Quake Costa Rica

Humor, Palm, gadgets, Topografía, Geografía y lo que sea...

El sitio The Player’s Tribune, donde los futbolistas de elite comparten experiencias en primera persona, tuvo como protagonista al uruguayo Edinson Cavani. 

En colaboración con el periodista argentino Martín Mazur, el delantero charrúa le escribe una carta al Edinson de nueve años.

El actual delantero del PSG francés cuenta, entre otras cosas, que uno de sus ídolos fue Gabriel Batistuta. 

Esta es la carta completa:

Querido Edinson de nueve años,

Le escribo estas líneas al chico que en el barrio todos llaman “Pelado”.

Cuando eras un bebé no tenías demasiado pelo. Y te fue creciendo muy de a poco. Una cagada, pero no había demasiado que pudieras hacer al respecto. Así que, gracias a la creatividad de tu familia, siempre fuiste “Pelado”.

Bueno, me alegra mucho contarte que en los siguientes 20 años, el fútbol va a cambiar tu vida en muchos sentidos. Algunos muy buenos, otros no tanto. Pero el fútbol te va a ayudar a deshacerte de ese sobrenombre tedioso.

Hay un jugador que se llama Gabriel Batistuta. Todavía no lo conoces, porque el único programa que tienes paciencia para sentarte y mirar en la tele se llama Tom & Jerry. Tu hermano mayor, Nando, será el primero en dejarse inspirar por Batistuta. Empezará a negarse a ir a la peluquería. Y a usar el acondicionador para el pelo de tu mamá. Y de a poco, empezará a parecerse cada vez al magnífico Batigol. Cuando esté corriendo en un campo de juego, con su pelo largo tirado hacia atrás y sujetado por una gomita, será lo mejor que hayas visto.

Llegará el momento en que serás tú el que le dirá a tu madre: “No más cortes de pelo”.

Vives tu vida afuera, con una pelota en los pies. A la manera sudamericana. No conoces otra cosa. Y además, ¿qué hay para hacer adentro? Nada divertido. Nada interesante. No hay PlayStation. No hay televisor grande. Ni siquiera tienes para darte una ducha caliente. Tampoco hay calefacción. En invierno, tu sistema de calefacción serán cuatro frazadas. Cuando necesites darte un baño, tendrás un termo con agua que calentarás en la cocina a querosén. Es muy importante entender cómo combinar el agua fría y la caliente. Parado en la bañera, aprenderás a ser un alquimista.

Y sin embargo, esto para ti será un lujo. ¿O acaso no te acuerdas de tu primera casa? La que no tenía baño. Esa casa en la que cada vez que tenías que hacer tus necesidades, ¡no te quedaba otra que caminar afuera e ir al pequeño cobertizo!

¿Me dejas contarte un secreto? Cuando ahora recuerdo aquella imagen, no me siento para nada mal. Por algún motivo, me llena de energía. Me da coraje. Es un lindo recuerdo.

No te preocupes por lo que tienes en la casa. Tienes que seguir viviendo tu vida al sol, Pelado.

Además, ¿cuál es el motivo de tener posters de fútbol pegados en la pared? Cada dos o tres años, cuando cambien de trabajo o tu familia no pueda pagar el alquiler, tendrás que mudarte a otro lado. ¿Pero sabes qué es lo mejor? Que en cada nueva casa, sin importar dónde esté ubicada, siempre tendrás un campito afuera. Y también habrá una pelota. No hay propietario en el mundo que te vaya a poder quitar eso, te lo garantizo.

Lo que más importa en tu vida en este momento, si mal no recuerdo, es el Gol del Helado.

El Gol del Helado es algo mágico. Necesito hablar con alguien del PSG sobre el Gol del Helado. Es genial. Es motivación pura. La idea fue de los organizadores del campeonato juvenil de Salto. ¿Cómo se hace para tener motivados a un montón de gurises de seis años sin importar cómo vaya el partido? 

Poniendo la regla de que el chico que haga el último gol del partido se lleva un helado.

El resultado podía estar 8-1, pero no importaba. Era una carrera contra el tiempo. Marcar el último gol del partido. Y la sensación al escuchar al técnico que hacía sonar el silbato para marcar el final, cuando habías metido el Gol del Helado… ¡increíble! Una alegría inmensa. ¿Será de chocolate? ¿Te van a dar uno de esos de Mickey Mouse? Sea el que sea, durante todo ese día, serás el rey.

Por supuesto que tú no eres un niño de la capital, Pelado. Los chicos de Montevideo viven en un mundo distinto. Un mundo que tú ni siquiera sabes que existe. Un mundo de botines Adidas, de viajes en auto y de pasto verde. En Salto, todo es diferente. Por algún motivo, todos quieren jugar descalzos. Algunos niños empiezan los partidos con calzado, pero después, en el medio tiempo, todos los botines están apilados en un costado y todos estarán corriendo descalzos. Si cierro los ojos ahora mismo, todavía puedo sentir el barro en la planta de los pies. Todavía puedo sentir a mi corazón latiendo, persiguiendo la pelota, soñando con el helado.

Llevarás estos sentimientos contigo durante toda tu vida, porque eres sudamericano. De Uruguay. De Salto. Vives el fútbol de una manera diferente.

La bendición y la maldición para los uruguayos es que nunca nos podemos relajar. Es la historia de nuestro fútbol, es la historia de nuestro país. Cuando nos ponemos la celeste, sentimos el orgullo de nuestra historia.

Tenemos que ir por todas, dale, dale, dale. Y allá vamos.

¿Cuáles son tus sueños, Pelado?

Ni siquiera los recuerdo con exactitud. El tiempo los transformó en recuerdos difusos.

¿Tu sueño es jugar en Montevideo, como Nando? Lo conseguirás, y cuando lo hagas, se sentirá como si estuvieras jugando la Champions League.

¿Tu sueño es jugar en Europa? También lo conseguirás, y harás suficiente dinero para cambiarle la vida a tu familia.

¿Tu sueño es jugar para Uruguay? Lo harás, y tendrás experiencias que te harán llorar de alegría y también de tristeza.

¿Tu sueño es jugar un Mundial? (No te voy a arruinar la sorpresa. Solamente te diré que el año 2010 será El Loco).

¿Tu sueño es tener mucha plata, manejar lindos autos y dormir en hoteles elegantes? Bueno, Pelado, tendrás todas esas cosas.

Pero tengo que decirte algo. No necesariamente te harán feliz. 

Lo que tienes ahora, con 9 años de edad, es algo que ahora extraño muchísimo. 

No tienes una ducha caliente. No tienes un peso en el bolsillo. Ni siquiera tienes un buen pelo. Pero tienes algo más. Algo que no tiene precio. Tienes tu libertad.

Como niño, vives tu vida con una intensidad y una pasión que será imposible como adulto. Tratamos de aferrarnos a esa sensación cuando vamos creciendo, pero empieza a irse. Se nos escurre entre las manos. Hay demasiadas responsabilidades. Demasiada presión. Demasiada vida vivida adentro.

¿Sabes cómo es la vida ahora, a los 31 años de edad?

Vas de un hotel a un bus y de ahí a un campo de entrenamiento. Después del campo de entrenamiento a un bus y a un avión. Del avión vas a otro bus. De ese bus vas a un estadio.

En muchos aspectos, estás viviendo en un sueño. Pero en muchos otros, también eres prisionero de ese sueño. No se puede ir afuera y sentir el sol. No te puedes quitar los botines y jugar en la tierra. Sucederán cosas que harán tu vida complicada. Es inevitable.

Cuando eres un niño, tienes esta sensación de que la persona más exitosa es la que tiene más cosas.

Cuando creces, te das cuenta que la persona más exitosa es la que tiene la sabiduría para vivir la vida.

Cuando lo logres en el fútbol profesional, tendrás todo con lo que puedas soñar. Y por esto tendrás que ser extremadamente agradecido. Pero tengo que ser honesto contigo, Pelado. Hay sólo un lugar en el que podrás tener esa libertad total. Y dura 90 minutos, si tienes suerte.

Cuando te pones los botines, sin importar si estás jugando en el campito de Salto, en el pasto verde de Napoli o frente a millones de personas en un Mundial… quiero recordarte las palabras de tu padre.

¿Qué te dice siempre, cada vez que vas a jugar un partido?

Yo sé que tú lo sabes.

Te dice: “En el momento en que cruzas la línea de cal y entras al campo, solamente es fútbol. Nada de lo que pasa afuera de esa raya te ayudará con lo que pasa adentro. Nada más existe”.

Si escuchas esas palabras y realmente crees en el espíritu de lo que dicen, entonces, aunque la presión sea inmensa, aunque estés jugando frente a millones de personas… saldrás a la cancha y te sentirás como si estuvieras jugando descalzo. 

Sentirás el barro pegado en la planta de tus pies.

Sentirás a tu corazón latiendo y correrás buscando la pelota, como si fuera el trofeo más grande del mundo. Como si estuvieras jugando por el helado.

