, por ello que al consistir la servidumbre en un gravamen restrictivo de los derechos de propiedad, sobre derechos reales en beneficio de otro perteneciente a distinto dueño, corresponde la acción negatoria de servidumbre al dueño que por título legal pertenezca la finca sobre la que se pretende imponer el gravamen, y por ello, lo primero que deben acreditar las personas que ejercitan la acción negatoria es que les pertenece la finca sobre la que estiman se ha constituido indebidamente la servidumbre, pues como dice la sentencia del Tribunal Supremo de 4 May. 1963, ejecutar la acción negatoria de servidumbre presupone como requisito esencial ser dueño de la finca cuya libertad se pide, ya que se trata de un derecho real que afecta y limita el derecho de propiedad, siendo requisitos básicos para el éxito de la acción por un lado, que se acredite el dominio que se considera limitado o constreñido, pues aunque al demandante no le corresponde probar la inexistencia de la servidumbre (ya que está amparado por la presunción de la libertad de fundos, art. 348 del C.C.) sí ha de probar su derecho de propiedad; y por otro, que se pruebe la perturbación por el demandado realizada con aquélla finalidad (sentencia de la Sala Primera del T. Supremo de 13 Jun. 1998 y de la Audiencia Provincial de La Rioja de 19 May. 1997)”.

Por otro lado, y muy importante por lo que supone pericialmente, la acción negatoria exige la identificación de la finca a la que se refiere, pues no se discute la propiedad del actor, sino que el problema planteado radica en la determinación de la superficie y linderos de la finca que se pretende sea declarada libre de la pretendida carga. (Audiencia Provincial Cáceres, Sección 1ª, S de 28 Ene. 2014).

La legislación también establece y regula  los derechos y obligaciones de los propietarios de los predios dominantes y sirvientes.
  • El dueño del predio dominante podrá hacer, a su costa, en el predio sirviente las obras necesarias para el uso y conservación de la servidumbre, pero sin alterarla ni hacerla más gravosa. Deberá elegir para ello el tiempo y la forma convenientes a fin de ocasionar la menor incomodidad posible al dueño del predio sirviente.
  • El dueño del predio sirviente no podrá menoscabar de modo alguno el uso de la servidumbre constituida. Sin embargo, si por razón del lugar asignado primitivamente, o de la forma establecida para el uso de la servidumbre, llegara ésta a ser muy incómoda al dueño del predio sirviente, o le privase de hacer en él obras, reparos o mejoras importantes, podrá variarse a su costa, siempre que ofrezca otro lugar o forma igualmente cómodos, y de suerte que no resulte perjuicio alguno al dueño del predio dominante o a los que tengan derecho al uso de la servidumbre”.
Las servidumbres, de la misma manera que se crean, se pueden extinguir en un momento dado, en este sentido el Código Civil establece las condiciones de esta extinción:
  • Por reunirse en una misma persona la propiedad del predio dominante y la del sirviente.
  • Por el no uso durante veinte años. Este término principiará a contarse desde el día en que hubiera dejado de usarse la servidumbre respecto a las discontinuas; y desde el día en que haya tenido lugar un acto contrario a la servidumbre respecto a las continuas. En el caso de que el predio dominante perteneciera a varios en común, el uso de la servidumbre hecho por uno impide la prescripción respecto de los demás.
  • Cuando los predios vengan a tal estado que no pueda usarse de la servidumbre; pero ésta revivirá si después el estado de los predios permitiera usar de ella, a no ser que cuando sea posible el uso, haya transcurrido el tiempo suficiente para la prescripción, conforme a lo dispuesto en el número anterior.
  • Por llegar el día o realizarse la condición, si la servidumbre fuera temporal o condicional.
  • Por la renuncia del dueño del predio dominante.
  • Por la redención convenida entre el dueño del predio dominante y el del sirviente.
Veamos ahora con detalle algunas de las servidumbres más habituales y que en ocasiones generan conflictos que acaban judicializándose. Para realizar un buen informe pericial es conveniente conocerlas con detalle.
  • Disposiciones sobre las servidumbres en materia de aguas:
La legislación establece que los predios inferiores están sujetos a recibir las aguas que naturalmente y sin obra del hombre descienden de los predios superiores, así como la tierra o piedra que arrastran en su curso. Ni el dueño del predio inferior puede hacer obras que impidan esta servidumbre, ni el del superior obras que la agraven. En relación a esta disposición,  es habitual la solicitud de dictámenes periciales para analizar y en su caso demostrar si ciertas transformaciones agrarias, mineras o urbanísticas realizadas han podido alterar el curso natural de las aguas, produciendo daños a los predios colindantes, situados a cotas inferiores.