Sinceramente,

Edi

Fuente: Diario Ovación Uruguay

domingo, 18 de noviembre de 2018

Entrevista Dario Tejeda

Una conversación en la catedral 

José Mármol entrevista a Darío Tejeda* 

José Mármol (JM): Muy buenas noches queridos amigos. Bienvenidos una vez más a su programa “Conversación en la catedral”. Gracias a los amigos que siempre nos siguen, cada domingo a través de las frecuencias de televisión y de radio de Cadena de Noticias. Esta noche vamos a hablar de musicología, vamos a hablar sobre la interesante relación que existe entre nuestra música popular, tanto la música popular tradicional como la música popular contemporánea, con aspectos esenciales del ser dominicano como son, por ejemplo, la identidad cultural, la identidad nacional, y otros conceptos. Tenemos con nosotros a un verdadero especialista en la materia, así que les prometo un programa interesantísimo esta noche. No se muevan, continúen con “Conversación en la catedral”. 
(Pausa comercial) 
JM: Tengo el gusto de compartir esta noche en “Conversación en la catedral” con mi amigo Darío Tejeda. Darío es politólogo, pero creo que es esencialmente culturólogo, musicólogo, y en la actualidad preside el Instituto de Estudios Caribeños de la República Dominicana. Bienvenido al programa Darío. 
Darío Tejeda (DT): Gracias, José Mármol. Yo me siento contento de estar aquí, hablando de este tema del que, como sabes, me gusta mucho hablar. 
JM: Darío, ya tu habías publicado hace unos años un libro sobre Juan Luis Guerra & 440, ¿no? 
DT: Sí, eso fue hace diez años, justamente en el 1993. 
JM: Más recientemente has publicado La pasión danzaria, que ya ha caminado un trecho, pues ha generado interés en sectores importantes en términos de investigación y de estudio de la cultura, del folklore y de las tradiciones rítmicas de nuestro país. Yo quisiera que esta noche parte de los conceptos básicos de La pasión danzaria los expusieras aquí, y conversáramos en torno a ellos. ¿El merengue es dominicano, nace en la República Dominicana? ¿Podemos los dominicanos reclamar el título de autenticidad del merengue, como una expresión musical originaria de nuestro país, o acaso Cuba, Puerto Rico y Haití tienen el mismo derecho? 
DT: Nosotros tenemos el derecho de reclamarlo porque el merengue tiene su sede oficial en la República Dominicana. El merengue es “ciudadano” dominicano y creo que eso se reconoce universalmente. Ahora, hay que decir que el merengue no necesariamente tuvo un origen dominicano. No sabemos con exactitud donde surgió primero. ¿Qué resulta con el merengue? Que en la primera mitad del siglo XIX se conoció en el área del Caribe un género musical llamado merengue. Este se conoció en Cuba, Puerto Rico, Haití, Guadalupe y Martinica. Se habla también de Venezuela, Colombia y Brasil, que no es caribeño pero comparte con el Caribe algunos parecidos culturales y etnográficos. ¿Cuál surgió primero? No hay forma de demostrarlo. No hay evidencias. Hasta ahora podemos hablar de dónde se menciona primero. En Cuba aparece una mención en el año 1847. 
JM: ¿Mención escrita? 
DT: Escrita, en un artículo firmado por Bartolomé José Crespo, publicado con el título Las Habaneras pintadas por sí mismas en miniaturas. Es un pequeño documento que publicó una editorial en La Habana. En Puerto Rico se menciona en 1849, porque el gobernador de la isla, el general José de la Pezuela, en ese año emitió una orden prohibiendo el merengue. Y seis años después aparece la mención en Dominicana, en el periódico El Oasis, en diciembre de 1854. Algunos escritores, que escribían con anónimos pero que eran intelectuales, decían que el merengue debía salir de los salones porque ofendía la decencia y tenía letras muy procaces. Y que esa manera lasciva de la gente bailar no se correspondía con las buenas costumbres. Ahora bien, esas primeras menciones del merengue en Cuba y en Puerto Rico no significan que surgiera allí primero que en Dominicana o que en Haití. Simplemente hablamos de los documentos que han aparecido hasta ahora. Tengo la sospecha de que, a medida que transcurran las investigaciones, en el país vamos a encontrar nuevos documentos que arrojarán luz sobre los inicios del merengue. Podemos hacer suposiciones a partir de estudios históricos y documentos que se refieren a las mezclas de las danzas que existían entre los españoles, los franceses y la población de origen africano en el país. Una de esas suposiciones es que el merengue tiene un origen anterior a la independencia, que era parte del folklore que existía en la parte Este de la isla. Fíjate que cuando aparece en un documento por primera vez es diciendo que debe ser sacado de los salones. Eso significa que ya estaba. 
JM: Claro. 
DT: ¿Cuanto tiempo tenía en los salones? No lo sabemos. 
JM: Y lo más interesante: significa que ya había penetrado. Y como en efecto tú planteas en La pasión danzaria y han planteado otros autores dominicanos que han trabajado desde el punto de vista musicológico los orígenes del merengue y de la música popular nuestra, como Manuel Rueda, Emilio Rodríguez Demorizi, Incháustegui, Marcio Veloz Maggiolo, no cabe dudas de que el merengue es expresión eminentemente popular, que resulta de la conjugación de ritmos africanos con otros ritmos europeos. Si ya estaban en los salones de la clase alta del período pre-independentista, o en el proceso de la independencia, entonces quiere decir que desde bastante tiempo había merengue en nuestro país. 
DT: Había un proceso que se había desarrollado con este género musical. Así como surgió en varios países, eran estilos diferentes: el merengue colombiano es diferente al el merengue dominicano. Pero ubicándonos en los orígenes de este genero musical en nuestro país, tengo el planteamiento de que se produjo una fusión entre un derivado de la contradanza francesa, que entró al país en el período de la Era de Francia en Santo Domingo, después de que España cedió a Francia esta parte de la isla a finales del siglo XVIII. Francia estuvo gobernando la isla completa hasta comienzo del siglo XIX, hasta el 1809. En ese período se origina la expansión de la contradanza, que ya había tenido un período de penetración en las Cortes españolas en Europa, y se extendió hacia el Caribe. En nuestra isla, la contradanza francesa dio origen a una versión criolla, propia, autóctona, una contradanza criolla que se llamó Tumba dominicana. 
JM: La Tumba... 
DT: La Tumba dominicana era interpretada por los músicos de sociedad. Estábamos todavía bajo el régimen de la esclavitud, y cada amo tenía un grupo de esclavos que obedecía a sus instrucciones, a sus ordenes. 
JM: ¿Estamos hablando de inicios del siglo XIX? 
DT: Inicios del siglo XIX... Los esclavos tenían sus propias celebraciones. Yo pienso que aquí se aplica lo básico de la tradición, que es una repetición, una forma de mimetismo. La imitación es básica en la formación de una tradición. ¿Qué resulta? Que cuando un músico de los esclavos ve lo que el amo está danzando, trata de imitar, pero como no tiene el dominio técnico de los instrumentos, ni conoce la notación musical, trata de hacerlo de manera empírica. Aquí todavía estamos llenos de músicos de oídos. 
JM: Eso es correcto. 
DT: En aquél tiempo todavía era mayor. 
JM: Mucho más. 
DT: Mucho, mucho más. Así que tratando de imitar al amo se hace una mezcla con los instrumentos que domina el esclavo negro. 
JM: Que eran de percusión básicamente... 
DT: Exactamente. Eso origina una transformación de la contradanza, de la propia Tumba, y da origen al merengue, que era lo que ellos conocían. No le van a llamar Tumba o contradanza. Le llamaron merengue, pero ahora transformado por la influencia europea. Pienso que ahí está la clave de la explicación. De tal manera, que el merengue dominicano es un producto propio. Por eso digo que en Cuba fue un tipo de merengue y en Puerto Rico otro. No sólo es que el género se adopta, sino que se adapta. 
JM: Lo que ocurre en esos otros países es que hubo ritmos también autóctonos que ellos han proyectado más que su propio merengue. Nosotros hemos proyectado el merengue como música popular básica. Ahora tenemos también la bachata. Hay algo interesante, Darío, que tú planteas en La pasión danzaria y es lo esencialmente bailable del merengue. Desde sus orígenes el merengue tiene un destino para bailar. ¿No podría haber o no hubo alguna vez un merengue para escuchar? 
DT: Están los músicos nacionalistas dominicanos, comenzando por Juan Francisco García, siguiendo con Julio Alberto Hernández, Peña Morel, etc. Y en época más reciente José Antonio Molina, que tiene una “Fantasía Merengue”. Pienso que ese es un merengue para escuchar, pero es una evolución, es la adopción de un ritmo y una danza nacional llevada a nivel sinfónico. Eso fue lo que hicieron los músicos nacionalistas en todas partes: se apropiaron del folklore de sus propios países y le dieron la dimensión de la música erudita. Contamos con un merengue sinfónico desde hace bastante tiempo. Ahora, el aspecto danzario está en el mismo origen del género. La vinculación en el principio entre el pueblo español (que también es dado a la danza), la mezcla del baile, especialmente de Andalucía, con los aborígenes, que tenían sus areitos como danzas sagradas, bailes con cantos, con instrumentos propios, y luego, con los esclavos de las diferentes etnias africanas que fueron traídos al país a trabajar en las minas o en la industria azucarera, esa mezcla étnica que hace que a través del tiempo surja la población mulata como población numéricamente predominante en nuestro país, también se expresó en la cultura a través de la música. Así, la guitarra española se mezcla con la tambora africana y la maraca, que es de origen indígena, y eso da origen a la música dominicana actual, específicamente al merengue. Por tanto, el aspecto danzario está inscrito en el origen mismo del merengue. Fíjate que estamos hablando de cómo el esclavo adopta un género que tiene un origen europeo y lo adapta, y hace una mezcla que resulta tan novedosa. Eso tiene que ver con la vocación dancística del caribeño. Yo insisto en que la función principal que tiene la música en el Caribe es el baile. 
(Corte musical de atabales). 
JM: Darío, hay un planteamiento interesante en el libro y es el argumento según el cual el merengue, como expresión musical y danzaria eminentemente popular en nuestra cultura, está íntimamente ligado a los conceptos de identidad del dominicano. Pero tu precisas en un pasaje de la obra que no es lo mismo hablar de identidad cultural que de identidad nacional. 
DT: ¿A qué me refiero con eso? La independencia dominicana se proclama en 1844 y si te pones a evaluar vas a encontrar que los grupos dirigentes de la sociedad dominicana, que eran los que tomaban las decisiones (los esclavos o los libertos no tenían poder de decisión), esa sociedad dirigente estaba separada en tres grupos. Uno afrancesado, partidario de buscar una protección en Francia; otro que buscaba la anexión a España; y otro, que yo creo que era minoritario, que buscaba la independencia pura y simple, encabezado por (Juan Pablo) Duarte y los Trinitarios; éste era el grupo radical, pero era un grupo de clase media; los hateros, los “grandes” hombres y mujeres de aquel tiempo eran los propietarios, los que tenían el poder económico, y ésos eran partidarios del protectorado de Francia o de la anexión a España. ¿Qué significa eso? Que no confiaban en la capacidad del dominicano de sostener la independencia. Esta fue un producto del mismo acontecer, en la medida en que las ocupaciones haitianas obligaron a la cohesión de las clases dirigentes con los sectores populares. Los antiguos amos, ahora oligarquía hatera, tenía que apoyarse en la gran población de los peones para poder combatir a las invasiones haitianas. Las guerras con Haití duraron once años, y en ese proceso el sentimiento nacional se agudizó, de tal manera que cuando el sector partidario de la anexión a España hizo ésta, con (Pedro) Santana a la cabeza, dos años después estalló el sentimiento nacionalista en diferentes partes del país, y eso no pudo detenerse. 
JM: Con la Guerra de la Restauración. 
DT: ¿Qué significa eso? Que también culturalmente la sociedad dominicana estaba dividida. Una cosa era a nivel popular y otro cosa era a nivel de arriba. No existía todavía una integración de todos los sectores de la sociedad dominicana en torno a un mismo fenómeno de identidad cultural. Por eso, lo que hoy existe como expresión simbólica de la de la dominicanidad, que es el merengue, cuando apareció mencionado por primera vez alrededor de 1855 en los salones, la primera reacción que hubo fue de rechazo. ¿Pero como fue posible? Si hoy es el símbolo de identidad, ¿cómo es que se rechazó justo en el momento en que se estaba defendiendo lo nacional, la soberanía? Esa contradicción sólo se explica si tú entiendes que la sociedad estaba fragmentada culturalmente en por lo menos dos sectores, y que solamente el proceso histórico dominicano desde entonces hasta mediados del siglo XX, pudo eliminar ese antagonismo. Eso es lo que quiero decir: que una cosa es la identidad nacional, referida a la soberanía del territorio, y otra la identidad cultural, que se refiere a tener una comunidad de valores entre los distintos sectores de la sociedad. Esto no existía en el momento de la independencia, ni en 1855. 
JM: En otro orden, Darío, ¿son claras las fronteras entre lo profano y lo sagrado en las expresiones musicales populares de nuestro país? 
DT: Yo pienso que no son claras; más bien, se confunden y a veces parecen una sola cosa. Te pongo por ejemplo los atabales, un género musical que también tiene una larga trayectoria en la historia nacional. Incluso, durante mucho tiempo tenía tanta presencia en la geografía nacional como el merengue. El proceso de extensión del merengue en el país fue muy lento y duró mucho tiempo. Solamente a comienzos del siglo XX se puede decir que se extendió a toda la geografía nacional. Los atabales sirven para la celebración religiosa a nivel popular. Los cultos que se hacen a los santos se celebran básicamente con atabales. En muchas provincias las fiestas patronales se celebran con fiestas de palos. 
JM: Correcto. 
DT: Muchos temas de los músicos de atabales se refieren a los santos; son homenajes a San Juan, San Antonio, San Santiago... Pero los atables se bailan; si el baile se entiende como profano, y el culto religioso como sagrado, ¿cómo se explica esa unión en un mismo fenómeno de celebración? 
JM: ¿Acaso no se remontará a una influencia taína con los areitos, que eran una combinación, eran una danza sagrada y un canto sagrado, pero danza al fin y al cabo? 
DT: Probablemente no, aunque no niego que pudiera existir alguna influencia en el principio; pero viéndolo actualmente, yo pienso que no se establece ninguna conexión con el areito, puesto que el taíno desapareció muy temprano y no tuvo tiempo de hacer una mezcla, de ligarse étnicamente. Yo pienso que tiene que ver con el sincretismo religioso y musical durante la época colonial; porque así como los conquistadores traen las Cruzadas del cristianismo para la evangelización, también los africanos traen sus propias creencias. 
JM: Claro. 
DT: Y sus propios ritos religiosos. 
JM: Ellos vivían mundos y sociedades paralelos, compartían un territorio pero sus costumbres, sus hábitos y creencias no se cruzaban. 
DT: Durante mucho tiempo, prácticamente dos siglos, casi no había cruces. Eso fue poco a poco, en el momento en que el pueblo, la mayoría de la población de entonces, empieza a mezclar los santos católicos con virtudes africanas. En ese momento se incluye la música, porque en las religiones africanas la música es parte del ritual, es parte esencial del ceremonial religioso. 
JM: Lo podemos ver en el gaga, en el vudú. 
DT: Exactamente. Y existe esta celebración del culto a los santos, con los palos como base musical, que solamente se explica por ese sincretismo. De tal manera, que aunque tenemos santos católicos, éstos tienen atributos y cualidades que son asimilables a las que tenían los luases en África. Por eso existe un vudú dominicano, muy extendido, más de lo que mucha gente piensa. 
JM: Hay una religiosidad popular solapada, que se manifiesta al margen de la religión oficial. 
DT: Esa religión popular es básica para entender la identidad del pueblo dominicano; no de la elite, sino del pueblo en su sentido lato. Por eso, no se puede decir que haya un deslinde claro entre lo sagrado y lo profano a nivel popular. Incluso, la jerarquía de la iglesia católica ha expresado su inquietud por la mezcla de elementos ajenos al catolicismo dentro de las celebraciones populares. 
JM: Pero son una expresión de simbiosis, del sincretismo cultural ―o sincretismo religioso, si se le quiere especificar aún más―, que no se pueden controlar con edictos ni con dictámenes. 
DT: Te voy a poner un ejemplo: hay un conflicto hace mucho tiempo en cuanto a la celebración del carnaval dominicano. 
JM: Claro. 
DT: Resulta que el carnaval tiende a coincidir con la época de cuaresma, y para el catolicismo no son compatibles el carnaval y la cuaresma. Pero en nuestro país eso se da, y también en Cuba. 
JM: Se da en Haití. 
DT: Es un fenómeno que tú puedes notar al menos en el Gran Caribe, en las Antillas Mayores. Pero, ¿a qué se debe eso? Bueno, es que el pueblo va adoptando sus propias maneras y a veces no toma en cuenta lo que la jerarquía de una iglesia tiene en su mente. Y eso no viene de ahora: estamos hablando de antes de la independencia. 
JM: La advertencia ocurre cuando ya el fenómeno ha ganado extensión. Entonces viene la advertencia y se dice: “Bueno, hay que buscar una solución a esto”. Pero es probable que sea bastante tarde. 
(Pausa comercial). 
JM: Hay un hecho incontrovertible: que el merengue y la bachata en la sociedad dominicana contemporánea son prácticamente símbolos de la nacionalidad en términos musicales. Ahora, ¿cómo entiendes tú, Darío, que han podido estos dos géneros musicales llegar a conquistar ese estatus en la sociedad dominicana en general, cuando en sus orígenes ambos eran rechazados por las elites intelectuales y las clases hegemónicas en la sociedad? 
DT: Para mi hay dos factores. El primero es la persistencia de estos géneros en la tradición y su difusión a través de ella; y segundo, el surgimiento de unas tecnologías de difusión amplia de la música. El primer aspecto, la tradición, en el caso del merengue, que es más antiguo que la bachata, tuvo un elemento de apoyo muy importante en una transformación que se produce alrededor de los años 70 del siglo XIX, cuando se incorpora el acordeón. Este sustituyó al grupo de las bandurrias, que eran los instrumentos de cuerda que aportó España al merengue en sus inicios. 
JM: Que era un merengue a base de cuerdas. 
DT: A base de percusión y cuerdas. Pero cuando se introduce el acordeón, tiene un poder de contagio muy fuerte, y empiezan a surgir músicos con un dominio del acordeón que asombra a mucha gente. 
JM: Músicos autodidactas. 
DT: Es el caso de Ñico Lora, a quien de niño lo subían en una mesa para que tocara con la maravilla que sabía hacerlo. 
JM: Ciertamente. 
DT: Eran músicos formados porque el primero que tuvo el acordeón enseñó a otro, y eso es la tradición. Todavía no existe una academia donde se aprenda el acordeón; se aprende a través de la enseñanza que da un maestro práctico a otro. ¿Pero cómo es posible, casi ciento cincuenta años después de haber llegado el acordeón a la isla? Eso es la tradición. A comienzos del siglo XX empieza el otro fenómeno, que es el tecnológico: surge el gramófono, empiezan a surgir los discos y los medios de transmisión de los discos; en el país, con la ocupación de Estados Unidos en 1916 llegó la Victrola ―en algunos sitios le llaman vellonera―, y los discos que sonaban en las velloneras. Eso permitió la grabación de merengues (todavía la bachata no existía como género musical). Cuando se produce la llegado de Trujillo al poder ya había merengues grabados, y ya existían temas musicales que sonaban, había varias emisoras; el sistema de radiodifusión surgió en Pittsburgh en 1920, y ya en 1924 estaba aquí en Santo Domingo. Fuimos uno de los primeros países de América y del mundo en tener sistemas de radiodifusión. 
JM: Ciertamente. De modo que el apogeo de la tecnología en nuestro país viene desde muy temprano. 
DT: Y por eso es que yo sostengo que no es Trujillo el que lleva el merengue adonde está, como han planteado algunos. 
JM: Eso te iba a preguntar: ¿acaso es un mito más sobre Trujillo decir que él es una especie de “padre” del merengue? 
DT: Eso es una falacia. Eso es parte de la mitología que se creó en torno a Trujillo, a quien se proyectó como el “Benefactor de la patria”. 
JM: Mitología en pro, pero también hay una mitología en contra de Trujillo, pienso yo. 
DT: Bueno, reduciéndonos al ámbito del merengue, Trujillo lo que hace es abrazar algo que él ve que tiene un amplio apoyo popular; Trujillo tenía una inteligencia innata sobre lo que es el dominio de la sociedad; incorpora el merengue porque ve que gusta. 
JM: Lo incorpora en su primera campaña presidencial, en 1930. 
DT: Exactamente. 
JM: Tenía un gran sentido de la propaganda como instrumento de captación de adeptos. 
DT: Si duró treinta y un años en el poder es porque conocía bien la idiosincrasia del pueblo dominicano, y ya el merengue era parte de esa idiosincrasia. 
JM: Cosa en la que también se esforzó Balaguer. 
DT: Precisamente su continuador. Bueno, cuando los músicos nacionalistas en 1918 (y años siguientes) ―estoy hablando de Juan Francisco García, Julio Alberto Hernández, Peña Morell, etc.―, comienzan a hacer versiones de merengue, pero a su manera estilizada, con música erudita, y lo llevan a los salones, se despierta un gran interés porque ya se sentía que era el género que representaba la soberanía en un país ocupado por una potencia extranjera. Entonces el merengue empieza a ser sentido como símbolo de la dominicanidad. Comienza durante la época de la ocupación. Como durante ese período es que se produce el surgimiento y expansión de los medios de comunicación radial y de sonido en las viviendas, como el sistema de Victrolas que servía para hacer fiestas sonando los discos, eso permitió que el merengue se posicionara como lo que actualmente es: como un símbolo de la identidad dominicana; y que llegara convertirse en un producto de consumo masivo, puesto que el sistema de transmisión permite que un mismo tema suene al mismo tiempo en muchísimos lugares. Pasó a formar parte de la cultura de masas en la República Dominicana. Con la bachata ocurrió más fácilmente, porque si al merengue eso le costo casi un siglo, a la bachata le costo probablemente dos o tres decenios. 
JM: Correcto. 
DT: Porque la bachata surge cuando ya en el país había muchísimas emisoras, estaban inventados los discos de pastas, y los sistemas de velloneras para sonarlos existían en todas partes. 
JM: De hecho, a una emisora se debe su difusión inicial, que fue Radio Guarachita. 
DT: Correctamente. La bachata se beneficia de esos adelantos tecnológicos y pasa inmediatamente a una amplia difusión. 
JM: A propósito de bachata, Darío, ¿compartes tú el criterio que en estos días se ha estado blandiendo en los medios de comunicación, según el cual la bachata contribuye en forma importante al elevado índice de violencia intrafamiliar en la República Dominicana? 
DT: Yo creo que eso es una visión demasiado parcial. Porque igualmente podemos decir que la bachata contribuye a las uniones matrimoniales que se dan en las zonas marginales y rurales, concitando esa emoción y ese sentimentalismo que despierta la canción en las personas que comienzas a enamorarse. 
JM: Pero acuérdate que la bachata es básicamente la canción que habla de despecho, de amargue, no es tan romántica como pudiese ser el bolero en algunas de sus manifestaciones. 
DT: Tiene peso fuerte de despecho, de amargue, de sufrimiento, de dolor, de tristeza, pero también tiene una gran fuerza emotiva en cuanto a la pasión, la pasión amorosa; no es solamente, digamos, la parte negativa de los sentimientos, sino también la parte positiva, la devoción por la mujer que admiro, que amo, que quiero, que desearía tener. Desde un principio la bachata se definió como música, mujeres y ron. En un juicio que se hizo hace mucho tiempo en un tribunal, el juez preguntó a un personaje: “¿Y qué es eso de bachata?”, y el cuestionado dijo: “Adio, romo, tambora y cueros”. 
JM: Exacto. 
DT: En nuestro país las festividades vinculan un aspecto hedonístico como es la bebida alcohólica con la música y la relación amorosa, a través de la mujer. Pero por el hecho de que la bachata contenga tristeza, exprese despecho, de ahí tú no puedes colegir que eso induce a la criminalidad de los hombres; no, yo pienso que hay que ver otros factores; la sociedad dominicana está en un proceso de cambios; el hombre dominicano común no esta preparado en su totalidad para asimilar el proceso de independencia de la mujer del hombre, con respecto a la dependencia que tenía antes. Esto es un tema más delicado. 
(Pausa). 
JM: Darío, hemos estado tocando algunos puntos, entre ellos varios que no parecen resistir contradicción. Ahora te voy a plantear uno que para mi es sumamente contradictorio, o tal vez todo lo contrario, estoy convencido de que no hay un juicio que lo contradiga. Se trata de la perdida progresiva de calidad, no sólo en las estructuras musicales del merengue actual, sino también de la bachata. Además de esa pérdida en términos rítmicos –progresiva, insisto–, creo que hay una pérdida considerable de la calidad en las letras. A mi me avergüenza –te lo digo francamente– el que se hable en otros contextos del merengue –y lo voy a decir claramente contigo aquí– como expresión de lo que fabrican a machetazos, como me decía un gran músico dominicano contemporáneo, un Tulile o un Toño Rosario. Yo creo que debido a esa pérdida progresiva que hemos venido experimentando en la calidad de nuestra música, fue que precisamente Puerto Rico casi se adueñó del merengue, hace apenas un lustro, cinco o seis años atrás. Con artistas de la calidad de Juan Luis Guerra, que en efecto tú lo planteas como la síntesis superadora de esas dificultades, junto a Víctor Víctor y otros importantes compositores e intérpretes dominicanos, hemos tenido un respiro y un hálito de esperanza. Pero, ¿qué crees tú que ha pasado para que lleguemos a comercializar a tal extremo la vulgaridad, la pérdida palpable de calidad de nuestra música? 
DT: Eso es un fenómeno que, para mi, responde a dos cosas. Uno, a que hay un mercantilismo espúreo que se está desarrollando, que ve la música simplemente como un objeto de comercio y cuyo destino es hacer dinero lo más rápido posible, sin pensar en arte, que es lo que originalmente es la música. 
JM: Claro. 
DT: Los empresarios que promueven este tipo de merengue y de bachata lo que buscan sencillamente es su beneficio personal, y para eso se apoyan en el segundo elemento, que es la existencia de una subcultura marginal urbana, es decir, un segmento de la población que por niveles de instrucción y por distintos factores, todavía sigue apegada o se puede apegar a las modas, que son también creadas producto de los manejos comerciales. Ese segmento de la población es el que sirve como eco para que pueda tener éxito comercial lo que se vende. Yo pienso que los productores, cuando toman uno de estos grupos o uno de estos artistas, dicen: “¿Qué es lo que vende?”. Bueno, pero Juan Luis Guerra vende mucho más; ahora, ellos no pueden competir a nivel internacional, entonces tratan de vender aquí estos productos con una simple finalidad lucrativa, pero no apoyándose en las cosas positivas que tiene el pueblo dominicano, sino en muchos elementos banales, triviales, obscenos, negativos. Por ejemplo, aquí se recurre mucho a un sistema que es la payola; vi en la prensa en estos días que hay muchísimos temas buenos que están en la radio, recientes, y no suenan. Pero están grabados, ¿y por qué no suenan? Bueno, porque el sistema de radiodifusión en este país está controlado de una manera tal que el que no paga no suena. 
JM: Es una barbaridad. 
DT: Eso es lo que está pasando. Por eso yo digo que hay un problema en la política cultural que puede funcionar en la radiodifusión, porque ese tipo de cosa no debería existir. 
JM: Es una corruptela más del sistema, ¿no? 
DT: Fíjate, aquí es difícil que tú escuches los merengues grabados con anterioridad, en los años 50, los 60... ¿Tú sabes los buenos merengues que aquí se grabaron? ¿Y por qué no suenan en la radio? Porque hay un sistema de comercialización que funciona desde las disqueras, los sistemas de grabación, las bandas y los sistemas de difusión. Y por supuesto, la gente, que muchas veces no tiene suficientes niveles de instrucción, se lleva de lo que los medios de comunicación le difunden. Ahí surge la moda. Eso no es lo que proyecta la dominicanidad, no es parte de la tradición dominicana, no es lo que promueve la identidad cultural dominicana. Yo creo que al contrario, eso lo que hace en muchas partes del mundo es que genera vergüenza para los mismos dominicanos. 
JM: Nos ridiculiza, lógicamente. 
DT: Mucha gente dirá: “¿Y eso son los dominicanos? ¿Esa es la cultura dominicana?” 
JM: “¿Y eso es música?”. 
DT: Claro que no nos representa. Por eso, tienen más éxito los extranjeros que se apropian del merengue, como tú bien dices en el caso de Puerto Rico, y se llevan las preseas internacionales, como el caso de Olga Tañón. Yo no critico que ella se lleve las preseas, porque ella está haciendo el merengue que deberíamos estar haciendo aquí… Estos empresarios deben preocuparse, igual que los dueños de las emisoras, de que realmente se proyecte lo que tiene calidad. En este país estamos recibiendo tres millones de turistas todos los años, muchos de los cuales se llevan música dominicana; ¿y qué queremos que se lleven como expresión de la dominicanidad, de la cultura dominicana? ¿Ese tipo de música de “baja calaña”, como se diría popularmente? Yo pienso que ese no debe ser el aporte que hagan los dueños de las emisoras y de las productoras discográficas. Debemos preocuparnos por proyectar lo bueno, y hay muchas cosas buenas. Yo estoy seguro de que en el merengue hay muchas cosas buenas. 
JM: Claro que si. 
DT: Se están haciendo mezclas de merengue con el jazz, con el rock... Se está haciendo merengue sinfónico... 
JM: Correcto. 
DT: Yo creo que eso vale la pena más que este tipo de versiones que aparentemente se apoyan en ciertas parte del folclor. 
JM: Pero hay un merengue, por ejemplo el de Kinito Méndez, apoyado en la música raíz, y es buena música y es música bailable. 
DT: Claro. 
JM: Lo que yo no comparto son estos merengues disfásicos, o prácticamente afásicos, que se basan en una sola frase y en un machacar, una estructura rítmica que no tiene ningún sentido. 
DT: Eso lo que hace es que deteriora el que se pueda conservar este género como la expresión de la dominicanidad. Porque llega un momento en que mucha gente del pueblo no se identifica con esto y dice: “Eso no es música”. 
JM: Ojalá que cada día menos parte de la población se identifique con esa execrable expresión musical. 
DT: Esa es la música desechable, igual que los platos, los cubiertos… 
JM: Ojalá que sí, y que lo auténtico dure y se conserve, como en efecto tú lo haces en La pasión danzaria, Darío. Gracias por haber estado aquí con nosotros esta noche, te deseamos muchos éxitos. 
DT: Gracias a ti por haberme acogido en tu programa, que valoro mucho y pienso que hace una gran labor en el país. 
JM: Sé que estás desarrollando varios proyectos de investigación. Estamos esperando ya los resultados.