Las riberas de los ríos, aun cuando sean de dominio privado, están sujetas en toda su extensión y sus márgenes, en una zona de tres metros, a la servidumbre de uso público en interés general de la navegación, la flotación, la pesca y el salvamento. Los predios contiguos a las riberas de los ríos navegables o flotables están además sujetos a la servidumbre de camino de sirga para el servicio exclusivo de la navegación y flotación fluvial. Si fuere necesario ocupar para ello terrenos de propiedad particular, precederá la correspondiente indemnización. El concepto de servidumbre, en lo que se refiere a la rivera de los ríos, se desarrolla de forma más pormenorizada en la Ley de Aguas.
Todo el que quiera servirse del agua de que puede disponer para una finca suya, tiene derecho a hacerla pasar por los predios intermedios. Quien pretenda usar ese derecho está obligado:
  1. A justificar que puede disponer del agua y que ésta es suficiente para el uso a que la destina.
  2. A demostrar que el paso que solicita es el más conveniente y menos oneroso para tercero.
  3. A indemnizar al dueño del predio sirviente en la forma que se determine legalmente.
En este sentido, cuando los dueños de los predios sirviente y dominante no lleguen a un acuerdo acerca de si “el paso que solicita es el más conveniente y menos oneroso para tercero”, la desavenencia puede derivar en un proceso judicial en el que probablemente se requiera la elaboración de un informe pericial que determine la situación de la conducción que genera el conflicto y la propuesta más conveniente y menos onerosa.
  • Disposiciones sobre la servidumbre de paso:
El propietario de una finca o heredad, enclavada entre otras ajenas y sin salida a camino público, tiene derecho a exigir paso por las heredades vecinas, previa la correspondiente indemnización. Si esta servidumbre se constituye de manera que pueda ser continuo su uso para todas las necesidades del predio dominante estableciendo una vía permanente, la indemnización consistirá en el valor del terreno que se ocupe y en el importe de los perjuicios que se causen en el predio sirviente. Cuando se limite al paso necesario para el cultivo de la finca enclavada entre otras y para la extracción de sus cosechas a través del predio sirviente sin vía permanente, la indemnización consistirá en el abono de este.

La servidumbre de paso debe darse por el punto menos perjudicial al predio sirviente, y, en cuanto fuere conciliable con esta regla, por donde sea menor la distancia del predio dominante al camino público. Existe numerosa jurisprudencia sobre esta disposición legal. Veamos la sentencia de la Audiencia Provincial de Ávila 88/2006 de 12/04/2006.

“…hemos de estar a la naturaleza y contornos de la acción en liza, la regulada en el Artículo 564 del Código Civil , que, abstracción hecha de otras consideraciones responde al designio de facilitar el adecuado uso y aprovechamiento de las fincas interclusas y, da al propietario de una finca o heredad enclavada entre otras ajenas y sin salida a camino público el derecho a exigir paso por las herederas vecinas, previa la correspondiente indemnización, y quedan extramuros de la controversia otros pormenores relativos a cuál fuera la situación anterior al conflicto suscitado en los últimos años, si se permitió o no el tránsito por la finca Nº NUM002 , paso que de existir pudo tener el carácter de tolerado, etc pues, en definitiva, lo que ahora importa es la constatación de si la finca está enclavada y en tal caso cuál sea el punto oportuno para su acceso a vía pública.

El segundo punto, relativo a la fijación de la servidumbre forzosa de paso, cuya finalidad es permitir la comunicación del predio dominante con el exterior, instituto considerado por sectores de la doctrina como una auténtica limitación legal al derecho de propiedad, se funda en el caso que nos ocupa en una necesidad real, no ficticia ni artificiosa, y para su satisfacción se ha de estar a la previsión legal, aplicando las claves o factores que indicaremos para solucionar el conflicto de intereses, y que son válidos tanto para elegir el trazado de la servidumbre cuando necesariamente ha de transcurrir por una determinada finca como si varias pueden dar salida a camino público.