Alejandro Jadad, el científico colombiano que en el 2005 fue escogido por ‘Time’ como uno de los genios que cambiarán el planeta en este siglo, se ha convertido en uno de los teóricos más reconocidos en el campo del bienestar integral, que incluye el concepto de una buena muerte.

¿Qué es la muerte?

La respuesta obvia sería que es lo que sucede a partir del momento en que termina la vida. Pero esto complica las cosas, porque no tenemos claro qué es la vida y dónde se acaba. Por eso prefiero que nos enfoquemos en la muerte humana, que puede conceptualizarse como el cese permanente de nuestra conciencia o capacidad para reconocernos como personas y percibir nuestras acciones e ideas. La muerte es cuando se calla del todo nuestra voz interna.

¿Por qué tememos morir?

Es una pregunta importante, pero imposible de responder. Lo cierto es que la mayoría cree que no le teme a la muerte, sino a la forma como morirá y al sufrimiento de sus últimos días. Aunque desde el punto de vista biológico el miedo a la muerte se ha relacionado con un mecanismo muy efectivo de autoprotección y conservación de la especie, desde lo psicológico es la máxima expresión de la capacidad humana para entender que se puede dejar de existir y transformarse en nada. Y esto genera un cuestionamiento inevitable sobre el sentido de la vida, la percepción de insignificancia y la frustración de sentir como absurdo todo lo que se hace. Esto es aterrador para nuestro ego.

¿Tener la certeza de morir no le resta brillo a la vida?

La certeza de morir es el mayor incentivo que tenemos para lograr una vida plena, feliz, llena de amor y disfrutada al máximo.

Martin Heidegger decía que vivir para la muerte es una existencia auténtica. ¿Qué piensa de eso?

Estoy de acuerdo. Heidegger, uno de los filósofos más influyentes del siglo XX, probablemente se inspiró en otros filósofos. Séneca, por ejemplo, dijo: “Quien no sepa morir bien vivirá muy mal”. Hace casi 500 años, Montaigne exhortó a que entendiéramos que se es verdaderamente libre solo cuando se aprende a morir y, más recientemente, el inglés Simon Critchley invitó a que tengamos la muerte en la boca, en las palabras que se dicen, en los alimentos que se comen y en las bebidas que se toman. Solo así se puede eliminar el terror que invade al pensar en la muerte y, de paso, vivir de manera plena y auténtica.

Heidegger también decía que la muerte es irrepetible, irreferenciable e irrebasable...

Él propuso la existencia del ‘dasein’ (término alemán), que es como el ser-ahí, con lo que da a entender que el ser humano ha sido arrojado en el mundo al nacer y en un momento dado es capaz de notar su existencia y preguntarse sobre su propio ser. Este ente está hecho de posibilidades infinitas, donde la única cierta y que es parte de todas las demás es la muerte. En este sentido, el ‘dasein’ puede reconocer que la muerte es irrepetible, porque sucede una vez en cada persona; irreferenciable, porque nadie puede morir por otro; inminente, porque puede ocurrir en cualquier momento, e irrebasable, porque no hay nada después.

Los médicos se encargan de decirle a la muerte: “aún no”. ¿No cree que a veces se exceden?

Casi siempre. Y esto resulta de la presión que reciben desde muchos ángulos. Por un lado están los seres queridos del que está muriendo, que piden hacer todo lo necesario para mantenerlo con vida por el temor a perderlo para siempre. Aquí actúa el remordimiento por haber dejado de decir o de hacer cosas importantes y la imposibilidad de tener más tiempo. Pero también está la educación que ha recibido el médico, en la que se considera la muerte como una enemiga a la que hay que vencer a toda costa. La verdad es que esto acarrea más sufrimiento para todos los involucrados, por la simple razón de que la muerte no es curable. A lo anterior se suma el imaginario de la gente, que considera que la medicina es capaz de derrotar la muerte, así como el complejo corporativo que se lucra de mantener vivas a las personas moribundas.

Usted ha estudiado el comportamiento de los profesionales de la salud frente a la muerte. ¿A qué conclusiones ha llegado?

Mi interés se disparó en un evento médico en Gran Bretaña, en el 2011. Allí les pedí a los cientos de profesionales de la audiencia que levantaran la mano si les gustaría morir como sus pacientes. No vi una sola arriba, y mi sorpresa fue mayúscula. Entonces llegué a una conclusión tajante: la mayoría de la gente está muriendo mal. Lo que se confirma con muchos estudios. Y el otro hallazgo fue más sorprendente: los médicos no mueren de forma diferente a sus pacientes, mueren tan mal como el resto.

¿Qué es morir bien?

Tengo el privilegio de liderar la Iniciativa Global para una Buena Muerte, que busca determinar las condiciones mínimas que todo ser humano debe tener en los últimos momentos de su vida. Después de analizar todas las publicaciones científicas al respecto, hemos identificado diez condiciones fundamentales a la hora de hablar de una buena muerte, independientemente de la cultura, de las creencias o de las condiciones socioeconómicas. Entre ellas están morir en el sitio que la gente prefiera, tener autonomía sobre las decisiones médicas, tener la posibilidad del suicidio asistido o la eutanasia, evitar las medidas artificiales innecesarias, controlar el dolor y el sufrimiento emocional, permitirse el desarrollo de la espiritualidad y las manifestaciones religiosas, estar al lado de la familia y los amigos, no ser una carga para las otras personas y ser conscientes del significado de lo que está sucediendo.

¿Qué les dice a los colegas que se enfrentan a diario con la muerte?

Que la muerte se debe ver como una amiga. Que deben realizar esfuerzos para desmedicalizar la vida; que es necesario entender que una buena muerte es posible para todas las personas con los recursos que se tienen, para lo cual es fundamental alinear a todos los actores para hacerlos más compasivos. Todo esto es posible, y hay experiencias que lo demuestran. Mejorar las condiciones para morir con los menores costos económicos, emocionales y de sufrimiento es factible y está en las manos de todos los médicos.

¿Puede haber muerte feliz?

Está probado. Cuando la gente entiende que le queda poco tiempo decide que la prioridad máxima es buscar la felicidad hasta la muerte. Una muerte humanista es la que sucede cuando se protege la capacidad de amar y ser felices hasta el final. Para lograr eso es importante contar con un grupo de personas que acompañe el proceso con sinceridad. En uno de los casos que tuve el privilegio de facilitar, la persona pasó sus últimos días recibiendo masajes en los pies por parte de su pareja, quien le leía poemas de Neruda mientras ella se tomaba las medicinas para el dolor en batidos de sus frutas favoritas. Esto requirió mucho menos esfuerzo y gastos que una mala muerte en una unidad de cuidados intensivos.