 A tenor de lo dispuesto en el Artículo 565 del Código Civil la servidumbre de paso debe darse por el punto menos perjudicial al predio sirviente, y en cuanto fuese conciliable con dicha regla, por donde sea menor la distancia del predio dominante a camino público, perfiles a los que cabe añadir otros que coadyuven en el hallazgo del sitio más idóneo para la fijación, entre los que cita la doctrina científica la elección del que origine al titular activo, para su acondicionamiento, el menor gasto posible.

Conciliando estas admoniciones, y vistos los dos informes periciales obrantes en autos, hemos de concluir que la solución por la que optó el Juzgador es la oportuna, al tratarse de la menos perjudicial para las fincas colindantes -no precisa obra alguna, a diferencia de las otras posibles soluciones- y la distancia a camino público es idéntica en todos los casos, siendo de resaltar que el sistema elegido en realidad supone el acceso al predio dominante por el pequeño espacio, de aproximadamente seis metros cuadrados, que a la par constituye entrada al predio sirviente desde la vía pública, por lo que no implica verdadero sacrificio o merma significativa para este último dada la inmediatez o continuidad del acceso a aquél”.

En lo que concierne a la anchura de la servidumbre de paso, esta será la que baste a las necesidades del predio dominante. Esto es, la anchura de una servidumbre puede variar en función de su uso.
Continuando con la legislación establecida por el Código Civil, si el paso concedido a una finca enclavada deja de ser necesario por haberla reunido su dueño a otra que esté contigua al camino público, el dueño del predio sirviente podrá pedir que se extinga la servidumbre, devolviendo lo que hubiera recibido por indemnización. Lo mismo se entenderá en el caso de abrirse un nuevo camino que dé acceso a la finca enclavada. En caso de conflicto, un informe pericial puede aclarar la posición de los predios y sus límites, así como caminos y servidumbres de paso existentes.

Otro tipo muy importante de servidumbre de paso lo constituyen, las servidumbres de paso para ganados, conocidas con los nombres de cañada, cordel o vereda, las de abrevadero, descansadero y majada. Estas servidumbres se regirán por las ordenanzas y reglamentos del ramo y, en su defecto, por el uso y costumbre del lugar. Sin perjuicio de los derechos legítimamente adquiridos, la cañada no podrá exceder en todo caso de la anchura de 75 metros, el cordel de 37 metros 50 centímetros, y la vereda de 20 metros. Cuando sea necesario establecer la servidumbre forzosa de paso o la de abrevadero para ganados, la anchura no podrá exceder de 10 metros.

En España, no se ha llevado a cabo un deslinde sistemático de cañadas o veredas, lo cual produce en numerosas ocasiones conflictos derivados de esta indeterminación geográfica. Además ese deslinde es complicado, ya que nunca se ha logrado disponer de una cartografía específica e integral a nivel nacional de las vías pecuarias
  • Disposiciones sobre la servidumbre de medianería:
Se presumirá  la servidumbre de medianería mientras no haya un título, o signo exterior, o prueba en contrario:
  1. En las paredes divisorias de los edificios contiguos hasta el punto común de elevación.
  2. En las paredes divisorias de los jardines o corrales sitos en poblado o en el campo.
  3. En las cercas, vallados y setos vivos que dividen los predios rústicos.
Y se entenderá que hay signo exterior, contrario a la servidumbre de medianería cuando:
  1. En las paredes divisorias de los edificios haya ventanas o huecos abiertos.
  2. La pared divisoria esté por un lado recta y a plomo y por el otro presente lo mismo en su parte superior, teniendo en la inferior resaltes que quedan en un muro por diferencia de espesor de dos muros superpuestos
  3. Resulte construida toda la pared sobre el terreno de una de las fincas, y no por mitad entre una y otra de las dos contiguas.
  4. Sufra las cargas de carreras, pisos y armaduras de una de las fincas, y no de la contigua.
  5. La pared divisoria entre patios, jardines y heredades esté construida de modo que la albardilla vierta hacia una de las propiedades.
  6. La pared divisoria, construida de mampostería, presente, piedras llamadas pasaderas, que de distancia en distancia salgan fuera de la superficie sólo por un lado y no por el otro.
  7. Las heredades contiguas a otras defendidas por vallados o setos vivos no se hallen cerradas.
En todos estos casos la propiedad de las paredes, vallados o setos se entenderá que pertenece exclusivamente al dueño de la finca o heredad que tenga a su favor la presunción fundada en cualquiera de los signos indicados.