Y si eso es tan fácil, ¿por qué se hacen otras cosas?

Porque se nos ha expropiado la vida hasta el último suspiro, como lo dijo Iván Ilich ya hace más de 40 años. Hasta hace poco la muerte se consideraba algo natural e inevitable, que requería preparación individual, familiar y social; incluso había manuales para guiar este proceso. Pero cuando se descubrieron la penicilina y otras herramientas para curar, la humanidad tuvo clara su capacidad para hacerle frente a la muerte a gran escala. Ese éxito de vencer las causas de muerte prematuras hizo creer que se podía hacer lo mismo con todas las enfermedades mortales. Esto les dio a la ciencia y la medicina la autoridad y la responsabilidad para lograrlo.

¿No le parece macabro haber puesto en escena su propia muerte?

Al contrario. Ha sido una de las experiencias más maravillosas de mi vida. Creé una junta directiva personal, incluyendo a Martha, mi esposa, a nuestras hijas y a un par de asistentes de la universidad, y los invité a apoyarme para lograr ciertos niveles de salud y felicidad en el tiempo que me quedara. Esto fue después de que se me descartó un cáncer de colon.

¿Dice ‘experiencia maravillosa’?

Cuando cumplí 50, en el 2013, tuve una ceremonia privada con nuestra familia nuclear. Después de los 15 minutos encerrado en el ataúd, fue maravilloso cuando mi familia lo abrió y me ayudó a salir. Decidí que a partir de ese momento me arrojaría al mundo como un ser auténtico, consciente de mi muerte y dispuesto a explorar todas las posibilidades para vivir plenamente. Desde entonces, he dividido el tiempo en el que estoy despierto en periodos de una hora que he llamado unidades de vida, en las que acepto la invitación de Nietzsche a imaginar que un ser con poderes mágicos nos ofrece la oportunidad de repetir la vida un número infinito de veces, sin poder cambiar nada, por pequeño que sea. Esto, para darnos cuenta de que sería horrible repetir infinitamente lo que ya vivimos.

10 condiciones fundamentales a la hora de la partida definitiva

- Morir en el sitio que la gente prefiera.

- Tener autonomía sobre las decisiones médicas.

- Tener la posibilidad del suicidio asistido o la eutanasia.

- Evitar las medidas artificiales innecesarias.

- Controlar el dolor y el sufrimiento emocional.

- Permitirse el desarrollo de la espiritualidad y las manifestaciones religiosas.

- Estar al lado de la familia y los amigos.

- No ser una carga para las otras personas.

- Ser conscientes del significado de lo que está sucediendo.

Fuente: Diario El Tiempo Colombia

Correr es tanto un desafío mental como físico. Por eso es importante utilizar técnicas mentales para mejorar tu rendimiento. En la siguiente nota presentamos algunos consejos.  

1. Visualiza tu éxito 

Tomarse el tiempo para caminar mentalmente a través de un entrenamiento duro antes de abordarlo puede ayudarte a manejar el problema real con más confianza y facilidad, dice la doctora Ariane Machín, psicóloga deportiva y ex corredora profesional. Antes de ponerte a ello, cierra los ojos y usa los cinco sentidos para comprender cómo serán esos momentos especialmente difíciles para después visualizarte superándolos, nos recomienda.

Imagina tus músculos al máximo, el sonido de tu respiración, la carretera o la pista que ves delante de ti, el aire contra tu piel… y demás.

Con solo visualizar tu experiencia, puedes activar las mismas neuronas motoras que se disparan en el momento de la vida real. 

"Visualizar es sentirse cómodo con sentirse incómodo". La gente se pone nerviosa por la incomodidad de una situación anticipada. Pero si intencionalmente te ves incómoda, estarás mejor preparada para manejar esa incomodidad con calma y confianza cuando surja. 

La única advertencia con la visualización: debes limitarte a las cosas que puedes controlar. No puedes controlar el clima, por ejemplo, así que no pierdas el tiempo visualizando un día soleado y sin nubes. Pero puedes controlar cómo reaccionas en la parte más desafiante de un entrenamiento y eso es exactamente en lo que debes concentrarte.

2. Analiza tu progreso

Recibir comentarios en directo sobre tu progreso, ya sea en forma de medición de ritmo medio, distancia, pendiente o minutos, puede ser una herramienta de motivación increíble, dice Machín. Por ejemplo, puede sentirte como una basura total al mirar el reloj y ver que solo has recorrido medio kilómetro. O bien, darte cuenta de que, a pesar de que te sientes fatal y tu ritmo ideal está muy lejos, has logrado correr ya tres kilómetros.

El reloj adecuado puede ser como "un pequeño entrenador en la muñeca", agrega Verrengia. "Puede ayudarte a mantenerte motivada". Además, tener los datos en el futuro puede proporcionarte una sensación adicional de satisfacción cuando te das cuenta exactamente de cuánto has logrado realmente. "Puede proporcionar un impulso de confianza", dice Verrengia, que puede extenderse a tu próximo entreno o carrera.

3. Reformula tu dolor

Correr duro no es exactamente una experiencia agradable. Cuando tus pulmones están al máximo, tus cuádriceps en llamas y tu cuerpo te grita que te detengas, es natural que conectes estas desagradables sensaciones con pensamientos igualmente desagradables, como "estoy fuera de forma" o "esto duele demasiado", dice Machín.

Pero este tipo de diálogo interno negativo no es productivo, y concentrarse en el dolor de esta manera probablemente hará que parezca mucho peor. En cambio, atribuye el dolor a ganancias positivas, como que tus cuádriceps están ardiendo porque tus piernas se están volviendo más fuertes; o estoy respirando con dificultad porque estoy construyendo mi cardio.

Este simple cambio mental proporciona un propósito muy necesario. 

4. Metas cortas 

Divide la meta en trozos más pequeños. En lugar de insistir en el hecho de que todavía te quedan ocho kilómetros en el largo plazo y los cuádriceps ya están temblando, piensa en cuatro carreras de dos kilómetros o incluso ocho carreras de un kilómetro.

Simplemente corre el kilómetro en el que estás. Estos mini objetivos lo hacen más fácil y transforman un ejercicio abrumador en una experiencia totalmente adquirida. 

También puedes hacer esto con puntos de referencia visuales. Si desea dejar de correr anticipadamente, elige un punto de referencia no tan lejano como una farola, y repite que solo tienes que correr hasta ese punto. 

5. Pensamientos positivos  

Ten a mano una palabra o frase inspiradora para repetir durante los momentos especialmente duros. Algo tan simple como "vamos" o "soy fuerte" o "yo puedo" pueden proporcionar una gran motivación.

El objetivo de estas señales es "inducir un cierto estado e incitarte a entrar en acción. Repetir mensajes positivos una y otra vez en la cabeza también puede acallar las dudas que tienden a aparecer en los momentos difíciles. 

6. Recuerda victorias previas

Recordar triunfos pasados puede darte el impulso de confianza que necesitas para seguir. 

Tanto si se trataba de unas cuestas especialmente duras que hiciste con facilidad o si se seguiste en carrera manteniendo el ritmo a pesar de los problemas. 

Fuente: Runner's World

martes, 13 de noviembre de 2018

Frases de Stan Lee

"Un gran poder conlleva una gran responsabilidad" (la frase que el tío Ben pronunció a Peter Parker estuvo inspirada en el último discurso público del presidente Franklin D. Roosevelt, en 1945, dos días antes de morir).

"Soy un actor frustrado, así que voy a intentar derrotar a Alfred Hithcock en su número de cameos. Voy a romper su récord" (Lee realizó más de 40 cameos en las diversas series y películas de Marvel; Hitckcock se quedó con un total de 39 cameos en 53 de sus películas).

"Tener una idea es lo más fácil del mundo. Todo el mundo tiene ideas. Pero tienes que tomar esa idea y convertirla en algo a lo que la gente responderá, eso es difícil".

"El único consejo que puedo dar es, si quieres ser escritor, escribe. Y lee mucho, lee todo lo que puedas".

"No tengo inspiración. Sólo tengo ideas. Ideas y plazos".

"Si estás interesado en lo que haces, ¡eso te hace seguir continuando!".

"Solía ​​avergonzarme porque sólo era un escritor de cómics, mientras que otras personas construían puentes o pasaban carreras médicas. Y luego comencé a darme cuenta: el entretenimiento es una de las cosas más importantes en la vida de las personas. Sin ello, podrían irse al extremo profundo. Creo que si eres capaz de entretener a la gente, estás haciendo algo bueno".

"Soy sólo alguien que intenta escribir cosas que entretienen a la gente. Y si puedo hacerlo de una manera que los haga preferir emular al tipo bueno que al malo, me hace feliz".

"Siempre me imagino que no soy único, y algo que me complacerá, ojalá le complacerá a muchas otras personas que tienen los mismos gustos que yo".

"La vida nunca está completamente sin sus desafíos".

"Aquiles, sin su talón, hoy ni siquiera sabrías su nombre".

"A todos nos gustaría tener superpoderes ya que a todos nos gustaría más de lo que podemos hacer".

"Nunca pensé que Spider-Man se convertiría en el icono mundial que es hoy en día. Sólo esperaba que sus cómics se vendiesen bien y me hicieran mantener mi puesto de trabajo".

"Todos necesitamos un ídolo, y a veces hay que buscarlo en la ficción".

"¡Excelsior!".

"Si Shakespeare y Miguel Ángel estuviesen vivos hoy en día, y si ellos decidiesen elaborar un cómic, Shakespeare podría escribir el guion y Miguel Ángel dibujarlo. ¿Alguien pondría en duda que esto no sería una forma de hacer arte?".

"Resulta que ahora quieren hacer una película de mi vida y yo me pregunto, '¿Qué demonios estarán escribiendo en el guion? Nunca he sido arrestado, no he tomado drogas y sigo con la misma esposa desde hace 54 años… ¿Dónde está el interés?'".

"No veo la necesidad de retirarme siempre y cuando me lo esté pasando bien".

"Cada día hay un nuevo desarrollo ... no hay límite para las cosas que están ocurriendo".

domingo, 30 de septiembre de 2018

Tiempos de ajuste económico

Son tiempos de ajuste económico, y no solamente para el gobierno, sino para todos. La realidad exige actuar en forma planificada e inteligente; tomar decisiones que protejan las finanzas personales y familiares.

Con ese espíritu, leí recientemente un libro corto, práctico y claro, titulado Usted necesita un presupuesto, donde el autor, el estadounidense Jesse Mecham, expone una metodología de administración financiera personal desarrollada por él, conocida como YNAB (por las siglas en inglés del título). Seguidamente haré una breve síntesis de este sistema, sin perjuicio de recomendar la lectura del libro completo, que está escrito para el público en general, empleando un lenguaje llano y acudiendo con frecuencia a experiencias de vida del propio autor.

El método YNAB está basado en cuatro reglas básicos, que procuraré exponer de forma adaptada al medio costarricense.

La primera se puede enunciar así: “Asígnele un trabajo a cada colón”. En esencia, este mandato implica preparar un presupuesto en el que todo –e, insisto, todo– su dinero disponible esté asignado a propósitos claros y específicos. Ello requiere efectuar un ejercicio concienzudo de definición de prioridades y distribución de montos.

El primer paso consiste en revisar sus estados de cuenta bancarios y otras reservas para precisar el monto exacto de dinero a su alcance. Luego, debe preparar una lista de gastos, comenzando por sus obligaciones impostergables (pago de servicios públicos, gastos de vivienda y alimentación, amortización de deudas, etc.), asignándoles las sumas que requieran.

Seguidamente, hay que prever el financiamiento de lo que Mecham llama “expensas reales” (que explicaré junto con la segunda regla). Después vendrán las metas a mediano y largo plazo (p.ej., compra de un vehículo, un viaje, etc.) y, finalmente, los gastos correspondientes a lo que podríamos denominar “estilo de vida” (salidas a comer, al cine y así por el estilo).

Este ejercicio se debe efectuar hasta que no quede un solo céntimo que no tenga un destino y, luego, hay que repetirlo cada vez que se reciban nuevos ingresos. De este modo, será posible orientar las decisiones de consumo futuro sobre el conocimiento de la disponibilidad real de recursos y evitar los gastos impulsivos e irresponsables.

Otros compromisos. La segunda regla es “anticipe sus expensas reales”. Este principio parte de tener claro que nuestros gastos –y, por ende, las asignaciones presupuestarias que debemos hacer– van más allá de aquellos que afrontamos quincena a quincena o mes a mes, para incluir también otros compromisos para los cuales debemos ir preparándonos con antelación. Por ejemplo, quienes posean un vehículo, deberán anticipar el ineludible pago de seguros y derechos de circulación a fin de año; los propietarios de inmuebles deben tener en cuenta los respectivos impuestos y servicios municipales, en forma trimestral; y así sucesivamente.

La idea es que, para todas estas erogaciones, se separe un monto regular, de manera que cuando llegue el momento de pagarlas se cuente con la suma completa. Lo mismo aplica para otras circunstancias imprevistas para las cuales se recomienda ir alimentando, hasta donde sea posible, una reserva de contingencia que permita minimizar el impacto de posibles sorpresas futuras.

En tercer lugar, “ajuste el rumbo”. El presupuesto no es un objeto estático e inflexible, debe enmendarse a medida que la cambiante realidad nos lo exija. Hacer modificaciones en el presupuesto no significa que uno se haya equivocado previamente, sino que tenemos la capacidad de adaptarnos a los desafíos que la vida siempre nos trae. Al igual que ocurre con la selección natural biológica, la supervivencia financiera depende de nuestra habilidad de adaptarnos al entorno y rectificar el curso en el momento necesario.

Ingresos adicionales. Finalmente, la cuarta regla es “añeje su dinero”. El método YNAB pregona la necesidad de romper el ciclo de “vivir de quincena en quincena” gastando el dinero a medida que se recibe o, peor aún, disponiendo anticipadamente de sumas que todavía no se han percibido, endeudándose por medio de préstamos o del uso de tarjetas de crédito.

De esta manera, la idea es poner en práctica toda oportunidad que se tenga para generar ingresos adicionales (p.ej., vender cosas innecesarias), así como aprovechar recursos extraordinarios (el aguinaldo, el salario escolar, quizás hasta algún premio de lotería) y reducir gastos para reforzar el presupuesto de modo que, idealmente, hacer los pagos del mes con dineros recibidos al menos un mes antes. De esta manera, en vez de tener un puñado de facturas esperando que llegue el dinero para pagarlas, se tenga un puñado de dinero esperando que lleguen las facturas.

Siguiendo en forma consistente y disciplinada estos cuatro mandamientos, el método YNAB promete ayudar a ordenar las finanzas, generar ahorro y, en última instancia, aliviar el estrés asociado a la inevitable necesidad de afrontar las obligaciones económicas que todos tenemos.

Ponerlos en práctica no será necesariamente fácil, pero ciertamente será menos difícil que afrontar esas necesidades por vías más dolorosas, como ahogarse en préstamos o afrontar elevados pagos de tarjetas. ¡Buena suerte!


Por Christian Hess Araya.

jueves, 30 de agosto de 2018

Frases de Neil deGrasse Tyson


10. Sobre el optimismo
"Soy optimista. Veo que cada vez menos gente acepta pensamientos raros sobre el mundo. El cambio no está en que la gente diga cosas estando informada. El cambio está en que si estás en poder de decir algo de forma informada, hay gente que te pedirá que demuestres cómo te has informado."

9. Seres superiores y el diseño inteligente
"Cada explicación de un poder superior que he visto descrita, de todas las religiones que he visto, incluyen muchas afirmaciones respecto a la benevolencia de ese poder. Cuando miro al universo y veo todas las formas en que el universo puede matarnos, encuentro difícil de reconciliar con la declaración de benevolencia."


8. Cómo la sociedad educa a niños y adultos
“Pasamos el primer año de la vida de un niño enseñándole a caminar y a escribir, y el resto de su vida a guardar silencio y sentarse, algo no funciona bien.”

7. El uso de combustibles
"Si los extraterrestres nos visitaran, me daría vergüenza decirles que todavía extraemos combustibles fósiles como fuente de energía."

6. La importancia de invertir recursos en la investigación científica
"Estoy tratando de convencer a las personas —no solo el público en general, también a quienes están en el poder— que invertir en la investigación y exploración científica, por muy poco relevante que parezca en relación a lo que sucede hoy en día, es una forma de reunir semillas para plantar y cosechar en el futuro."

5. El deber de un educador
"Como un educador mi deber es hacerte pensar, de tal forma que puedas seguir adelante y entender mejor cómo funciona el mundo."


4. Quien gobierna el planeta
"En un centímetro linear del colon inferior residen y trabajan más bacterias (unas 100 mil millones) que todo los humanos que han nacido a lo largo de toda la historia. Aún así hay personas que siguen creyendo que somos nosotros los que estamos a cargo de este planeta."

3. Verdad y opinión
"Si quieres afirmar una verdad, primero asegúrate que no es una opinión que quieres desesperadamente que sea una certeza."

2. ¿Qué es la creatividad?
"La creatividad es ver lo que todo el mundo ve y después pensar algo que nunca nadie antes había pensado y lograr expresarlo de alguna forma."


1. Somos parte de algo mucho más grande
"Sí, el universo tuvo un principio y sí, este continua evolucionando. Y sí, cada uno de los átomos de nuestro cuerpo salió del Big Bang en esos hornos termonucleares de gran masa a los que llamamos estrellas. No estamos simplemente en el universo, somos parte de él. Podríamos decir que somos la capacidad que tiene de conocerse a si mismo, y apenas estamos empezando."

Fuente: Hipertextual

martes, 26 de junio de 2018

El bien y el mal no dependen de Dios

Por: Jean Seas Acosta


El 17 de junio se cumplieron 289 años del fallecimiento de Jean Meslier, sacerdote católico de la entonces región rural de Etrépigny, Francia. Dedicó su vida a cooperar en su comunidad y ser un fiel servidor de Cristo y la Iglesia. Un párroco, sin duda, ordinario en la esfera pública.

Sus homilías estaban tan impregnadas del Espíritu Santo que su mensaje llegaba en el momento oportuno a los fieles que lo escuchaban predicar desde el púlpito.

Pero, a pesar de que fue un cura muy correcto y amado por la feligresía, escondía un profundo secreto: en la intimidad de su alma y su razón, no creía en Dios.

Su testamento, legado a nuestra historia gracias a Voltaire, nos ofrece las reflexiones del servidor de Cristo, quien desde la privacidad de su aposento y de su alma, articula una serie de ideas en contra del catolicismo, la religión y el Estado de su momento. Su texto no es solamente una abjuración filosófico-teológica, sino también, y en no menor proporción, un manifiesto político. Se conoce su pensamiento póstumo.

Resulta conmovedor leer cómo Meslier se arrepiente profundamente, en su intimidad, sobre impartir hasta el último de sus días enseñanzas calificadas por él como horribles y absurdas, y en las cuales él mismo no creía. Históricamente, el testamento de Meslier ha sido considerado el texto fundador del ateísmo y el anticlericalismo en Francia.

Reprobación. La crítica a la cristiandad y la religión presente en su testamento es sumamente dura y destructiva. Sus argumentos nacen de una reflexión desde el alma y no de una persecución política. Una religión, dice Meslier, que tolera e incluso aprueba abusos contrarios a la justicia natural y atentatorios contra el buen gobierno y contra el bien común, una religión que da por buena la tiranía de los reyes y los príncipes e impone su pesado yugo a los pueblos no puede ser la verdadera.

Pero la crítica más voraz contenida en su testamento es contra las religiones reveladas.

En otra parte de su testamento dice: si un dios infinitamente poderoso, infinitamente sabio y bueno, hubiese creído necesario revelar una religión, la habría dotado por medio de su infinita bondad y sabiduría de rasgos absolutamente imborrables donde quedara impresa su divinidad. No es que el sacerdote tuviera problemas con los altos mandos eclesiásticos, ni mucho menos, sino que le parecía inconcebible limitar el poder supremo del dios que habían construido los teólogos desde siempre.

La historia del párroco de Etrépigny resulta interesante traerla a nuestros tiempos, pues puede servirnos, aunque sea como ejemplo único, para mostrar que un ser humano ateo no es un individuo peligroso para la sociedad.

En el caso de Meslier es al contrario. Pero, además, otro tipo de reflexión podría decantarse en pensar cómo una sociedad ejerce ciertos mecanismos coercitivos invisibles que obligan al ateo a camuflarse entre los demás.

Máscaras. Desde este punto de vista, suponer que un ser humano “disfrazado de creyente”, y que no recurra a pronunciar repetidamente el vocablo “dios” en sus discursos, es peligroso para la sociedad, es tan falso como admitir que donde hay religión no hay maldad. Existen también personas creyentes que con sus actos dejan dudas sobre la veracidad del dios en el que creen. El valor de la humanidad no debe depender de una filiación religiosa. Debe depender de cómo mediante los actos humanos se habita el mundo y la sociedad. Es momento oportuno de superar la moral teológica preconciliar, que por lo demás es legalista y está desfasada.

A propósito de falsedades y engaños, en la intimidad de sus reflexiones, Meslier nos insta a no seguir dejándonos engañar por los sacerdotes, quienes con el pretexto de conducirnos al cielo y de aseguraros allí la bienaventuranza eterna, nos impiden disfrutar de la verdadera dicha sobre la tierra.

Lo verdaderamente importante consiste en la vida que tenemos asegurada en el ahora y en cómo nuestros actos generan consecuencias aunque sean mínimas.

A la fecha, quizás no resulte necesario saber quién fue el cura Meslier. Porque el legado otorgado es estudiado mayoritariamente por los ateos, mediante el montón de blasfemias y herejías vituperadas a la divinidad y la Iglesia. Lo que sí resulta realmente importante es realizar una introspección y examinar si las ideas ateas de un individuo, que la sociedad juzga como despreciables, necesariamente determinan un actuar malo en el mundo.

jueves, 3 de mayo de 2018

Siete experimentos de pensamiento

El velo de la ignorancia

Este experimento fue ideado por John Rawls en 1971 para explorar nociones de justicia en su libro A Theory of Justice.

Supongamos que usted y un grupo de personas tuvieran que decidir sobre los principios que establecerían una nueva sociedad. Sin embargo, ninguno de ustedes sabe nada sobre quiénes serán en esa sociedad. Elementos como su raza, nivel de ingresos, sexo, género, religión y preferencias personales son desconocidos para usted. Después de que decidas sobre esos principios, entonces serás convertido en la sociedad que estableciste.

Pregunta: ¿Cómo resultaría esa sociedad? ¿Qué significa eso para nuestra sociedad ahora?

Rawls argumenta que en esta situación no podemos saber cuál es nuestro propio interés, por lo que no podemos perseguirlo. Sin ese punto de referencia, sugiere que todos trataríamos de crear una sociedad justa con igualdad de derechos y seguridad económica para los pobres, tanto por consideraciones morales como como un medio de asegurarnos el mejor escenario posible en el peor de los casos cuando salgamos de ese velo. Otros no están de acuerdo, argumentando que sólo buscaríamos maximizar nuestra libertad o asegurar una perfecta igualdad.