De igual modo, las zanjas o acequias abiertas entre las heredades se presumen también medianeras, si no hay título o signo que demuestre lo contrario. Hay signo contrario a la medianería cuando la tierra o broza sacada para abrir la zanja o para su limpieza se halla de un solo lado, en cuyo caso la propiedad de la zanja pertenecerá exclusivamente al dueño de la heredad que tenga a su favor este signo exterior.

Cuando se realiza un levantamiento topográfico de una finca vallada o un edificio, es imprescindible conocer si los vallados o paredes son o no medianeros. Asimismo, cuando exista duda, se deberán tener en cuenta los signos exteriores contrarios a la servidumbre de medianería.
  • A continuación, analizaremos las disposiciones legales que regulan la servidumbre de luces y vistas:
En primer lugar, ningún medianero puede sin consentimiento del otro abrir en pared medianera ventana ni hueco alguno.

Sin embargo, el dueño de una pared no medianera, contigua a finca ajena, puede abrir en ella ventanas o huecos para recibir luces a la altura de las carreras, o inmediatos a los techos, y de las dimensiones de 30 centímetros en cuadro, y, en todo caso, con reja de hierro remetida en la pared y con red de alambre. Aunque, el dueño de la finca o propiedad contigua a la pared en que estuvieren abiertos los huecos podrá cerrarlos si adquiere la medianería, y no se hubiera pactado lo contrario. También podrá cubrirlos edificando en su terreno o levantando pared contigua a la que tenga dicho hueco o ventana.

Tampoco se puede abrir ventanas con vistas rectas, ni balcones u otros voladizos semejantes, sobre la finca del vecino, si no hay dos metros de distancia entre la pared en que se construyan y dicha propiedad. De igual modo no se pueden tenerse vistas de costado u oblicuas sobre la misma propiedad, si no hay 60 centímetros de distancia. Las distancias indicadas se contarán en las vistas rectas desde la línea exterior de la pared en los huecos en que no haya voladizos, desde la línea de éstos donde los haya, y para las oblicuas desde la línea de separación de las dos propiedades. Se ha de tener en cuenta también que estas disposiciones legales no son aplicables a los edificios separados por una vía pública.

También es importante conocer que cuando por cualquier título se hubiere adquirido derecho a tener vistas directas, balcones o miradores sobre la propiedad colindante, el dueño del predio sirviente no podrá edificar a menos de tres metros de distancia.

No resulta extraño que se solicite un informe pericial con el objeto de determinar si existe o no servidumbre, esto es, si se cumplen las especificaciones legales anteriores: si las dimensiones de los huecos son de 30 centímetros en cuadro, si hay dos metros de distancia entre la pared en que se han construido las ventanas y la propiedad del vecino…

En el Código Civil también se establecen las distancias y obras intermedias para ciertas construcciones y plantaciones.
  1. No se podrá plantar árboles cerca de una heredad ajena sino a la distancia autorizada por las ordenanzas o la costumbre del lugar, y en su defecto, a la de dos metros del lindero si la plantación se hace de árboles altos, y a 50 centímetros si la plantación es de arbustos o árboles bajos.
  2. Si las ramas de algunos árboles se extienden sobre una finca, el dueño de éstos tendrá derecho a reclamar que se corten y, si fueran las raíces de los árboles vecinos las que se extendieran en suelo de otro, el dueño del suelo en que se introduzcan podrá cortarlas por sí mismo dentro de su heredad.
  3. Los árboles existentes en un seto vivo medianero se presumen también medianeros, y cualquiera de los dueños tiene derecho a exigir su derribo. Se exceptúan los raros casos en los que los árboles pueden servir de mojones, los cuales no se pueden arrancar sin acuerdo entre los colindantes.
De forma similar a como sucede con las servidumbres, en caso de conflicto producido por algún árbol u otro tipo de plantación, se puede requerir la realización de un informe pericial que determine si existe invasión de la plantación en la heredad contigua

lunes, 18 de septiembre de 2017

No me toque mi ocio

Un ensayo titulado La gente los domingos , del periodista y novelista austriaco Joseph Roth, publicado en 1921 pero traducido este año al inglés, comienza con la oración “Los domingos, el mundo es tan brillante y vacío como un globo”.