Esto plantea interrogantes sobre el estado actual de nuestra sociedad, ya que sugiere que permitimos que el interés propio se interponga en el camino hacia una sociedad justa. Las ideas de Rawls sobre la sociedad justa son fascinantes y pueden ser profundizadas aquí.

La máquina de la experiencia

Robert Nozick inventó este que aparece en su libro Anarquía, Estado y Utopía.

Imagine que los super neurocientíficos han creado una máquina que puede simular experiencias placenteras para el resto de su vida. La simulación es ultra-realista e indistinguible de la realidad. No hay efectos secundarios adversos, e incluso se pueden programar experiencias placenteras específicas en la simulación. En cuanto al placer experimentado, la máquina ofrece más de lo que es posible en varias vidas.

Pregunta: ¿Tenemos alguna razón para no entrar?

Nozick argumenta que si tenemos alguna razón para no entrar en el utilitarismo hedonista, la idea de que el placer es el único bien y que debemos maximizarlo, es falsa. Muchas personas valoran tener experiencias reales o ser una persona que hace cosas en lugar de soñar con hacerlas. No importa cuál sea la razón, si no entras no puedes decir que el placer es lo único bueno, y Nozick piensa que la mayoría de la gente no entrará.

Sin embargo, hay contraargumentos. Algunos hedonistas argumentan que la gente realmente se metería en la máquina o que tenemos un sesgo de status quo que nos lleva a tratar la realidad en la que nos encontramos como más importante que otras, mejores. En cualquier caso, el experimento nos presenta un problema para aquellos que argumentan que sólo queremos placer.

Habitación de María

Un ejemplo de color, ¿estás aprendiendo algo al verlo que no podrías sacar de un libro en blanco y negro?

El filósofo Frank Jackson propuso este experimento de pensamiento en 1982; plantea preguntas sobre la naturaleza del conocimiento.

Mary vive en una habitación en blanco y negro, lee libros en blanco y negro y utiliza pantallas que sólo muestran imágenes en blanco y negro para aprender todo lo que se ha descubierto sobre la visión del color en física y biología. Un día, la pantalla de su computadora se rompe y muestra el color rojo. Por primera vez, ella ve el color.

Pregunta: ¿Aprende algo nuevo?

Si lo hace, entonces muestra que existen qualia, ocurrencias individuales de elementos subjetivos de la experiencia; ya que tuvo acceso a toda la información posible aparte de la experiencia antes de ver el color pero aún así aprendió algo nuevo.

Esto tiene implicaciones sobre lo que son el conocimiento y los estados mentales. Porque si aprende algo nuevo, entonces los estados mentales, como ver el color, no pueden ser descritos completamente por los hechos físicos. Tendría que haber algo más, algo subjetivo y dependiente de la experiencia.

Si ella no aprende nada nuevo, entonces tendríamos que aplicar la idea de que conocer los hechos físicos es idéntico a experimentar algo en todas partes. Por ejemplo, tendríamos que decir que saber todo acerca de la ecolocalización es similar a saber cómo es usarlo.

Este experimento es único de los que están en esta lista, ya que el autor más tarde cambió de opinión y argumentó que ver a María leer no cuenta como evidencia de que existe qualia. Sin embargo, los problemas planteados por el experimento siguen siendo objeto de un amplio debate.

El culo de Buridan

Las variaciones de este experimento se remontan a la antigüedad, esta formulación lleva el nombre del filósofo Jean Buridan, cuyas opiniones sobre el determinismo ridiculiza.

Imagínese un burro colocado precisamente entre dos fardos idénticos de heno. El burro no tiene libre albedrío y siempre actúa de la manera más racional. Sin embargo, como ambas balas están equidistantes del burro y ofrecen el mismo alimento, ninguna de las dos opciones es mejor que la otra.

Pregunta: ¿Cómo puede elegir? ¿Elige o se queda quieto hasta que se muere de hambre?

Si se toman decisiones basadas en qué acción es la más racional o en otros factores ambientales, el asno morirá de hambre tratando de decidir qué comer, ya que ambas opciones son igualmente racionales e indistinguibles entre sí. Si el asno hace una elección, entonces los hechos del asunto no podrían ser todo lo que determinó el resultado, así que algún elemento de azar o libre albedrío puede haber estado involucrado.

Plantea un problema para las teorías deterministas, ya que parece absurdo suponer que el culo se quedaría quieto para siempre. Los deterministas siguen divididos sobre el problema que plantea el culo. Spinoza lo descartó, mientras que otros aceptan que el burro se moriría de hambre. Otros sostienen que siempre hay algún elemento de una elección que la diferencia de otra.

La vida que puedes salvar

Este experimento fue escrito por el famoso pensador utilitario Peter Singer en 2009.

Imagínate que estás caminando por la calle y ves a un niño ahogándose en un lago. Puedes nadar y estás lo suficientemente cerca para salvarla si actúas inmediatamente. Sin embargo, hacerlo arruina sus zapatos caros. ¿Todavía tienes la obligación de salvar al niño?

Singer dice que sí, que tienes la responsabilidad de salvar la vida de un niño moribundo y que el precio no es problema. Si estás de acuerdo con él, eso lleva a su pregunta.

Pregunta: Si usted está obligado a salvar la vida de un niño necesitado, ¿hay una diferencia fundamental entre salvar a un niño frente a usted y uno al otro lado del mundo?

En La vida que puedes salvar, Singer argumenta que no hay diferencia moral entre un niño que se ahoga frente a ti y uno que se muere de hambre en algún lugar lejano. El costo de los zapatos arruinados en el experimento es análogo al costo de una donación, y si el valor de los zapatos es irrelevante que el precio de la caridad también lo es. Si quieres salvar al niño cercano, razona, tienes que salvar al distante también. Puso su dinero donde está su boca, y comenzó un programa para ayudar a la gente a donar a las organizaciones benéficas que hacen el mayor bien.

Hay contraargumentos, por supuesto. La mayoría de ellos se basan en la idea de que un niño ahogado se encuentra en una situación diferente a la de un niño hambriento y que requieren soluciones diferentes que imponen obligaciones diferentes.

Pantano

Los pantanos de Louisiana, ¿hogar de cuestiones de identidad? (Getty Images)

Escrito por Donald Davidson en 1987, este experimento de pensamiento plantea preguntas sobre la identidad.

Supongamos que un hombre sale a caminar un día cuando un rayo lo desintegra. Simultáneamente, un rayo cae sobre un pantano y hace que un grupo de moléculas se reordenen espontáneamente en el mismo patrón que constituyó a ese hombre hace unos momentos. Este "Swampman" tiene una copia exacta del cerebro, recuerdos, patrones de comportamiento como él. Continúa su día, trabaja, interactúa con los amigos del hombre y de otra manera es indistinguible de él. 

Pregunta: ¿Es el Swampman la misma persona que el hombre desintegrado?

Davidson dijo que no. Argumenta que aunque son físicamente idénticos y nadie notaría la diferencia, no comparten una historia casual y no pueden ser iguales. Por ejemplo, mientras el Swampman recordaba a los amigos del hombre desintegrado, nunca los había visto antes. Otra persona los vio y el Swampman sólo tiene sus recuerdos.

Hay objeciones a la idea de que los dos personajes de la historia son diferentes. Algunos argumentan que las mentes idénticas de Swampman y la persona original significan que son la misma persona. Otros, como el filósofo Daniel Dennett, argumentan que todo el experimento está demasiado lejos de la realidad para ser significativo.

Esto plantea problemas para la teletransportación, tal y como se ve en Star Trek y para aquellos que quieren descargar sus cerebros en un ordenador. Ambos casos dependen de que una versión de ti sea creada y otra desaparezca, pero ¿la segunda versión de ti sigue siendo tú?

El violinista de Thompson

Esta fue escrita por Judith Thomson en su ensayo de 1971 A Defense of Abortion. Ella escribe:

"Te despiertas por la mañana y te encuentras en la cama con un violinista inconsciente. Un famoso violinista inconsciente. Se ha descubierto que tiene una enfermedad renal fatal, y la Sociedad de Amantes de la Música ha sondeado todos los registros médicos disponibles y ha descubierto que sólo usted tiene el tipo de sangre adecuado para ayudar. Por lo tanto, te han secuestrado, y anoche el sistema circulatorio del violinista se enchufó en el tuyo, para que tus riñones puedan ser utilizados para extraer venenos de su sangre así como de la tuya. Si ahora está desconectado de ti, morirá; pero en nueve meses se habrá recuperado de su dolencia, y podrá ser desconectado de ti con seguridad".

Pregunta: ¿Estás obligado a mantener vivo al músico, o lo sueltas y lo dejas morir porque quieres?

Thompson, que tiene varios experimentos excelentes del pensamiento a su nombre, dice no. No porque el violinista no sea una persona con derechos, sino más bien porque no tiene derecho a tu cuerpo y a las funciones de preservación de la vida que éste proporciona. Thompson luego amplía su razonamiento para argumentar que un feto también carece de los derechos sobre el cuerpo de otra persona y que puede ser desalojado en cualquier momento.

Sin embargo, su argumento es sutil. No dice que tienes derecho a matarlo, sólo para evitar que use tu cuerpo para sobrevivir. Su muerte resultante es vista como un evento separado, pero relacionado, que usted no tiene obligación de prevenir.

sábado, 21 de abril de 2018

Consejos para mejorar negocio

Son muchos los cambios que podemos hacer en nuestros negocios con el objetivo de lograr una mejora en los distintos ámbitos. Forbes presenta los siguientes diez consejos, en donde destacan controlar los gastos y darle importancia a la web.  

Recomendaciones

Plan de negocio: plantear el proyecto del negocio implica identificar los distintos recursos que se necesitarán y el presupuesto para lograrlo.

Reconocer las oportunidades: Almudena Moreno, de 'Forbes', indica que este punto “no es tarea fácil”, pero estudiar las oportunidades y sus implicaciones puede ayudar a alcanzar el éxito en el negocio.

Controlar los gastos: es importante tener claridad sobre cuáles son los gastos del negocio; esto ayudará a identificar si hay excesos o posibilidades de ahorro.

Estudio de mercado: la mejor manera de incursionar con éxito en un mercado es conocer el público objetivo. “Crear una empresa que esté en la vanguardia de las necesidades o los gustos del consumidor actual será un sinónimo de triunfo”, plantea Moreno.

Atención a los cambios del mercado: aquí es clave que el negocio pueda adaptarse según se modifiquen las tendencias en el mercado.

Foco: nunca hay que perder de vista los objetivos del negocio, pues estos contribuyen a tener claras las acciones que se deben implementar para lograrlos.

Diferenciarse de la competencia: hacer más de lo mismo y de la misma manera no ayudará al éxito. Es importante innovar y ofrecer un valor agregado para que los clientes elijan su producto.

Recursos humanos: “formar una plantilla con las cualidades y los valores que se ajustan a su empresa es fundamental”, afirma Moreno. El recurso humano de una empresa es el motor para alcanzar las metas propuestas.

Publicidad: una publicidad honesta ayudará a convencer al cliente y a destacar las cualidades del producto o servicio.

Importancia de la web: en esta era digital es fundamental no dejar de lado las herramientas en línea que pueden potenciar el negocio. La página web y redes sociales, por ejemplo, son un canal importante para dar a conocer la empresa.

Fuente: Forbes / El Tiempo Colombia 

sábado, 14 de abril de 2018

Paquete de impuestos

Paquete de impuestos para salir del apuro

Por: Walter Coto Molina.

Se repite la historia. Todos corriendo. El agua hasta el cuello. Entonces, más impuestos. Otro paquete. Sin creatividad y sin cambios estructurales. Maquillaje a la tica. Un día le pregunté al ministro de Hacienda si sabía cuántos impuestos tiene el país, y no supo responder.

¿Cuántos hay? En primer lugar, es fundamental preguntar a los que están en esa tarea si saben cuántos tributos hay y cómo se desglosan, adónde van los ingresos de los impuestos existentes, cuántos ingresos genera cada gravamen, qué representan como porcentaje de recaudación, sobre quiénes recae su pago, cómo se controla cada tributo y cuál es la carga fiscal real, incluyendo las cargas sociales.

Los impuestos en Costa Rica son como los abejones de mayo. ¿Cómo nos van a imponer más si no conocen la cantidad que pesa sobre la población? Tenemos impuestos para todos los gustos: renta y ventas. Pagamos timbres a los colegios profesionales. Hay impuestos agrarios, impuestos municipales, un rubro para mantener a la Cruz Roja.

La tramitación del plan fiscal reproduce el método del apuro

Existe el timbre fiscal, el de registro, el topográfico, para fondos de inversión, para remesas, para bienes inmuebles, el selectivo de consumo, el impuesto por consumo de cemento, el de valor aduanero, los de salida de los aeropuertos, el 2 % por alimentos para animales, el 5 % sobre el precio del arroz para financiar a Conarroz, para bebidas carbonatadas, impuesto por venta de alcohol, pago de entre $2 y $3 por semoviente sacrificado, impuestos al combustible, al marchamo, al financiamiento del sistema de vivienda, para mantener el 911, seguro obligatorio de vehículos, para ayudar a los Bomberos, sobre las casas de lujo, de licores, de patentes, rótulos, exacciones por basura, alumbrado, aceras, personas jurídicas, etc.

Los tributos están constituidos por cargas parafiscales, tasas y contribuciones, y todos salen del bolsillo de la gente. Estamos sobrecargados de impuestos, muchos ni se controlan y ni se cobran eficientemente. Muchos legisladores ni saben cuánto es el costo mensual de un empleado de ¢300.000 al mes, pagando las cargas, como el SEM, el IVM, el BP, el AF, el IMAS, el INA, el LPT, el INS, el aguinaldo, las vacaciones, la cesantía y el preaviso.

Los países avanzados como los escandinavos tienen entre 6 y 7 veces menos impuestos que Costa Rica. ¿Por qué no les da la cabecita para simplificar y dejar solamente unos pocos impuestos, que tengan el peso fiscal que se necesite y que sean racionales, se controlen y se cobren con eficiencia?

Exoneraciones. Un segundo elemento obliga al examen riguroso de la enorme cantidad de exoneraciones para reducir aquellas que no sirven al interés nacional. Grasa en demasía. En el 2018, el Estado dejará de recaudar ¢2 billones por exoneraciones, suma que representa el 5,7 % del PIB. Lo asombroso es que los gobiernos siguen promoviéndolas.

En el período de Laura Chinchilla se aprobaron 24 y en el de Arias 25. El Estado de la Nación reciente indica que en estos cuatro años fueron 49. Entre el 2016 y el 2017 se aprobaron 18 exoneraciones. La mayoría no tiene plazo de caducidad. Serán eternas.

Finalmente, un tercer elemento tiene que ver con los disparadores del gasto, que va más allá de las distorsiones en materia de empleo público, que también deben examinarse.

Impresionan los miles de millones de colones que se pagan por comisiones e intereses derivados de créditos no desembolsados. Hay transferencias que el presupuesto ya no aguanta. Es decepcionante determinar cómo se utilizan los fondos públicos. A modo de ejemplo, titulares de La Nación: “MEP gira millones de más a escuelas por error al sumar” (28 de febrero). “Leyes triplicaron las transferencias que debe hacer el gobierno en 12 años y significa 9,6 % del PIB” (8 de marzo). “MEP cerró el 2017 con la peor ejecución en 10 años” (18 de marzo). “Gobierno deja 20 obras inconclusas o sin iniciar” (29 marzo). “Conavi planteó 3 opciones que exigen $124 millones más para seguir trabajos de vía a San Carlos” (8 marzo). “Gobierno no dice cómo tapará inversión hecha en Banco Crédito de ¢131.000 millones”. ¿No será entonces una irresponsabilidad seguir creando tributos para gastar así, sin atender este problema?


La tramitación del plan fiscal reproduce el método del apuro. No hay una propuesta estructural integral. Con las medidas planteadas no llega ni al 1,9 % del PIB. No piensan en transformar el sistema fiscal, lo cual implica hacer cirugía.

Continuamos con un problema mental que nos impide hacer transformaciones profundas. Lo más fácil es administrar los problemas sin resolverlos.

miércoles, 11 de abril de 2018

Fondos pensión crisis

El Foro Económico Mundial, según detalla una nota de BBC Mundo, advirtió que las ocho economías más grandes del planeta tendrán un déficit de US $400 billones para pensiones en los próximos 30 años.

Esa cifra es equivalente a multiplicar por cinco el valor de todas las bolsas de valores del mundo sumadas. Y las noticias sobre los fondos de pensiones de los países en desarrollo, tampoco son nada halagüeñas.

Es decir que muchos de nosotros podríamos tener que vivir de lo que ahorremos.

¿Estás preparado o preparada para hacerlo?

Para ayudarte a encarar esta difícil tarea, el programa de la BBC Business Daily consultó al famoso experto en economía conductual y autor Dan Ariely, de Duke University, en Estados Unidos.

Ariely acaba de publicar "Small change: money mishaps and how to avoid them"(Cambio chico: percances monetarios y cómo evitarlos) y se ha dedicado a estudiar algunos trucos sencillos que podemos usar para incentivarnos a ahorrar.

Malos ahorristas

Para empezar, el experto explicó por qué a muchos de nosotros nos cuesta tanto ahorrar.

"Uno de los principales desafíos de la economía conductual es que el medio ambiente importa, no actuamos simplemente en base a nuestras preferencias. La decisión tiene que ver con aquello que nos rodea", señaló.

Ariely se refiere a todas esas cosas que nos invitan a gastar: desde una cafetería hasta un nuevo modelo de celular.

"¿A cuántos de los que nos rodean les importa nuestro bienestar en el largo plazo? A muy pocos", concluye.

Para el experto es importante darse cuenta de que "no son muchas las entidades que están de nuestro lado" cuando nos proponemos ahorrar. Por el contrario, la mayoría quiere nuestro "dinero, tiempo y atención".

"Ellos quieren ingresos trimestrales, no que te vaya bien en el largo plazo", resume.

Entonces una clave para poder empezar a ahorrar es darse cuenta de que "el mundo no es neutral, sino que está diseñado para tratar de sacarnos cosas".

Tentación asesina

El economista advierte que vivir en un mundo de tentaciones no solo conspira contra nuestros esfuerzos por ahorrar sino que incluso nos está llevando a una muerte más temprana.

Eso concluyó un estudio realizado en EE.UU. que analizó causas de muerte y más concretamente qué probabilidades tenemos de acelerar nuestro fin como consecuencia de nuestras propias acciones.

"Antes esa probabilidad era del 10% pero ahora es del 43%", explica.

¿A qué se debe el aumento? "Obesidad, diabetes, fumar, usar el celular mientras conduces... son todas tentaciones que nos matan", señala.

Pero a pesar de que nuestras elecciones nos hacen cada vez más daño también es cierto que cada vez vivimos más, gracias en gran parte a los avances médicos.

Por eso otro factor que tenemos que tener en cuenta para empezar a ahorrar es el aumento de la expectativa de vida.

"Si todos muriésemos a los 65 años, a la edad de retiro, la vida sería más sencilla", reconoce Ariely. Pero muchos vivimos hasta los 80, o más.

Eso significa que trabajamos unos 30 o 40 años y luego debemos subsistir otros 20 años, o más.

En teoría, eso debería llevarnos a ahorrar cerca de medio año para nuestro retiro por cada año trabajado.

Pero ¿cómo?

El experimento de Kibera

Ariely contó sobre tres técnicas de ahorro que se pusieron a prueba en el asentamiento más pobre de Kenia, llamado Kibera.

Su equipo se asoció con M-Pesa, un servicio de telefonía móvil que permite realizar transferencias de dinero de manera muy sencilla, y con un banco de inversiones.

Juntos pusieron en práctica un sistema de ahorro para que los habitantes de Kibera pudieran depositar una pequeña suma de dinero diariamente.

Usaron tres fórmulas de ahorro:

1. Depósito fácil, retiro difícil

Diseñaron el sistema de forma tal que depositar dinero fuera fácil pero retirarlo, muy complicado.

Las personas podían hacer transferencias diarias al banco con solo un par de clics en su celular pero para poder retirar el dinero tenían que tomar un autobús hasta la ciudad e ir al banco en persona, algo que podía tomar hasta cuatro horas.

2. Depósito fácil, retiro difícil + recordatorio

El segundo sistema fue como el anterior pero además el banco enviaba un recordatorio semanal incentivando a hacer depósitos.

3. Depósito fácil, retiro difícil + recordatorio personal

Se volvió a aplicar el mismo sistema pero esta vez el recordatorio venía no del banco sino de los hijos del potencial ahorrista, que le incitaban a hacer un depósito pensando en ellos y su futuro.

¿Cuál de estas ideas fue la más exitosa? La tercera.

"Los hijos nos hacen ser más idealistas. Los niños fueron clave en las campañas antitabaco y en la promoción del uso del cinturón de seguridad, por ejemplo", resalta Ariely.

Pero además, la última opción tiene una ventaja: ofrece una recompensa.

"Cuando depositas dinero en una caja de ahorro no recibes ningún comentario positivo pero cuando le das algo a tus hijos te lo agradecen".

El truco de la tarjeta prepaga

Otra técnica de ahorro que recomienda Ariely es la de tener un presupuesto asignado semanalmente para gastos discrecionales.

Esta fórmula tiene dos claves: la primera es empezar a aplicar el presupuesto los días lunes, ya que si se aplica los viernes es altamente probable que gastemos de más durante el fin de semana y nos quedemos sin fondos para el resto de la semana.

La segunda clave -y quizás la más importante- es que para pagar todos esos gastos discrecionales usemos una tarjeta de débito prepaga.

Es decir, una tarjeta a la que se le ingresan los fondos presupuestados y que podemos utilizar solamente hasta agotar ese dinero.

De esa manera evitamos los excesos en los que solemos caer muchos cuando utilizamos tarjetas de crédito.

"Spending buddies"

Una tercera idea que tuvo Ariely fue la de juntar a un grupo de amigas una vez por mes para analizar juntas sus gastos de tarjeta de crédito.

"Cada mujer debía justificar cada uno de sus gastos", explicó el experto, quien reveló por qué la técnica -que llamó "spending buddies" o compañeras de gasto- resultó exitosa.

"Después de hacer este ejercicio una sola vez las mujeres contaron que podían escuchar la voz de sus amigas cada vez que compraban algo, lo que llevó a que cambiaran su comportamiento".

Ojo con esas salidas a cenar

Un último consejo de Ariely es que analicemos en qué estamos gastando nuestro dinero para saber si efectivamente ese gasto nos está haciendo felices.

El economista le pidió a un grupo de personas que analizaran el detalle de sus gastos de tarjeta de crédito y le contaran cuál gasto lamentaban más.

La respuesta fue sorprendente: la mayoría se arrepentía de una salida a cenar.

"Cuando salimos a cenar terminamos comiendo demasiado y tomando demasiado y luego lamentamos la experiencia", advirtió.

Así que si quieres empezar a ahorrar un poco, ya sabes por dónde puedes empezar...