Un siglo después, la descripción de Roth parece cada más distante. No porque los domingos no sean, por lo general, vacíos, sino porque el mundo entero parece haberse olvidado de la necesidad de descompresionar para obsesionarse con la productividad.

El año pasado, el New York Times publicó una historia sobre las condiciones de trabajo de los ejecutivos de Amazon. El reportaje revelaba las tensiones que se viven en un ambiente de trabajo en el que los despidos abruptos son comunes, hombres y mujeres adultos incapaces de manejar el estrés de las exigencias laborales lloran en sus escritorios, y los empleados son castigados por no responder correos electrónicos que se envían incluso después de medianoche.

El eco del artículo publicado por el Times reflejaba una crisis en la fuerza laboral de Estados Unidos; no una crisis de falta de empleo o bajos salarios, temas comunes en discursos políticos y portadas de periódicos en todo el planeta, sino una crisis de tiempo libre y estrés.

Si bien el caso revelado por el diario neoyorquino es extremo, no debería ser complicado encontrar similitudes en la vida socioeconómica costarricense.


Sacrificamos horas de juventud con tal de estudiar carreras que se concluyen en menos de tres años para, lo antes posible, insertarnos a un mercado laboral cada vez más exigente y saturado. Sincronizamos los teléfonos inteligentes con el correo electrónico del trabajo, y recibimos notificaciones de grupos de Whastapp laborales a todas horas. Tenemos menos vacaciones que antes, menos feriados que antes, menos ratos libres que antes.

Un futuro distinto

No se suponía que las cosas serían así.

En 1928, el economista británico John Maynar Keynes publicó un ensayo en el que proponía una interrogante sobre el futuro de la sociedad occidental: "¿Qué se puede esperar del nivel de vida económica en 100 años? ¿Cuáles son las posibilidades económicas de nuestros nietos?".

Para Keynes, la respuesta era tan clara y lógica como esperanzadora. La rápida acumulación de capital, combinada con los avances tecnológicos de la época, habían mejorado sobremanera la calidad de vida desde la revolución industrial, y no había razón para que esa tendencia se detuviera.


"Predigo que el estándar de calidad de vida en los países progresivos será, en 100 años, entre cuatro a ocho veces más alto de lo actual". La calidad de vida, decía Keynes, será tan alta que las preocupaciones por sobrevivir serían cosas del pasado; la gente no tendría que preocuparse por producir dinero, las jornadas laborales serían de tres horas diarias.

En 1964, la revista estadounidense Life publicó una serie de reportajes sobre la amenaza del exceso de tiempo libre: una epidemia de ocio a la que había que hacer frente.

Hoy, está claro que Keynes y Life se equivocaban, o que nos encargamos de evitar los peligros del tiempo libre yéndonos al otro extremo de la balanza.

Pregúntese a usted mismo cuándo fue la última vez que se desconectó por completo de sus obligaciones laborales; cuándo fue la última vez que, al cruzar la puerta de la oficina para dirigirse a su hogar, sabía que le esperaba una larga noche de estar pendiente del celular, del correo electrónico o de sus pendientes. ¿Cuándo fue la última vez que su chofer de Uber no le dijo que llevaba más de la mitad del día sentado frente al volante, conduciendo un vehículo, enfrentándose a la ansiedad propia de nuestras calles, con apenas unas horas de sueño a cuestas?

La tendencia se mantiene a la alta y tiene ramificaciones culturales: es pecado desperdiciar en cosas banales como descansar y relajarse el tiempo que podríamos aprovechar trabajando y siendo productivos.

Otro sistema, otra vida

A mediados del 2014, durante una conferencia en Paraguay, el empresario mexicano Carlos Slim –actualmente el sexto hombre con más dinero del mundo– propuso un sistema laboral aplicable en todo el mundo en el que la jornada laboral se redujera a solo tres días semanales.

El sistema actual, dijo Slim, se desarrolló cuando la expectativa de vida era menor y el mundo, en general, era más pobre. Las cosas han cambiado. La gente vive mucho más y un cambio estructural de la sociedad, con fines de semana de cuatro días, promovería el desarrollo de otras ocupaciones y, a su vez, de empleados más saludables, más felices y, como resultado, más productivos.


El requisito sería, eso sí, trabajar más horas en esos tres días, y que la persona se mantenga ocupada hasta entrada en sus setenta años.

Slim no es, ni por asomo, el primer empresario en proponer algo similar. En 1926, cuando la norma común eran las semanas de seis días trabajados, Henry Ford propuso lo que en su momento se vio como algo revolucionario: una semana laboral de cinco días, con fines de semana libres y manteniendo el mismo salario que antes para sus empleados.

No fue un salto de fe, sino una estrategia delimitada por la investigación y la prueba.

"Ahora sabemos, por nuestra experiencia en cambiar la jornada de seis días laborales a cinco y de nuevo a seis, que en menos tiempo podemos producir tanto como en más", escribió Ford entonces.

Era solo un primer paso en su propuesta de transformación de las condiciones laborales que apuntaban a más tiempo de descanso, menos horas de trabajo y, como resultado lógico –o paradójico, según como se le mire–, mayor productividad: "La semana de cinco días no es la última meta, y tampoco lo es el día de ocho horas. Basta con manejar lo que estamos en capacidad de manejar y dejar que el futuro se encargue de sí mismo. Lo hará en cualquier caso. Es el hábito".

Ocio y felicidad = productividad

Un artículo de la revista New Yorker rescata que, en el 2010, Anna Coote, de New Economics –una fundación británica que impulsa cambios en los ambientes y las políticas de trabajo– propuso una idea aún más radical que la de Slim –y en línea con los planes de Ford sobre el futuro–: una semana de 21 horas laborales.

De acuerdo con Coote, un sistema laboral con el mínimo de trabajo ayudaría a solventar una lista de problemas importantes y complejos: la sobrecarga laboral, el desempleo, las altas emisiones de carbono, la baja calidad de vida y la falta de tiempo de esparcimiento y descanso; para cuidar de nosotros mismos, para sencillamente disfrutrar la vida.

Ninguna de estas ideas es fácil de asimilar, sobre todo porque llevamos una vida entera asociando el éxito con trabajar mucho. Pero esto no es necesariamente cierto; más aún, no se siente cierto y eso tiene un peso importante en la salud emocional y psicológica y, sí, en la productividad.

María Konnikova, experta en psicologíca y psiquiatría y autora de New Yorker , explica que cuando los empleados sienten que sus superiores están sacando provecho de ellos y que su empeño no está siendo recomprensado –tanto de forma monetaria como en otros sentidos–, la motivación cae en picada y los resultados en el trabajo son inferiores.

Un estudio citado por Konnikova, realizado por el psicólogo Daniel Skarlicki, reveló que la percepción de los empleados de que están siendo tratados de forma injusta no solo genera emociones negativas sino un deseo de retribución: pa' qué voy a dar la milla extra si siento que me explotan y no me aprecian.

Si un empleado siente que pasa en la oficina más horas de las necesarias, escribe Konnikova, probablemente pasará más tiempo en Facebook, trabajará más lento, se tomará más descansos y llamará más veces a reportarse enfermo.

Una clave para la productividad y la motivación parece estar en sentirnos dueños de nuestro propio tiempo; en sentir que lo que hacemos marca una diferencia. En que importamos.

¿Cómo se relaciona eso con trabajar menos horas? En un aspecto fundamental: cuando somos dueños de nuestro propio tiempo, en lugar de sentir que el trabajo es dueño de nosotros, somos más felices y, al tiempo, mejores en lo que hacemos.

Podría tratarse, en el fondo, de escuchar un adagio viejo pero no por ello menos válido: ¿trabajamos para vivir o vivimos para trabajar?


Fuente: La Nación

lunes, 17 de julio de 2017

Viajar sin maleta

Lo peor de viajar es todo el tema de la maleta, hacer la maleta, facturar la maleta, recoger la maleta et. Incluso aunque sea una maleta de mano que puedas llevar contigo en la cabina del avión es un coñazo.

Decidí hace tiempo que en la medida que me fuese posible viajaría siempre sin maleta. El truco es muy simple: Dos días antes de salir haces un pedido por Internet a una tienda de ropa de tu confianza y que sepas que no te va a fallar, yo uso está, y pides ropa no muy cara que no te importe tirar a la basura cuando te vayas y que te la envien al hotel donde te vas a quedar. Sales de tu casa hacia tu destino con lo puesto, como si salieses de paseo y cuando llegas esta allí todo, Camisetas limpitas, unos pantalones, calcetines. Todo recien comprado esperandote en la recepción del hotel. Lo usas y cuando te vas lo tiras.